EL PAIS › LA UCR DEFINE LA FECHA DE SU INTERNA ANTICIPADA ENTRE RICARDO ALFONSIN Y ERNESTO SANZ

Los radicales juegan su juego

Los alfonsinistas quieren hacer la elección el 17 de abril, mientras que Sanz quiere postergarla para fines de mayo o principios de junio. Cómo influyen los armados de Santa Fe, Córdoba y Mendoza, entre otros distritos.

 Por Sebastian Abrevaya

Como no pasaba desde la maratónica jornada en la que resultó proclamado Ernesto Sanz como presidente del Comité Nacional, los radicales tendrán mañana un día de intensas negociaciones en la histórica sede de la calle Alsina, para definir los detalles de la elección interna que resolverá su candidato presidencial. El punto más conflictivo será la fecha de los comicios, que el sector de Ricardo Alfonsín propone para el 17 de abril, mientras que Sanz quiere postergarlo para fines de mayo o principios de junio y así ganar tiempo para instalarse. Pero además, los radicales tienen otro conflicto: el impacto de la interna nacional en varios distritos clave del país, que tienen elecciones desdobladas de las nacionales. Se trata de Santa Fe, Córdoba, Mendoza, entre otros. Por su influencia en todo el territorio nacional, la ciudad y la provincia de Buenos Aires serán también motivo de una fuerte disputa.

La necesidad de no mostrar una fractura en la reunión de Mesa Ejecutiva del Comité Nacional obligará a sus quince integrantes a alcanzar un acuerdo respecto de la elección. El primer punto del día será la licencia del senador mendocino en el cargo, cuyo reemplazo es el chaqueño Angel Rozas, uno de los pilares del alfonsinismo. Después de eso, llegará la discusión sobre la interna en la que los porotos están muy parejos, con una leve ventaja a favor de Alfonsín. Sin Sanz y con el senador Pablo Verani de licencia, difícilmente su operador, Jesús Rodríguez, pueda hacer primar la posición de patear la elección hasta junio.

“Están buscando más tiempo porque no pueden competir con Ricardo, pero tenían que haberlo pensado antes. No tiene sentido alguno hacer una elección en junio”, le asegura a Página/12 Miguel Bazze, mano derecha de Alfonsín.

En sintonía con las declaraciones de Alfonsín, que dijo estar “harto de hablar de la interna”, los colaboradores de Sanz aseguraron que no se meterá en el debate interno, sino que hablará “de los problemas del país”. La estrategia entonces la maneja Jesús Rodríguez, un hombre de la vieja guardia radical, que encontró en su despacho del Comité Nacional un salvavidas para retornar a la primera línea del radicalismo. Pero más allá de la voluntad de Sanz de ganar tiempo y la de Alfonsín de sacarse de encima la pelea, las necesidades políticas de los grandes distritos del país son un tema importante para definir los detalles de la elección.

En Santa Fe, las primarias abiertas y obligatorias son el 22 de mayo y la elección el 26 de junio. Allí la UCR se juega detrás del intendente de la capital, Mario Barletta, todas sus chances de encabezar la fórmula del Frente Cívico y eventualmente colocar a un radical en la gobernación. El desafío no será fácil. Deberá competir con el senador socialista Rubén Giustiniani y con Antonio Bonfatti, apoyado explícitamente por Hermes Binner. En el Comité Nacional saben que ese domingo es imposible realizar la interna y que el anterior también atenta contra sus intereses.

A diferencia de otros distritos, Sanz, Alfonsín y hasta Cobos apoyan la candidatura de Barletta, definida por el radicalismo local. Fuentes del partido aseguran que para no restar adhesiones el intendente no se pronunciará a favor de ninguno. Sin embargo, sus hombres acompañan la presentación de Alfonsín, al igual que la vicegobernadora Griselda Tessio, integrante del Morena. Sanz, en cambio, no tiene ninguna actividad de campaña en esa provincia.

El caso de Córdoba es similar, pero al revés. El sector mayoritario del partido acompaña a Sanz, con Oscar Aguad como candidato a gobernador, Ramón Mestre a la intendencia de la capital y Eduardo Angeloz manejando la estructura. Después de su paso por el cobismo, Aguad pegó el salto a las filas de Sanz, pero con una aclaración: recorrerá la provincia de la mano de cualquiera de los precandidatos. Alfonsín tiene el apoyo del ex diputado Mario Negri, que actualmente está en minoría en la provincia.

En Mendoza, la situación es compleja tanto para Alfonsín como para Sanz, ya que sigue siendo la tierra de Cobos. El 8 de mayo son las internas locales, otra fecha vedada para realizar la interna nacional. El intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, un “cobista crítico” que peleará por la gobernación, ya trazó una alianza estratégica con Sanz, quien en su provincia está lejos de ser un profeta. De la vereda de enfrente al cobismo están el ex gobernador Roberto Iglesias, anotado en la carrera por suceder al peronista Celso Jaque, y el intendente de la capital, Víctor Fayad. Iglesias forma parte del alfonsinista Morena, pero también lideró la fórmula con Sanz en 2007. Fayad es con Iglesias uno de los detractores más duros del vicepresidente, pero mantiene el misterio respecto de su posición a nivel nacional.

En Buenos Aires, el alfonsinismo tiene ahora la conducción del comité y con la victoria frente a Leopoldo Moreau y Federico Storani hubo una migración hacia el sector del hijo del ex presidente. Sanz cuenta con el respaldo de Storani y una relación ambigua con Moreau, quien se manifestó públicamente en contra del adelantamiento de las internas. Un sector del cobismo bonaerense (minoritario en términos electorales) ya saltó al sanzismo, pero una parte se mantiene con el vice. El intendente de San Isidro, Gustavo Posse, todavía espera una definición de Cleto.

En la Capital, Enrique “Coti” Nosiglia y Rafael Pascual dejaron el cobismo y ahora forman parte con Jesús Rodríguez del armado de Sanz. La diputada Silvana Giúdici también acompaña ahora al senador mendocino, con la esperanza de ir por la Jefatura de Gobierno. Enfrente, el titular del Comité, Carlos Mas Vélez, y el diputado Ricardo Gil Lavedra, militan en el Morena. Sin embargo, Gil Lavedra es hoy la figura que recoge más avales, aún fuera del alfonsinismo. Aunque no se conoce la fecha de la elección, Mas Vélez planteó el adelantamiento de una interna local para marzo.

En este contexto de un complejo año electoral, el radicalismo deberá resolver si estira hasta junio una definición que implicaría mantener expectantes a sus socios del socialismo, el GEN y también a sus líderes locales o si encara una definición anticipada.

Compartir: 

Twitter
 

Ernesto Sanz dejará mañana su cargo de presidente del Comité Nacional para ir a la interna con Ricardo Alfonsín.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.