EL PAíS › EL GOBIERNO ANUNCIARA UNA SERIE DE MEDIDAS PARA COMBATIR LA REPITENCIA Y LA DESERCION

La escuela secundaria se renueva

Para unificar la oferta en todo el país, se volverá al título de bachiller, con diversas orientaciones. Se incrementarán las tutorías y habrá apoyo especial para los alumnos que se llevan materias. También habrá un programa para prevenir el ausentismo.

La agenda de la presidenta Cristina Fernández incluye para este miércoles el anuncio de una serie de cambios en la escuela secundaria, cuyo principal objetivo es combatir la repitencia y la deserción escolar. La propuesta, que parte desde el Ministerio de Educación y el Consejo Federal de ministros, acompañará la aplicación de la asignación universal por hijo, que requiere la escolarización de chicos y adolescentes hasta ahora excluidos del sistema. Aquí, Página/12 presenta los principales cambios.

- Tutorías y seguimiento. La Subsecretaría de Equidad y Calidad del ministerio, Mara Brawer, señaló que la obligatoriedad del secundario, fijada por Ley Nacional de Educación, incrementa “la responsabilidad no sólo de los chicos y las familias, sino también del Estado”. La propuesta de la cartera que encabeza Alberto Sileoni es tener tutores en la institución por más tiempo, colaborando con los alumnos ni bien comienzan las dificultades, sin esperar a que se lleven una materia para darles clases de apoyo. Cada colegio elegirá si las tutorías se dan los sábados o en contraturno. El propósito es prestar apoyo académico en momentos “clave” y disminuir los niveles de repitencia. En el ministerio destacaron que los tutores no tienen por qué ser nuevas contrataciones y sugirieron que los propios docentes tengan la opción de extender sus horarios de trabajo, cumpliendo las llamadas “horas institucionales”.

- Exámenes y articulación. De todos los alumnos que se llevan materias, los que provienen de familias de clase media o alta pueden rendir mejor porque acceden a profesores particulares. Los documentos del Consejo Federal de Educación, el cuerpo que reúne a los ministros provinciales del área, plantean ofrecer un acompañamiento especial a los estudiantes de bajos recursos que deban preparar materias para los turnos de diciembre y marzo. En Educación observan con preocupación que varios de los chicos que no logran aprobar durante el año jamás llegan a preparar las asignaturas para los recuperatorios de verano. Entienden que hace falta un apoyo adecuado para ayudarlos en esa instancia y evitar que repitan o abandonen.

Otra iniciativa apunta a articular el estudio estival con los 1100 Centros de Actividades Juveniles (CAJ), que hoy dictan talleres culturales.

- Prevención del ausentismo. “Hoy en las escuelas los pibes faltan y nadie se entera: los docentes afirman que es algo que les excede y es difícil que se haga algo”, explica una fuente del ministerio. Con el plan Prevención del Ausentismo Escolar, el Estado intentará desarrollar estrategias de detección temprana del ausentismo. Se harán convenios con municipios y ministerios de Salud y Desarrollo Social para que trabajen sobre las ausencias de los alumnos y los motivos que las causan. A la vez, Educación monitoreará –con la Anses y otros ministerios– la ejecución de la Asignación Universal por Hijo. En los próximos días será presentada la Libreta Nacional de Seguridad Social, Salud y Educación, que acompañará la trayectoria de los chicos y servirá para demostrar ante la Anses que el chico está completando sus estudios. Por último, se ampliará el plan Fines, para completar los estudios secundarios, lanzado en 2008.

- Regresa el bachillerato. Otra medida próxima a anunciarse es la unificación de los criterios básicos de oferta educativa en el país, que marcará el regreso del título de bachiller. Así se buscará terminar con la escuela “enciclopedista” de los ’90, definida como “un conjunto disperso e inarticulado de materias”. La unificación del diploma en bachillerato marcará un orden y limitará las orientaciones a Ciencias Sociales, Ciencias Naturales, Economía y Administración, Lenguas, Arte, Agro y Ambiente, Turismo, Comunicación, Informática y Educación Física. Esto también les ahorrará trámites –y dolores de cabeza– a los alumnos que quieran continuar sus estudios en otra provincia. También habrá más enseñanza de lengua, matemática e idioma extranjero, asignaturas que deberán figurar todos los años y en todos los diseños curriculares.

- Proyectos solidarios y locales. Uno de los cambios impulsados es el desarrollo de “propuestas alternativas” en los espacios de formación, incluyendo experiencias de aprendizaje fuera de la escuela y con otros actores de la comunidad. En el ministerio aseguran que se trata de “dinamizar” la educación en espacios curriculares opcionales, ampliando el Programa de Educación Solidaria. Citaron los casos de los colegios que participaron del premio Presidencial Escuelas Solidarias, en que alumnos de todo el país pusieron los saberes adquiridos al servicio de sus comunidades locales de origen. También resaltaron la intención de promover “temáticas que hacen a la formación integral”, como la educación sexual, educación para los derechos humanos y prevención del consumo de drogas.

- Construcción de escuelas. Por último, el Gobierno anunciará la construcción de 200 escuelas y la ampliación y refacción de mil más, incluso la construcción de 16 mil aulas para los alumnos que se esperan a partir de la asignación universal. Como consecuencia del impacto de la medida, las provincias están reorganizando vacantes y ampliando turnos. Las nuevas escuelas serán ubicadas en función de los pedidos de cada región y las necesidades más urgentes. El objetivo, en principio difícil, es que no falten lugares. Todos los consultados admitieron que será complejo. Asimismo, se revisarán programas de becas y se evaluará derivarlos hacia traslados o útiles. Con esto se propone combatir aquello que marcaron como los tres males principales del estado de la educación secundaria: sobreedad, repitencia y deserción escolar. “Queríamos que el programa nos genere una presión sobre la matrícula: ahora nos toca responder y extender la oferta”, resume Brawer desde Educación.

Informe: Federico Poore.

Compartir: 

Twitter
 

La asignación por hijo exige escolarizar a los chicos, por eso se esperan más alumnos este año.
Imagen: Rafael Yohai
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.