EL PAíS › LA LEGISLATURA PORTEñA TRATA EL PRESUPUESTO

La hora de las cuentas

 Por Werner Pertot

Hoy se define si el gobierno de Mauricio Macri tendrá o no Presupuesto en 2011. Tras una sesión fallida, la discusión de la ley se postergó en el medio de los cruces entre opositores y macristas por el desalojo de Villa Soldati y los pedidos de juicio político al jefe de Gobierno por las escuchas ilegales. Para lograr la aprobación, la gestión PRO deberá retirar el aumento del 30 por ciento del ABL que proponía para el año próximo y segmentar el de Ingresos Brutos para que lo paguen los grandes contribuyentes. Las negociaciones con la Coalición Cívica (CC) y sus aliados continuaban ayer y seguramente seguirán hoy hasta minutos antes de comenzar la sesión. Será la última del año.

Pese a las críticas que recibieron por la subejecución de partidas a vivienda, salud y educación, en la gestión PRO estaban confiados ante el escenario que deberán sortear hoy en la Legislatura. En el brindis con la prensa que ofreció ayer, el ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, se mostró optimista. Luego se internó en una reunión con el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, y con los dos legisladores que conducen la negociación, el vicepresidente primero Oscar Moscariello y el titular de la Comisión de Presupuesto, Alvaro González.

Los dos estuvieron todo el día entre reuniones y llamados con diversos bloques opositores. “Estamos como Kasparov, jugando cuatro partidas simultáneas”, advertían los negociadores, que están intentando que voten el Presupuesto los lilitos, el socialismo, el radicalismo y el bloque peronista. Ninguno de ellos aceptó aprobar el aumento de ABL, ni siquiera una versión escalonada que contraofertaron desde el PRO, por lo que la suba impositiva iba camino al archivo. En Hacienda ya estaban pensando de dónde iban a recortar los 300 millones que implicaba. “Seguramente alguna obra”, decían. También genera resistencias la idea del gobierno de Macri de retirar capitales del Banco Ciudad en un año electoral. Algunos bloques opositores se mostraron propensos a considerarlo, pero no con el Presupuesto, por lo que quedaría para una ley del año próximo, que seguramente presentarán los macristas.

Los diputados de la CC también exigieron que se segmente el aumento de Ingresos Brutos, para que lo absorban los grandes contribuyentes. El macrismo se disponía a ofrecer que los que facturan más de 30 millones paguen una alícuota del 3,75, y los de más de 40 millones, el 4 por ciento. Los lilitos también exigieron más fondos para las viviendas, para salud y Justicia y que se eliminen los superpoderes. Esto último podría ser una traba en la negociación. “Algunas cosas que piden no estamos en condiciones de darlas”, advirtieron los macristas, que están convencidos de que llegarán a un acuerdo con los lilitos. En la gestión PRO hicieron circular la versión de que Carrió en persona le pidió a su bloque que acompañe el Presupuesto. Lo curioso son las palabras que, según los macristas, habría utilizado la líder de la CC: “Este pibe (por Macri) es un inútil. Tiene demasiados problemas. No le embarremos más la cancha”.

Con otros bloques, como el kirchnerismo, no hay posibilidad de conseguir votos. La bancada de Proyecto Sur, que cuenta con ocho legisladores, anunció que hará una conferencia de prensa con el diputado y economista Claudio Lozano para rechazar el Presupuesto del PRO. Al peronismo, los macristas todavía tratan de condicionarlo con no votar el cargo del titular del PJ, Juan Manuel Olmos, en el Consejo de la Magistratura porteño. Por ahora, sin éxito: “No acompañamos la votación del Presupuesto. Seguramente, nos abstendremos”, advirtió ayer el titular del bloque peronista, Diego Kravetz, que insistió: “Vamos a votar en contra del aumento del ABL y la descapitalización del Banco Ciudad”.

Compartir: 

Twitter
 

La Legislatura porteña tendrá hoy su última sesión del año.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.