EL PAíS › PIDEN LA AMNISTIA DE REPRESORES Y SE CONCENTRAN EN SU CUMPLEAÑOS

Marcha en el día de Hitler

Las ONG que quieren un “Bicentenario sin presos políticos”, con Cecilia Pando a la cabeza, van a Tribunales el 20 de abril. Ese día es el cumpleaños del Führer, celebrado por nazis, fascistas y reaccionarios del mundo entero.

 Por Nora Veiras

El martes próximo, 20 de abril, las distintas ONG que bregan por “Una amnistía para un Bicentenario sin presos políticos” se movilizarán frente a los Tribunales. Con Cecilia Pando a la cabeza, los promotores de la libertad de los represores eligieron una fecha emblemática: el 121 aniversario del nacimiento de Adolf Hitler. Quizás entonados por la propuesta del ex presidente interino, Eduardo Duhalde, quien se pronunció por “parir en 2011 un gobierno para el que quiere a Videla y para el que no”, los familiares y amigos de los militares, policías y prefectos detenidos por delitos de lesa humanidad se relajaron en el cuidado de las formas. El cumpleaños del Führer es motivo de festejos clandestinos para grupos neonazis en distintas partes del mundo, que deben ocultarse a riesgo de ser juzgados por apología del delito. Esta vez, en Buenos Aires, la mascarada será el pedido de libertad para quienes ordenaron o aplicaron los mismos métodos de exterminio treinta años después.

Los grupos que reivindican a Hitler no se caracterizan por las sutilezas. El Partido Nuevo Triunfo, que pugna por obtener legitimidad y presentarse a elecciones con Alejandro Biondini, festeja el día del partido el 20 de abril. Todavía hoy en los avisos de La Nación suelen colarse los recordatorios por el cumpleaños del líder del Tercer Reich, aunque siempre apelando a algún artilugio que oculte la verdadera intención.

Menos rústicos que Pando, quien expone con vehemencia la defensa de los oficiales y suboficiales que están siendo juzgados –el jueves pasado fue retirada por la policía de los tribunales de Rosario– los abogados y políticos que operan en las sombras suelen reunirse en el Centro de Oficiales de las Fuerzas Armadas (COFA). El coqueto edificio de Quintana 161, que supo ser la residencia del canciller de Hitler en Buenos Aires, es escenario regular de presentaciones de libros auspiciadas y anunciadas en la revista Cabildo, con la presentación de su director Antonio Caponnetto, quien también lo usa para sus conferencias sobre conspiraciones ateas y hebraicas contra el ser nacional.

El palacio es también el lugar de encuentro desde donde salen los argumentos que nutren la andanada que ahora aspira a terminar con los juicios. En 2002, cuando despuntaban los procesos por apropiación de bebés nacidos en cautiverio, Florencio Varela citó en ese lugar a corresponsales extranjeros para explicar que no había existido un plan sistemático de robo de bebés. Varela murió pero dejó discípulos.

Bajo esa inspiración, Alberto Solanet formó la Asociación de Abogados por la Justicia y la Concordia y proclama: “Urge, en vísperas del Bicentenario, en esta Argentina difícil, profundamente degradada, volver al cauce de la Constitución histórica, recurriendo a los remedios que están en su texto y que ninguna convención internacional ha abolido, que permitirían afianzar la paz interior y superar las secuelas más dolorosas de nuestra guerra, mediante una generosa ley de amnistía”. Solanet, hermano de Manuel, el ex secretario de Hacienda de Leopoldo Fortunato Galtieri, escribió en La Nación que “la situación es hoy extremadamente grave porque, contrariamente a lo resuelto por la Cámara Federal cuando juzgó a los comandantes, en el sentido de que la defensa de la sociedad agredida había sido monopolizada por las fuerzas militarizadas, sin participación de los funcionarios que cumplían actividades civiles, ahora se pretende extender a estos sectores la responsabilidad por las extralimitaciones cometidas en el curso de la guerra. Al convalidar la detención de un ex ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires (Jaime Smart), la Cámara llegó al extremo de sostener que la sola circunstancia de haber aceptado y desempeñado tal cargo es suficiente para involucrarlo en la ejecución de hechos en los que no tuvo ni pudo tener participación alguna. Con esta nueva línea jurisprudencial, la revancha ya no tiene límites”.

La reiterada prédica de Duhalde y su esposa la senadora Hilda “Chiche” González, junto al ex titular de la SIDE, Miguel Angel Toma, quien actúa junto con el secretario de las 62 Organizaciones Gerónimo “Momo” Venegas como nexo con militares y policías, intenta sacar el discurso de la amnistía de la periferia del grupo de Pando. En su proyecto de reingreso a la política, Duhalde especula con sumar a los seguidores del convaleciente represor Luis Abelardo Patti, recluido en el sanatorio Fleni desde enero cuando sufrió un accidente cerebrovascular. Detenido por apremios ilegales, Patti retornará al penal de Marcos Paz pero con la esperanza de que el discurso del ex presidente concite adhesiones mientras éste anhela hacerse de esos casi 500 mil votos bonaerenses que le habían permitido al ex comisario llegar a una banca de diputado nacional.

En este escenario saldrá a escena la marcha convocada por la Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de la Argentina (Afyappa), el martes próximo, frente a Tribunales. El espíritu de Hitler, satisfecho.

Compartir: 

Twitter
 

Pando es la figura más visible de los que quieren libres a los criminales de lesa humanidad.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.