EL PAIS › EL FRENTE PARA LA VICTORIA DEFINIO SU ESTRATEGIA Y CUESTIONO EL SUPUESTO CRISTINISMO RECIENTE DE MACRI

“El PRO votó en contra de las principales leyes”

En un almuerzo con dirigentes y legisladores, los candidatos Filmus y Tomada difundieron un documento sobre la igualdad y discutieron de dónde sacar los votos para ampliar la cosecha de la primera vuelta.

 Por Martín Granovsky

Daniel Filmus y Carlos Tomada con Martín Sabbatella, Carlos Heller, Aníbal Ibarra y Susana Rinaldi.
Imagen: Télam.

A dos semanas del ballottage porteño, Daniel Filmus afirmó que “jamás se nos pasó por la cabeza bajarnos de la segunda vuelta” y dijo que se propone afrontar el desafío con dos mensajes. Uno, llamar a un Encuentro por la Igualdad para garantizar votos que en la primera vuelta no recalaron en el Frente para la Victoria. El otro, demostrar que los toques cristinistas de Mauricio Macri y su candidata a vice, María Eugenia Vidal, son un truco de último momento: “Salvo las leyes que fueron sancionadas por unanimidad, el PRO siempre votó en contra de las principales iniciativas del Gobierno en el Congreso Nacional”, dijo Filmus ayer por la tarde a Página/12.

Un dirigente nacional del kirchnerismo reveló que la Presidenta respalda la decisión de ir al ballottage.

“¿Ustedes tienen idea de los momentos difíciles que pasé yo?”, contó que dijo Cristina Fernández de Kirchner en la semana que pasó durante una reunión con los candidatos y colaboradores cercanos.

Filmus compartió una parrillada con su candidato a vice Carlos Tomada, dirigentes aliados al FpV como Martín Sabbatella y Aníbal Ibarra, y diputados electos o reelectos, como Juan Cabandié. Antes participó de un acto en el Congreso en recuerdo del año desde la vigencia de la Ley de Matrimonio Igualitario (ver aparte).

El texto de Encuentro por la Igualdad. Por una Buenos Aires para todos y todas, refirma “el compromiso de un gobierno conformado con todas las fuerzas que adhieren a esta propuesta”.

En la primera vuelta, el domingo 10, Macri quedó primero, con el 47 por ciento, y Filmus segundo, con el 28. El tercero fue Fernando “Pino” Solanas, con el 12,8 por ciento. El resto quedó aún más lejos. La quinta fue María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica de Elisa Carrió, con el 3,3 por ciento.

Uno de los participantes del almuerzo de ayer, que compartieron 20 dirigentes, dijo a este diario que las prioridades son, en este orden, consolidar el voto propio, obtener al menos los dos tercios del voto pinista de la primera vuelta, ganar el 1,76 por ciento que votó a Jorge Telerman y disputar la franja de los que votaron a Macri y, en las encuestas de intención de voto para octubre, dicen que pondrán la boleta de Cristina Fernández de Kirchner.

“Mejoramos en barrios populares como Villa Lugano, donde la diferencia en contra fue del 4 por ciento, y ganamos por ejemplo en la Villa 31 por 60 por ciento a 20”, dijo Cabandié antes de ir a un encuentro justamente en la 31 antes de sentarse a ver el partido Argentina-Uruguay.

El FpV y sus aliados proyectan realizar un gran encuentro en el Obelisco el domingo que viene para presentar masivamente los diez puntos. Participarán artistas para darle al acto calor popular y tono de fiesta.

–¿También Fito Páez? –preguntó Página/12.

–Es increíble lo que hicieron el macrismo y algunos medios con la nota de Fito –fue la respuesta de otro de los comensales–. En todo momento dijimos que era su posición, la posición de un artista, y quisieron presentarla como la voz oficial del gobierno nacional y del FpV en la Ciudad.

Más allá de ironías y críticas, la estrategia de Filmus evitará chocar con los votantes, inclusive los de Macri, aunque mantendrá las propuestas locales y la defensa de los dos turnos del gobierno nacional desde el 2003.

“Es incoherente pedir el voto de los porteños y al mismo tiempo decirles que son idiotas, ¿no?”, dijo y se preguntó uno de los miembros del comando electoral del FpV.

La idea de Filmus y Tomada es que el texto del Encuentro por la Igualdad vaya siendo firmado, de aquí al próximo domingo y de forma paralela, por dirigentes políticos, científicos, artistas e intelectuales.

