EL MUNDO › SANGRIENTA REPRESION EN YEMEN Y SIRIA; PROTESTAS EN EGIPTO

La rebelión se propaga por Arabia

En las protestas en Yemen, la policía mató a unos 41 manifestantes y más de 200 resultaron heridos. En Siria, al menos seis personas murieron ayer mientras reclamaban libertades públicas y el fin de la corrupción. En Egipto, miles se concentraron en la plaza Tahrir.

La rebelión se sigue propagando por el mundo árabe. En las protestas en Yemen, la policía mató a unos 41 manifestantes y más de 200 resultaron heridos cuando participaban en una movilización contra el presidente Alí Abdalá Saleh. El mandatario decretó el estado de emergencia en el país. En Siria, también hubo seis muertos en las protestas.

La de ayer fue la jornada más sangrienta desde el comienzo de las manifestaciones contra Saleh, a finales de enero. Hasta ahora el mandatario había gozado del apoyo de la Casa Blanca, que lo considera un aliado en la lucha contra los grupos terroristas de la península arábiga. Pero después de la represión de ayer, le llegó el tirón de orejas de Barack Obama, que repudió la medida.

Saleh dijo que lamentaba la muerte de quienes reclaman el fin de su régimen, a los que llamó “mártires de la democracia”. Pero fue más allá y anunció el estado de emergencia. El gobierno yemení tomó esa decisión después de que sus fuerzas de seguridad abrieran fuego contra quienes se manifestaban contra el régimen que hace 32 años está en el poder. La matanza se produjo en la Plaza de la Universidad, en Sanaa, donde la gente lleva adelante una sentada desde el 21 de febrero. Los disparos comenzaron cuando los manifestantes intentaron desmantelar una barricada instalada por partidarios del régimen para bloquear una de las calles de acceso a la Plaza de la Universidad. La policía arrojó granadas lacrimógenas sobre los manifestantes y les disparó con armas de fuego. El tiroteo se extendió por más de una hora y media. “La mayor parte de los heridos fueron alcanzados por balas en la cabeza, el cuello y el pecho”, dijo un médico yemení a la prensa.

La oposición acusó al régimen de haber cometido una masacre. “Esta matanza no contribuirá a mantener a Alí Abdalá Saleh en el poder”, afirmó en una declaración a la cadena Al Arabiya el portavoz de la oposición parlamentaria, Mohamed al Sabri.

Poco después de estos episodios sangrientos, el presidente Obama llamó a las autoridades a permitir las manifestaciones pacíficas de la oposición y condenó la represión. La Unión Europea (UE) también se sumó al repudio. “Estoy consternada por las informaciones provenientes de Yemen”, expresó en un comunicado la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton.

En Siria también hubo violencia. Al menos seis personas murieron ayer cuando las fuerzas de seguridad del gobierno de Bachar el Asad abrieron fuego contra una manifestación pacífica que reclamaba libertades públicas y el fin de la corrupción en la ciudad de Derra, 120 kilómetros al sur de la capital del país. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos dijo que unas 2000 personas se manifestaron en las calles de Damasco, Derra, Deir Azzor, Banias y Homs. Según esta organización, las muertes se produjeron por el excesivo uso de la fuerza contra los manifestantes. Además, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos hizo un llamamiento al gobierno de Damasco para que permita a los ciudadanos el uso de sus derechos constitucionales para poder manifestarse y expresar sus puntos de vista. Es la primera vez que estalla la violencia en Siria desde que comenzaron las revueltas árabes en Túnez, Egipto y ahora Libia. En los últimos tres días se han producido distintas concentraciones en el barrio viejo de Damasco, la capital siria, en favor de reformas políticas y decenas de activistas de la oposición fueron detenidos durante estas protestas.

La agitación también regresó a El Cairo, donde hoy se deberá votar un referéndum constitucional. Varios miles de personas se manifestaron ayer en la simbólica plaza Tahrir contra las enmiendas a la Constitución. “Queremos una nueva Constitución”, gritaban los jóvenes. Ciertos sectores entienden que “enmendar” la Carta Magna no es suficiente y quieren cambios más radicales, como cuando lograron arrancar del poder a Hosni Mubarak, a quien ayer la UE le congeló los activos.

Compartir: 

Twitter
 

Manifestantes trasladan a un herido de bala durante la protesta en Sanaa, Yemen.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.