ECONOMIA › LOS PAISES DEL G-7 COORDINAN ACCIONES PARA LEVANTAR LA ECONOMIA NIPONA

Las potencias al rescate

La intervención masiva de los países más poderosos descomprimió la tensión en los mercados internacionales. De todos modos, Japón debe resolver serias dificultades para encarar su proceso de reconstrucción. Debate sobre las consecuencias.

 Por Cristian Carrillo

La acción coordinada de los líderes de Finanzas del G-7 para detener la apreciación del yen permitió ayer un respiro en los mercados internacionales. La economía japonesa tiene un importante sesgo exportador y el aumento en la cotización de su moneda amenazaba con entorpecer su recuperación. Es la primera vez en más de una década que este grupo de países interviene en un mercado cambiario. Tras el anuncio, el tipo de cambio descendió de los 79 yenes por dólar a los que había cerrado el jueves a 81 unidades. Más allá de lo financiero, el gobierno nipón desplegó un plan para aliviar la situación de escasez de alimentos, energía, combustible y agua en el país. Sobre el fin de semana algunas empresas emblemáticas del sector automotor y electrónico reiniciarán paulatinamente su actividad.

Los representantes de los bancos centrales del G-7 discutirán este fin de semana el impacto del terremoto, tsunami y consecuente desastre nuclear en la economía japonesa y mundial. Sobre este punto hay distintas visiones. Por un lado, se ubican los que opinan que los esfuerzos de reconstrucción reactivarán la economía japonesa –aunque en términos de riqueza se tratará de reposición de stocks– y, por otro, los que consideran que éste es un nuevo golpe que debilitará todavía más el crecimiento global. En ese sentido, mientras las grandes potencias debaten la forma en que la economía japonesa debe encarar su reconstrucción, se siguen sumando limitaciones a ese proceso.

- Financiero: Pasadas las primeras horas desde el sismo, la demanda de liquidez para iniciar las primeras obras de reconstrucción generó un rápido proceso de apreciación del yen. Ese exceso en la demanda de yenes amenazaba con impulsar al alza la tasa de interés e incrementar el costo crediticio al cual podrían acceder el gobierno, las compañías y las familias. De esta manera, el escenario monetario se había transformado en una amenaza y las inyecciones de fondos que realizaba diariamente el Banco de Japón no detenían la apreciación de la moneda.

Las autoridades del Banco Central de ese país pidieron ayuda a sus pares del G-7, quienes anteayer llevaron a cabo una política de intervención coordinada en el mercado de cambios, que logró detener la apreciación. Los representantes del G-7 se comprometieron también a vigilar de cerca los mercados cambiarios y “cooperar según lo exijan las circunstancias”. Se trató de la primera vez desde 2000 que los bancos centrales del G-7 coordinan una acción en el mercado de divisas.

- Energético: La economía nipona tiene una alta dependencia de la energía nuclear. Tiene 54 plantas nucleares, que proveen el 30 por ciento de su electricidad. Con el objetivo de administrar los escasos recursos energéticos que quedaron tras el sismo, el gobierno alertó acerca del riesgo de que se produjera un gran apagón en el área de Tokio. Les reclamó además a las empresas que reduzcan el consumo. La situación se complicó además por el aumento del consumo familiar debido a la fuerte caída de las temperaturas desde el miércoles pasado, que hace temer que la demanda supere la oferta.

A dos operadores de electricidad japoneses se los obligó a aplicar cortes de luz de entre tres y seis horas en parte del territorio. Como resultado, algunas empresas, a pesar de estar en condiciones de retomar sus funciones, prefirieron mantenerse inactivas hasta que se fortaleciera la matriz energética.

- Industria: El sector se prepara para una posible interrupción prolongada a nivel mundial de sus cadenas de suministro, dado que muchas multinacionales se proveen de piezas en ese país. En ese sentido, la industria automotriz es una de las principales afectadas, junto con los fabricantes electrónicos. Toyota, número uno del mundo, reanudó su producción el jueves en algunas de sus plantas de autopartes. Anunció además que desde este lunes comenzará a producir autopartes en sus plantas ubicadas fuera de Japón y retomará los envíos a sus mercados de destino. El parate de tres días que llevó adelante Toyota implicó que se dejaran de producir 40 mil vehículos.

Por su parte, Canon dijo que podría suspender la producción en una de sus plantas principales en Oita, al sur de Japón, atribuyendo la decisión a problemas con el abastecimiento y la distribución de algunos componentes. Si la cadena de suministro se interrumpe, aunque sea unas pocas semanas, el impacto podría sentirse en los precios o en la falta de aparatos como Tablets PC, teléfonos inteligentes y computadoras. Nikon dijo que la suspensión de sus plantas de equipos de precisión en el norte de Japón podría eventualmente trastornar la producción en las plantas más cercanas a la capital, que podrían quedarse sin componentes.

- Bolsas: La compañía encargada de la construcción y gestión de la mayoría de las centrales nucleares es Tokio Electric Power Company (Tepco). Desde que se produjo el tsunami, la firma inició un desplome escalonado en los precios de sus acciones: perdió 1,5, 23,6, 24,7, 24,6 y 13,4 por ciento en la semana. Analistas hablan de la desaparición de la compañía, que ya perdió el 63 por ciento de su valor bursátil.

En cambio, en la Bolsa de Tokio se registró una fuerte recuperación del índice industrial Nikkei, que avanzó ayer 2,7 por ciento. El Topix, un índicador más general, subió 2,4 por ciento. La mejora se inició luego de que se conociera el plan coordinado del G-7 y el volumen total de inyecciones de liquidez –unos 602 mil millones de dólares– que el Banco de Japón realizó para detener la apreciación de su moneda. De todos modos, ambos índices cierran la semana con un retroceso del 10,2 y 9,3 por ciento respectivamente.

Compartir: 

Twitter
 

El G-7 volvió a actuar en el mercado cambiario tras más de una década sin intervenciones conjuntas.
 
ECONOMIA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared