EL PAIS › LA PRESIDENTA ESTUVO JUNTO A SCIOLI EN UN ACTO EN AVELLANEDA MIENTRAS LA CGT SUSPENDIA EL PARO

“Llamo a estar más unidos que nunca”

Si bien Cristina Kirchner evitó referirse a la medida de fuerza que había anunciado la CGT, en su discurso alertó sobre el riesgo de caer en la trampa de “los que nos quieren dividir o poner palos en la rueda”. El gobernador bonaerense ratificó su alineamiento.

 Por Sebastian Abrevaya

Casi en simultáneo con la suspensión del paro anunciada ayer por el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, la presidenta Cristina Fernández protagonizó un acto organizado por el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, en el que dio dos claros mensajes políticos de cara a las elecciones de octubre, aunque omitió referirse al conflicto sindical. Por un lado, llamó a estar “más unidos que nunca” y no caer en la trampa de “los que nos quieren dividir o poner palos en la rueda” y, por el otro, convocó a “reeditar la gesta patriótica” de Juan Domingo Perón, en la que participen dirigentes con otra “identidad” política por fuera del justicialismo, pero que compartan el mismo proyecto de país. En su discurso, Scioli le dio una importante muestra de respaldo y ratificó su voluntad de “trabajar con la Presidenta”.

Entró al estadio del Club Independiente, en la localidad bonaerense de Avellaneda, con tacos y de riguroso luto. Saludó a los militantes que se agolpaban sobre las vallas y siguió su camino rumbo al escenario, saturado del color naranja que identifica a la gobernación bonaerense. Funcionarios nacionales, provinciales y municipales la esperaban junto a miles de militantes kirchneristas que se movilizaron con la excusa de conmemorar tardíamente el Día de la Mujer.

“Siento que en los momentos de mayor sufrimiento y mayor dolor que atravesó nuestro país las mujeres han sido el bastión. No es fácil ser mujer, aun con todas las conquistas sociales”, aseguró Cristina Fernández, en el reconocimiento a las 42 mil trabajadoras sociales que llevan adelante el Plan más Vida, que asiste a unas 700 mil familias en situación de vulnerabilidad social. En el acto se anunció la promulgación de la ley bonaerense sancionada este miércoles, a través de la cual esas trabajadoras sociales podrán acceder a una jubilación y al seguro público de salud. Frente al micrófono, Cristina Fernández destacó la importancia de la Asignación Universal por Hijo, que será extendida a las mujeres embarazadas.

Pero más allá del homenaje, durante todo el acto la expectativa estuvo depositada en alguna alusión que la Presidenta pudiera hacer sobre el paro convocado por la CGT para el próximo lunes y que casi en el mismo momento Moyano anunciaba que lo suspendía. Las gestiones de dos ministros de la Casa Rosada, por pedido expreso de Cristina Fernández, dieron sus resultados, por lo que a la hora de dar su discurso el conflicto había quedado desactivado (ver nota central).

De todas maneras, el acto estuvo cargado de mensajes políticos, centralmente destinados a los intendentes del conurbano bonaerense. “A mí no me gusta decir justicialismo, yo soy y seré toda la vida peronista”, dijo CFK y agregó: “Pero ser peronista significa no ser excluyentes. Puede haber otros que no tengan la misma identidad, pero también formar parte de un espacio que quiere una patria mejor, un pueblo más feliz”. Fue una referencia a las polémicas “listas de adhesión” que despertaron el rechazo de los jefes comunales de la provincia. El caso paradigmático es el de Nuevo Encuentro, encabezado por el diputado Martín Sabbatella, quien competirá con Scioli por la gobernación, presentará candidatos a intendentes y legisladores en muchos distritos, pero adherirá a la candidatura presidencial del kirchnerismo.

“Eso es lo que hizo Perón en el ’45, abrir sus manos y sus brazos para recibir a todos los hombres y mujeres que quisieran participar de esa verdadera gesta nacional”, ejemplificó la Presidenta, que se consideró como parte de un proyecto colectivo que convoca a todos los ciudadanos y “que no pide tarjeta de identidad para recibirlos”. Estas palabras también fueron interpretadas como un guiño en medio del debate interno sobre si el compañero de fórmula de la Presidenta debe ser o no del PJ.

El segundo mensaje pareció dirigido tanto hacia adentro del kirchnerismo como hacia afuera, aunque en el marco del paro de la CGT, también fue interpretado como una señal para la central sindical. “Recién hablábamos con Daniel de los que nos quieren dividir. A todos ellos, que no son muchos pero poderosos, les digo que no cuenten conmigo, yo no vine a dividir ni a separar ni a combatir a nadie, en todo caso vine a combatir la pobreza, la desigualdad y la injusticia”, advirtió CFK y reiteró: “No esperen que alce mi voz contra otro argentino”.

Además, la Presidenta hizo un fuerte llamado a la unidad. “Estemos más unidos que nunca, porque ahí está nuestra fortaleza, no es una unidad vacía sin contenido, es unidad para seguir avanzando. Pese a los retrocesos que hemos tenido, nada ni nadie podrá hacernos cambiar ese rumbo”, insistió.

Por la mañana, la Presidenta había participado de la firma en Paraná del contrato para la realización de una autovía en la Ruta nacional 18. Allí pidió “ayuda” a los dirigentes para que la acompañen “en cada uno de los lugares de la patria”; en el mismo sentido dijo en Avellaneda que en el kirchnerismo no se puede “prescindir de nadie”.

Por su parte, el gobernador Scioli, primer orador del acto, dijo sentirse “profundamente orgulloso” de pertenecer al proyecto político encabezado por la Presidenta, ratificando su decisión de acompañar a Cristina en una eventual reelección. “Hoy más que nunca, al lado tuyo”, exclamó Scioli, quien llamó a “trabajar con la Presidenta” y “estar atentos a los que quieren poner palos en el camino”.

Por parte del gobierno local, se encontraba el ministro de Desarrollo Social, Baldomero “Cacho” Alvarez; de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal; de Educación, Mario Oporto, además de los presidentes de ambas Cámaras legislativas bonaerenses, el diputado Horacio González y el senador Federico Scarabino. En la comitiva nacional estaban el ministro del Interior, Florencio Randazzo; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; el presidente provisional del Senado, José Pampuro, y la diputada Diana Conti, entre otros.

Compartir: 

Twitter
 

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner junto al gobernador bonaerense, Daniel Scioli.
Imagen: Daniel Dabove
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared