EL MUNDO › BASES MILITARES “Y NO SOLO ESO”

Italia se prepara

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Italia ofrecerá siete bases militares y algunas naves para que la “no fly zone”, impuesta por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra Libia, sea respetada. Pero al mismo tiempo es consciente de ser candidata por excelencia, por su proximidad con el país nordafricano y por sus precedentes históricos, a una eventual represalia de parte del régimen de Muammar Khadafi. El anuncio lo hicieron el canciller Franco Frattini y el ministro de Defensa, Ignazio La Russa, al concluir una reunión del consejo de ministros y luego de que el tema fuera tratado por las comisiones de Defensa del Senado y de la Cámara de Diputados.

Italia “participará activamente” de la puesta en práctica de la resolución de la ONU y autoriza el uso de “sus bases y no sólo eso”, dijo Frattini. “Compartimos plenamente la resolución de la ONU”, insistió, anunciando el cierre de la embajada italiana en Trípoli. En cambio, el gobierno decidió mantener abierto el consulado en Benghazi, localidad todavía en manos de los insurgentes. Las bases están repartidas por todo el territorio nacional y podrán ser utilizadas “sin ninguna restricción, pero el Parlamento y el presidente de la República serán permanentemente informados”, dijo el ministro de Defensa. Dos de esas bases están situadas en Sicilia, otras dos en las islas de Cerdeña y Pantelleria y las demás en el continente. El portaaviones Garibaldi ya habría zarpado del puerto de Taranto, en el sur de la península, para anclarse en Sicilia mientras la nave Libra atracará el sábado en un puerto libio llevando ayuda humanitaria. Otra nave, la Andrea Doria, podría ser usada para la defensa aérea.

La decisión del gobierno italiano no tuvo, sin embargo, toda la unidad que esperaba. La Liga Norte, principal aliado del premier Silvio Berlusconi, se abstuvo en las comisiones parlamentarias cuando llegó el momento de votar sobre la colaboración italiana, argumentando, según palabras del líder de ese partido, Umberto Bossi, que ellos se sienten “cercanos a la posición de Alemania”. Bossi se refería a la abstención de Alemania en el Consejo de Seguridad. El principal partido de oposición, el Partido Democrático (PD), se declaró por su parte de acuerdo en tomar medidas, siempre que estén “dentro de los límites de la resolución de la ONU”.

La discusión abierta ahora es para definir si la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) debe intervenir como tal o si sólo los países que han decidido colaborar con la resolución de la ONU –en principio Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia e Italia– deben hacerlo. “Ninguna iniciativa en esta área puede ser tomada sin el consenso de Italia. Nadie puede pensar en hacer algo si nosotros no estamos de acuerdo. Pero corremos el riesgo de reacciones y por eso es necesario pedir que se active un dispositivo de protección de parte de la OTAN. Una red de seguridad es indispensable”, dijo el dirigente del PD Massimo D’Alema.

D’Alema se refería a las relaciones de amor-odio que han caracterizado el vínculo Italia-Libia en los últimos 40 años. El líder libio expropió los bienes de los italianos residentes en su país y los expulsó de su territorio, pero con sucesivos tratados bilaterales, el último en 2008, las relaciones fueron mejorando. Italia incluso se comprometió a pagar una considerable suma como reparación histórica por haber colonizado a Libia.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared