EL PAíS › LA INVESTIGACION SOBRE EL ESPIONAJE PORTEÑO

La estrategia PRO

El macrismo busca apartar a Oyarbide alegando que, cuando era fiscal, el ministro de Seguridad acusó al juez en una causa. La Cámara Federal decide esta semana.

 Por Irina Hauser y
Raúl Kollmann

El futuro de la causa sobre el espionaje ilegal se definirá esta semana. Tal vez el miércoles, la Cámara Federal decidirá si confirma al juez Norberto Oyarbide al frente del expediente o le quita la instrucción de la causa. El pedido de apartamiento proviene del ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, quien sostiene que acusó a Oyarbide en un viejo expediente curiosamente relacionado con escuchas al abogado Mariano Cúneo Libarona. Montenegro sostiene que, como imputó al juez, éste no será imparcial. El magistrado rechazó la recusación con el argumento de que Montenegro ni lo denunció ni lo acusó como un particular, sino porque era fiscal y era su obligación. Además, Oyarbide señala que esa causa no prosperó: ni siquiera fue indagado y terminó sobreseído. Montenegro apeló a la Cámara y se presentará mañana a las 11 para defender su postura. La estrategia es compartida por los otros imputados del PRO, el ex ministro de Educación, Mariano Narodowski y el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri: todos quieren ver a Oyarbide fuera del expediente. Y lo cierto es que buscan sacarse de encima al juez desde las primeras notas de Página/12

En realidad, tanto el juez como Montenegro podrían exponer ante los tres integrantes de la Sala I de la Cámara Federal, Eduardo Farah, Jorge Ballestero y Eduardo Freiler. Están citados a la audiencia que se desarrollará mañana en los tribunales de Comodoro Py. Sin embargo, Oyarbide decidió alegar por escrito y el texto ya fue entregado el viernes. Montenegro, acompañado por sus abogados, Fabián Musso y la esposa del ministro, Ana María García, insistirá en que el Código Penal establece que un juez debe apartarse si uno de los actores de un expediente lo había acusado o denunciado con anterioridad. “Pedí su indagatoria dos veces, sostuve la causa en contra de Oyarbide durante años y el Código de Procedimiento Penal no aclara que el denunciante tiene que ser un particular y no un fiscal. De manera que está claro que acusé a Oyarbide y, por eso, no me garantiza la imparcialidad”, afirma Montenegro.

La causa en la que Montenegro acusó a Oyarbide se vincula con una escucha ilegal a Cúneo Libarona en el caso AMIA. En aquella época, Cúneo era el abogado del ex comisario Juan José Ribelli, quien se presentó ante el juez Juan José Galeano y, palabras más palabras menos, le dijo que si no lo dejaba en libertad, publicaría un video en el que Galeano aparecía negociando dinero con Carlos Telleldín, por entonces el principal imputado en el caso AMIA. Galeano denunció a Ribelli por extorsión, la causa cayó en el juzgado de Oyarbide y el magistrado intervino el teléfono de Cúneo. El video terminó saliendo a la luz y fue una prueba decisiva, no sólo para demostrar las graves irregularidades en la investigación del atentado. En aquel expediente, Montenegro consideró que Oyarbide intervino ilegalmente el teléfono de Cúneo.

Según dicen cerca de Oyarbide, la Sala I ya tiene antecedentes de haber desechado una recusación de ese estilo. “Un llamado a indagatoria de un fiscal no es una denuncia ni una acusación, sino la oportunidad del imputado de defenderse; los fiscales actúan por un imperativo legal que los obliga a impulsar las investigaciones como representantes de la sociedad. Para que el juez esté obligado a correrse, la causa en su contra debería haber prosperado, pero Oyarbide fue sobreseído y Montenegro tampoco apeló. Es más, Cúneo retiró la acusación”, argumentan.

Si la Cámara confirma al juez, se inicia la ronda de indagatorias que está pendiente:

- A Jorge “El Fino” Palacios se le imputa ser jefe de la asociación ilícita dedicada a espiar al dirigente de Familiares de las Víctimas de la AMIA, Sergio Burstein, al empresario Carlos Avila y a numerosos empresarios, abogados, esposas y amantes de empresarios. Por su relación con Ciro James y la cantidad de llamadas que existen entre ellos y, sobre todo, porque Palacios siempre fue jefe de James, todo indica que la imputación va a ser confirmada. Será interrogado el 28 de abril.

- La indagatoria más importante será la del jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri. Por su viaje a la India, quedó postergada para el 5 de mayo. La lógica indica que Macri argumentará que no tuvo nada que ver con la escucha a su cuñado, Daniel Leonardo, pero no está claro si, como dicen sus colaboradores, declarará que el conflicto con Leonardo era de su padre y que, por lo tanto, deberían preguntarle a Franco por las escuchas al marido de Sandra Macri. El argumento tiene un problema: es conocido que Palacios era el policía preferido de Macri, al punto que lo designó jefe de la Metropolitana. Parece imposible que Palacios no le haya consultado a Mauricio, antes de que su subalterno, James, pusiera en marcha la operación illegal de escuchas a Leonardo.

- Mariano Narodowski tiene fecha de indagatoria para el 26 de abril. Está acusado de encubrimiento.

- El primero que tiene que declarar es Montenegro, el próximo miércoles 21 de abril. Habrá que ver si la Cámara se expide antes. Caso contrario, Oyarbide postergará su indagatoria.

Si la Cámara decide apartar a Oyarbide, otro magistrado tendrá que tomar la causa, con evidentes demoras en el panorama.

Compartir: 

Twitter
 

Guillermo Montenegro.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.