En la votación del 10 la asistencia fue del 73 por ciento. ¿El FpV buscará que vaya a votar el otro 27 por ciento? Lo hará, según sus estrategas de campaña, pero ninguno de los consultados pareció entusiasmado con esa cifra mágica. El razonamiento es que aquel 73 por ciento estuvo entre las marcas históricas más altas de participación electoral porteña. Añade esa línea de análisis que los padrones porteños pueden estar inflados con ciudadanos que figuran en ellos pero viven fuera de la Capital y no votan. Y remata que, en cualquier caso, los porcentajes con destino de voto desconocido suelen comportarse como los conocidos.

Ballottage sí

Los participantes de la cofradía de la entraña (sector con chimichurri y sector con salsa criolla) insistieron en las declaraciones que Filmus realizó en los últimos días y confirmó ayer mismo a Página/12: bajarse de la segunda vuelta nunca figuró ni figura en los planes del FpV. Ni los dirigentes porteños ni la conducción política nacional que encabeza Cristina Fernández temen, según revelan ellos mismos, que una derrota frente a Macri el 31 influya en las primarias universales y obligatorias del 14 de agosto. Ni siquiera si Santa Fe, el domingo 24, resultara adversa al presidente del bloque de diputados nacionales Agustín Rossi. En Córdoba, el 7 de agosto, están en punta en las encuestas Luis Juez, aliado de Hermes Binner, y el peronista José Manuel de la Sota. El FpV no llegó a un acuerdo con De la Sota para llevar una candidatura común en esa provincia.

“Cristina se siente muy segura de su intención de voto y confía en que el FpV y sus aliados hagamos buenas elecciones”, reveló uno de los miembros del comando de campaña. “Obvio que si ganamos, mejor.”

El 28 por ciento de la primera vuelta representó 490 mil votos. El oficialismo nacional no quiere generar pérdida de entusiasmo para el ballottage y por eso sostiene al mismo tiempo que los 500 mil votos son un piso interesante y que va por más.

En 2007 el ballottage arrojó un 60,94 por ciento para Macri y casi un 40 por ciento para Filmus.

El candidato a jefe de Gobierno del FpV no sólo dijo que no se bajaría del ballottage. También recordó estos días que “un ex presidente lo hizo”. Se refería a Carlos Menem, que huyó de la segunda vuelta en 2003. Le ganó a Néstor Kirchner en la primera ronda, pero las encuestas le auguraban a Kirchner una victoria con el 65 por ciento de los votos. Menem dejó a Kirchner como presidente electo con el 22 por ciento y la obligación de construir una mayoría con la que hasta ese momento no contaba.

“Si yo fuera Filmus, me bajaría del ballottage”, dijo el jueves Federico Pinedo.

“Si yo fuera Pinedo, explicaría por qué los candidatos porteños del PRO ahora buscan mostrarse tan cerca del gobierno nacional y de Cristina cuando votaron en contra todas las leyes importantes”, dijo ayer Filmus. “Votaron en contra la estatización de las AFJP y varios de ellos, como Pinedo y Gabriela Michetti, votaron contra el Matrimonio Igualitario”, añadió el candidato. “Hay que acordarse de que cuando Cristina presentó a (Amado) Boudou como candidato a vicepresidente resaltó su proyecto de estatizar las AFJP y dijo que eso permitió después contar con recursos para instaurar la Asignación Universal por Hijo. Si no están de acuerdo en un tema que es una clave importantísima del gobierno de Cristina, ¿en qué están de acuerdo?”.

Un dirigente nacional presente en el almuerzo de ayer dijo que la Presidenta está pendiente de todos los detalles del ballottage. “Aunque algunos tratan de presentarla como distante de la situación en la Capital Federal, el viernes habló cinco veces con Daniel”, informó.

Del almuerzo participaron, entre otros, el diputado nacional Carlos Heller, el diputado local electo por el sabbatellismo Edgardo Form y la diputada porteña electa Susana Rinaldi, que en su historia registra no sólo una vida intensa de tango y teatro: fue quien cantó a capella el himno en los primeros minutos del 25 de mayo de 2010 desde el escenario montado en la avenida Nueve de Julio, cuando comenzaba el Bicentenario de la Revolución de Mayo. También fueron de la partida el encargado de Cascos Blancos Gabriel Fuks, quien se prepara para acompañar al canciller Héctor Timerman en una visita a Haití, la legisladora reelecta Gabriela Alegre, María Elena Na-ddeo, Delia Bisutti y Nicolás Trotta, el jefe del Partido Justicialista porteño Juan Manuel Olmos y los dirigentes de Carta Abierta Juan Carlos Junio y David Blaustein.

Entre bocado y bocado, todos coincidieron en complementar el menú del ballottage con un deseo: que algunas figuras prestigiosas de la Argentina digan, al menos, que no hay que por qué entregar a Macri lo que definieron como “un cheque en blanco”.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.