EL PAíS › RICARDO ALFONSIN LANZO LA LINEA INTERNA DE LA UCR QUE PROMUEVE SU CANDIDATURA

Con la ilusión del “segundo mandato”

La presentación del Movimiento de Renovación Nacional fue en Córdoba. Vaticinó un triunfo radical en 2011 y que su gestión será continuidad de la de su padre: “Me ilusiono con que podamos decir: Tenías razón, Raúl, con la democracia se come, se cura y se educa”.

 Por Sebastian Abrevaya

Desde Córdoba

Desde el histórico comedor universitario de Córdoba, el radicalismo que impulsa la candidatura presidencial de Ricardo Alfonsín lanzó ayer el Movimiento de Renovación Nacional (Morena). Con la presencia de Gerardo Morales, Angel Rozas, Ricardo Gil Lavedra, Mario Negri y del presidente del partido, Ernesto Sanz, el diputado bonaerense asumió el liderazgo de cara a las presidenciales de 2011 y generó el primer cimbronazo en todos los sectores del ex Acuerdo Cívico y Social. “Vamos a ganar en 2011, pero no nos van a alcanzar cuatro años para resolver todos los problemas del país. Por eso vamos a volver a ganar en 2015 y nos van a votar los radicales, los independientes y los peronistas”, vaticinó el diputado bonaerense frente a una tribuna enardecida.

La ciudad universitaria cordobesa se colmó ayer de banderas rojiblancas, moradas, de boinas blancas y camisas a cuadros. Una gran cantidad de dirigentes de cúpula radical se mezcló con militantes entusiasmados por la recuperación del radicalismo y, sobre todo, por el surgimiento de una alternativa interna que le haga frente al hasta hace poco único candidato a presidente Julio Cobos.

“Les quiero pedir disculpas porque todo queda chico, cerca de 10 mil personas rodean este acto. Bienvenidos a la Córdoba que está a la espera de reencontrarse con su gobierno en 2011”, arrancó Mario Negri, uno de los máximos responsables de la organización. Fuentes menos optimistas informaban sobre unas tres o cuatro mil personas.

Debajo del escenario escuchaba una nutrida platea de la primera línea del radicalismo nacional. Los diputados Ulises Forte, Juan Pedro Tunessi, Miguel Giubergia, Mario Benedeti, Gustavo Cusinato, Mario Fiad, Elsa Alvarez, Sandra Rioboó, María Luisa Storani, entre otros. Los senadores Roy Nikkisch, José Cano, Luis Naidenoff y Juan Carlos Marino. Había, además, dirigentes como el Auditor General de la Nación, Leandro Despouy, o el ex gobernador de Mendoza Roberto Iglesias.

“Tenemos lo que hay que tener: organización, un movimiento y un partido nacional, estamos preparando el programa y ya tenemos un líder. Un líder que viene del partido, que surge desde la UCR, lo tenemos a Ricardo Alfonsín, que va a ser nuestro estandarte y nuestra bandera”, arengó Morales frente a la dirigencia y la militancia que lo escuchaba entre cantos, trompetas y carteles.

Horas antes, al cerrar un plenario de la Juventud Radical y Franja Morada, el presidente del partido radical ya recogía el guante de las críticas internas. “Soy un militante político antes de ser presidente, y no voy a perder mi objetividad. Pero hoy estoy acá con plena subjetividad, porque siento profundamente que después de muchos años los dirigentes de raíz territorial hoy lo estamos logrando”, aseguró Sanz adelantándose a los cuestionamientos que vendrían desde el sector que impulsa a Cobos (ver aparte). Para no generar más críticas, Sanz presenció el acto en primera fila, pero sin subirse al escenario ni hacer uso de la palabra.

Pero no sólo en el cobismo impactó el acto de lanzamiento del Morena. La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, ratificó ayer que ya no están más en el ACyS y que recién en diciembre reconsiderará una alianza con la UCR. “Le pido a mi amiga Lilita que reflexione, que pensemos en la patria, en la gente, en el futuro como lo hicimos antes. Cuando reflexionemos es posible que nos volvamos a encontrar”, afirmó Morales promediando el acto.

Los socialistas, en cambio, anunciaron que el próximo miércoles se producirá un encuentro de las mesas nacionales de ambos partidos para “poner en marcha un Frente Progresista a nivel nacional que sea alternativa al kirchnerismo en 2011”. Desde el GEN, Stolbizer pidió ser “inteligentes y generosos” para conformar un frente “con reglas y una mesa que impida que nadie se crea en condiciones de imponerse sobre el resto”.

“Me ilusiono con que al cabo del segundo mandato también hayamos cumplido con nuestro desafío de construir una argentina más próspera, más igualitaria, más equitativa, más digna. Me ilusiono con que al cabo de este segundo mandato podamos decir: tenías razón, Raúl, con la democracia se come, se cura y se educa”, remató el hijo del ex presidente recordando una vez más el discurso de su padre.

Retomando parte de sus discursos anteriores, Alfonsín llamó a enfrentar los nuevos retos, dejando atrás los desafíos del retorno de la democracia. “Este es el nuevo desafío, terminar con la dictadura de la pobreza, del atraso, no alcanza sólo con el crecimiento”, dijo.

Previamente, el chaqueño Angel Rozas les envió un mensaje conciliador a los otros sectores internos. “No estamos –insistió– consagrando el Morena para dividir y segmentar.” Pero el acto no fueron solamente palabras hacia adentro: también hubo críticas a montones para el kirchnerismo. Allí, donde los radicales se sienten más cómodos, Morales rechazó el proyecto oficial sobre Papel Prensa. “Nuestra prioridad es resolver el problema de los jubilados, del 82 por ciento móvil, nuestra prioridad es resolver el tema de los superpoderes, el Consejo de la Magistratura, resolver el flagelo de la inseguridad”, remató el jujeño. Como siempre, el acto cerró con la histórica marcha radical y los cantitos sacados del arcón del primer alfosinismo, como el del ’83.

Compartir: 

Twitter
 

En la presentación del Morena, Alfonsín llamó a “terminar con la dictadura de la pobreza”.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.