EL PAíS › RICARDO ALFONSIN EVITO ENTRAR EN POLEMICAS CON ERNESTO SANZ

Críticas que no tuvieron respuesta

“No me siento para nada aludido”, dijo el precandidato radical a la presidencia sobre el reproche de su adversario de que utiliza la figura de su padre y apela al “voto de la nostalgia”. “Nosotros también votamos por la esperanza, por el futuro”, agregó.

El precandidato a presidente Ricardo Alfonsín esquivó ayer las balas que le disparó su competidor en la interna radical, Ernesto Sanz, durante su lanzamiento formal en el Teatro Gran Rex. “No me siento para nada aludido, nosotros también votamos por la esperanza, por el futuro”, sostuvo Alfonsín, como si Sanz no hubiera sido suficientemente claro en sus críticas al hijo del ex presidente, a quien emparentó con “la nostalgia”, “el pasado” y con la utilización de la figura de su padre.

La interna entre Alfonsín y Sanz, que el próximo 30 de abril definirá cuál será el candidato a presidente de la UCR, amenaza con subir de tono, más allá de los esfuerzos del diputado bonaerense por no entrar en una disputa abierta con el mendocino. Consciente de que corre desde atrás, Sanz aprovechó su acto del martes para redoblar el enfrentamiento con el diputado nacional.

“Nadie tiene en su nombre un título de propiedad de nuestro partido. No sé si el amor a este partido se lleva en la sangre, pero les aseguro que yo lo llevo en el alma y en el corazón”, dijo Sanz. Semanas atrás, Alfonsín había sacado a la calle una serie de afiches convocando a un acto en Mar del Plata. En ellos estaba su figura y un slogan que decía “Se lleva en la sangre, o no se lleva”.

Sanz fue todavía más duro. “Yo no me alimento del pasado, ni aspiro a repetirlo, toda mi fuerza está en el futuro y no voy a permitir que mi pasado me hipoteque, porque tengo en claro que las respuestas que la Argentina necesita hoy no las va a encontrar en lo que otros hicieron ayer”, remarcó. No hizo falta que mencionara el nombre de su rival para que el mensaje fuera claro. Una de las críticas más fuertes del sector enfrentado con Alfonsín son las alusiones al gobierno de su padre.

De viaje proselitista por Trelew, el diputado bonaerense sostuvo que no pudo escuchar el discurso de su rival y evitó polemizar con él. En su entorno consideran que entrar en un enfrentamiento abierto terminará favoreciendo a Sanz porque lo colocaría en el mismo nivel. De todas maneras, Alfonsín se mostró optimista y consideró que su línea interna, el Movimiento de Renovación Nacional (Morena), ganará las elecciones de abril con “relativa facilidad”.

Respecto del gobierno nacional, dijo que coincide con el mendocino en que la sociedad argentina no quiere un nuevo mandato kirchnerista. “Creo que si a la sociedad se le preguntara si quiere cambiar, diría que sí, mayoritariamente quiere cambiar y quiere que un partido con otras características se haga cargo de las gestiones futuras, pero al mismo tiempo tiene algunas incertidumbres porque lógicamente quiere cambiar para mejor”, aseguró Alfonsín.

Según pronosticó el precandidato, están “muy cerca de la primera vuelta de Cristina” Fernández y adelantó que en los nueve meses que restan hasta la elección deberán “hacer una tarea que le dé certezas a la sociedad”.

Consultado por la respuesta de Alfonsín, Sanz minimizó sus dichos. “Yo no digo estas cosas para generar respuestas de nadie”, sostuvo. Sin embargo, el mendocino repitió el mensaje que utilizó en su lanzamiento: “Solamente hablo de mí, hablo sólo de lo que propongo para la Argentina. La mirada hacia el pasado siempre ha sido negativa en el país. Nos ha tenido en discusiones estériles”. Continuando con su campaña, Sanz recorrió ayer Expoagro de la mano de los intendentes de Pergamino, Ramallo y Tres Lomas, donde ratificó su compromiso con el sector agropecuario. “Voy a estar al lado del campo, como socio estratégico para el desarrollo”, pregonó

En ese contexto, el titular del Comité bonaerense, el alfonsinista Miguel Bazze, encabezó un encuentro con más de 120 presidentes de comités de distritos de todos los espacios internos, en el que discutieron cuestiones operativas de la interna a realizarse el 30 de abril y de la campaña de cara a las elecciones de octubre. Respecto de las declaraciones de Sanz, Bazze replicó que “es innegable que en el radicalismo existe una corriente identificada con Raúl Alfonsín y eso es una definición política importante y no de nostalgia”.

Compartir: 

Twitter
 

Alfonsín vaticinó que el 30 de abril ganará la interna con “relativa facilidad”.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.