DEPORTES › OPINION

Duró poco el entusiasmo

 Por Pablo Vignone

Fue todo de lo que el fútbol se trata. Hasta de la injusticia, si se quiere. Drama, tensión, trámite cambiante, emociones, algunos buenos momentos de fútbol jugado y otros tantos de temperamento, entre dos equipos bien distintos, por composición, por trabajo y hasta por extracción, y que entregaron un partido de esos que no se olvidarán pronto, no solamente –en el caso argentino– por el dolor que genera el resultado final.

La Argentina tuvo 20 minutos arrolladores en el primer tiempo, y pagó un precio demasiado caro por no haber podido cristalizar ese dominio en el arco del brillante Muslera. Jugó casi 50 minutos con un hombre de más pero no logró capitalizarlo a su favor. Fue empate porque no hizo lo suficiente como para ganarlo, y por esa grieta se van a colar todas las facturas pendientes. Se habían depositado enormes expectativas sobre esta Copa América como para irse tan pronto y con tan poco para guardar. El entusiasmo, lamentablemente, nos duró muy poco.

¿Será tiempo de reflexión en el fútbol argentino, o simplemente la oportunidad para dar otro golpe de timón destinado a que cambie lo accesorio pero nunca lo esencial? Esto último sería peor resultado que el de ayer a la noche en Santa Fe.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.