EL PAIS › LOS CANDIDATOS EN EL GRAN TEMPLO DE LA MASONERIA

Con el Gran Maestre

Ricardo López Murphy, Silvana Giúdici, Javier Castrilli y Jorge Telerman expusieron sus propuestas en el Gran Templo del Palacio Cangallo. Otros mandaron representantes.

Castrilli, López Murphy, Giúdici y Telerman expusieron sus propuestas en la sede de la masonería.
Imagen: Dafne Gentinetta.

Cuatro candidatos a jefes de gobierno porteño y tres representantes de otros tantos ausentes con aviso expusieron ayer propuestas ante la masonería argentina en el Gran Templo del Palacio Cangallo. Tanto Ricardo López Murphy (Autonomista) como Silvana Giúdici (UCR) y Javier Castrilli (Acción Ciudadana) criticaron parejo a los gobiernos local y nacional. La peor parte se la llevó Martín Ocampo, candidato a legislador PRO, por las críticas unánimes dirigidas a su jefe, Mauricio Macri.

“Señores: va a hacer su ingreso el Gran Maestre de la masonería argentina y su comitiva”, anunció un presentador y el público se puso de pie. Cuando los masones de guantes blancos y collarín dorado se acomodaron en las sillas, sobre una especie de altar, ingresaron los candidatos y los fotógrafos. El encuentro fue organizado por la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones, la Respetable Logia Minerva Nº 395 y el Grupo Padrinazo: Construyendo Ciudadanía. Macri no fue el único que envió delegado. Por Jorge Todesca, aliado al duhaldismo, fue el candidato a vicejefe Lisandro Yofre. Por María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica, expuso el candidato a legislador Claudio Bargach. Daniel Filmus y Fernando Solanas faltaron y no enviaron representante. El cuarto candidato fue Jorge Telerman, del Frente Progresista por Buenos Aires.

El primer tema, fuera de agenda, fue el ausentismo de los candidatos taquilleros. “Es un agravio a los anfitriones”, ladró López Murphy. “Ninguneo, indiferencia, destrato, desprecio a debatir”, se ofuscó Castrilli. “Siempre se nos critica por no estar”, admitió Ocampo, e intentó calmar los ánimos: “Es que en PRO entendemos la política como una actividad colectiva”, aseguró.

Por azar debió hablar primero el hombre de Macri. Tema: salud. “Todas nuestras políticas están orientadas a la construcción de una sociedad humanizada”, dijo Ocampo. Aseguró que Macri alcanzó un “record histórico” en la baja de la mortalidad infantil y que la brecha norte-sur también es “la más baja de la historia”. “La salud no es prioridad para el Gobierno de la Ciudad ni para el nacional”, le respondió el dirigente del MID. “Esas cifras son abstracciones. Los internos del Borda se van a bañar a la ONG Ciudadanos en Movimiento, que está enfrente, porque la situación es terrible”, agregó. “Es mentira que bajó la brecha norte-sur de mortalidad infantil”, agregó Giúdici y citó estadísticas. “La desigualdad sigue siendo absoluta”, agregó. “El problema esencial es que dos tercios de los pacientes provienen de otras jurisdicciones”, apuntó López Murphy. Propuso el “seguro nacional de salud, que facilita recuperar los costos y evitar la expoliación a los contribuyentes porteños”. Telerman coincidió en que “la inmensa mayoría” de los pacientes provienen del conurbano y consideró que “el problema es inabordable si no se le da una perspectiva metropolitana”. “Yo voy a recorrer los hospitales a las tres de la mañana para controlar cómo se trata a los ciudadanos”, dijo Castrilli con el ceñudo. “Este sigue haciendo de referí”, sonrió un señor del público.

“Se perdió la oportunidad de trabajar en serio”, abrió Giúdici el debate sobre seguridad. “La Policía Federal debe ser de verdad la gran fuerza de seguridad nacional”, propuso. Castrilli reclamó “traspasar a la ciudad la Superintendencia de Seguridad Metropolitana con las 53 comisarías y los grupos especiales”. “Vamos a competir con la Policía Federal si es necesario”, dijo. “¡Tolerancia cero a la corrupción!”, gritó. Ocampo, del PRO, celebró la creación de la Policía Metropolitana y presentó como un logro el aumento en la cantidad de cámaras de seguridad: de 59 a poco menos de un millar durante la gestión Macri. Bargach definió a la Metropolitana como “una policía de vidriera: muy linda pero no hace nada”. “Hay que terminar con las área liberadas, tener presencia en las zonas que hoy son tierra de nadie”, arrancó López Murphy. Propuso “dos reformas legales: terminar con los que se tapan la cara y se arman, y terminar con que sólo se pueda intervenir en casos de flagrancia. ¡Se debe actuar en casos de acechanza y de merodeo! Con la excusa de los derechos de los delincuentes se deja desguarnecidos a los ciudadanos”, aseguró.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared