EL PAíS › AMADO BOUDOU

“La discusión es con Macri”

 Por Nicolás Lantos

Amado Boudou baja del auto junto al flamante secretario de Comunicación Pública, Juan Manuel Abal Medina, durante un minuto redondea la conversación que de seguro venían manteniendo, lo saluda antes de que el ex vicejefe de Gabinete vuelva a meterse en el coche oficial y encara hacia la mesa del bar de Puerto Madero donde se llevará a cabo la entrevista. Así, sin solución de continuidad, combina sus roles de ministro de Economía y precandidato a jefe de Gobierno de la Ciudad. Frente a un jugo de naranja que apenas prueba, dispara sin filtro definiciones sobre la gestión de Mauricio Macri, el kirchnerismo y sus propuestas para la ciudad. “Tenemos que llegar con nuestro mensaje al conjunto de la sociedad y mostrar qué significan estos cambios que pueden ser percibidos por todos los vecinos de esta ciudad”, define.

–Esta es su primera campaña electoral... ¿cuán distinta es a la gestión del día a día?

–La verdad es que lo vivo con la misma pasión y ganas y esfuerzo que puse en Anses y en el Ministerio de Economía. Es mucho más que un trabajo, es poner todo de uno, es militar por ideas y por poner en práctica las instrucciones de la Presidenta, entonces se parecen mucho en ese sentido. Lo que tiene esto es que los horarios se expanden un poco más y las actividades son más diversas, lo que lo hace más interesante y más divertido.

–Luego de “caminar” la provincia, la idea de lanzarse en Capital ¿fue suya o se la sugirió la Presidenta?

–Yo tengo la convicción de que en la ciudad hacen falta candidatos que lleven bien alto y con mucho orgullo los logros del Gobierno, tantos los políticos como los de gestión. Y me parece que yo puedo llevar adelante esta tarea, por lo que decidí intentarlo.

–¿Qué lo diferencia de las otras propuestas del kirchnerismo para la ciudad?

–Para mí es un orgullo estar trabajando en esto con Daniel Filmus y Carlos Tomada, y no compitiendo, porque creo que finalmente el espacio va a encontrar una definición y le va a ir muy bien en la elección sea quien sea el candidato. Yo creo que puedo aportar mucho desde lo comunicativo, en llevar ese mensaje a todos los sectores de la sociedad y también demostrar las concreciones de las ideas. Nosotros hemos logrado llevar adelante ideas como haber recuperado el sistema de AFJP, o el debate que dimos por las reservas el año pasado. Han sido medidas que han definido cambios estructurales en la política y en la economía argentina, y entonces podemos presentar ante la sociedad estos logros. No hay en la etapa de la democracia argentina una época de tantos logros balanceados para el conjunto de la sociedad.

–¿Qué logros que se obtuvieron en el gobierno nacional usted aspira a repetir en este distrito?

–Yendo de lo más simbólico hacia lo más material, podemos empezar porque nosotros hemos recuperado el orgullo de ser argentinos, y los vecinos de esta ciudad no han podido recuperar el orgullo de ser habitantes de la ciudad más importante de este país. No la pueden recuperar porque no hay una gestión que haya puesto en valor el orgullo de pertenecer a un colectivo. Y después podemos hablar de hechos concretos. En Argentina el plan de obra pública ha sido el más importante de los últimos cien años, ha llevado el presupuesto público de 0,5 por ciento del PBI a estar en el orden del 8 por ciento y, esto tiene que ver con mejorar la competitividad, con crear nuevos empleos y con desarrollar el mercado interno. Esto es algo que no ha pasado en la ciudad, donde la obra pública se redujo a la mitad. Y yendo a cuestiones más macro la administración de las cuentas públicas.

–¿Y cuáles son los problemas más urgentes para tratar?

–El primer problema a solucionar se llama Mauricio Macri: es el peor problema que tienen los porteños. Macri ha fracasado aun con su propio libreto. El se presenta como el candidato del orden y la verdad que la ciudad es un desastre. Ha convertido la ciudad en un verdadero basural, es un desastre el tema del tránsito, es un desastre el control urbano, hemos visto que volvió a haber accidentes fatales por falla en el sistema de inspección de locales. Esto tiene un eje común que se llama falta de presencia del Estado.

–¿Cómo es su relación con Daniel Scioli, con quien deberá coordinar políticas si ambos se imponen en sus distritos?

–Sin duda una de las claves para que la ciudad dé un salto de calidad es trabajar en consonancia con el gobierno de la provincia y los municipios vecinos. Los problemas no se resuelven mirándose el ombligo, que es lo que ha hecho el gobierno de Macri. Hay temas como basura, transporte, que deben solucionarse en consonancia con la provincia. Hemos hablado con Daniel Scioli sobre trabajar para articular las políticas. Tenemos una buena relación y podemos hablar y discutir de todos los temas de la gestión.

–¿Preferiría competir en una interna o someterse a la decisión de Cristina?

–Yo creo que lo mejor va a ser encontrar un mecanismo para trabajar los tres juntos. Acá la discusión es con Macri, así que sería tonto embarcarnos en algo que le reste potencialidad a este espacio. Tenemos la chance de ganar la ciudad y hay que aprovecharla sumando esfuerzos y sumando ideas, pero nuestro espacio tiene una jefa política y la decisión obviamente pasa por ella.

–Muchos criticaron su decisión de lanzarse de la mano de la CGT en un distrito históricamente reticente ante el sindicalismo...

–Me parece una pavada pensar la política desde la imagen. La política hay que hacerla desde las convicciones. Nuestro espacio político ha puesto el trabajo en el centro de la recuperación de la economía argentina. En los ’90 la Argentina crecía pero el 25 por ciento se quedó sin trabajo. El kirchnerismo es crecimiento con inclusión social, y la inclusión social no puede existir sin el trabajo formal. Es importante mostrar que nosotros estamos con el trabajo organizado, no es algo que haya que esconder.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.