EL PAIS › LA CTA DARA HOY SU APOYO A LA CANDIDATURA DE CRISTINA KIRCHNER

“Este proceso necesita ser sostenido y profundizado”

El titular de la central sindical, Hugo Yasky, explicó a Página/12 las razones del respaldo a la reelección de la Presidenta y respondió a las críticas que por eso recibió de parte de Pablo Micheli. También habló de las coincidencias con la CGT.

 Por Laura Vales

Esta tarde la Central de los Trabajadores de la Argentina que conduce Hugo Yasky aprobará, en un encuentro nacional en el club Argentinos Juniors, su apoyo a la fórmula Cristina Kirchner-Amado Boudou. “El proceso iniciado en el 2003 necesita ser sostenido y profundizado”, define el dirigente de los docentes sobre la decisión. En diálogo con Página/12, habló además del avance en un acuerdo con la CGT que conduce Hugo Moyano.

–El sector de la CTA que encabeza Pablo Micheli criticó que le den apoyo a la candidatura de Cristina Kirchner. Lo que planteó Micheli es que la central nació autónoma de los partidos y que eso debe mantenerse porque hace a su identidad.

–Yo creo que la autonomía no es sinónimo de neutralidad. Cuando el sector de la CTA en el que estaba Micheli marchó atrás de la Sociedad Rural, ahí se perdió la autonomía de clase, porque marchar atrás de lo más reaccionario de la burguesía agraria de la Argentina es hacer añicos la autonomía. Pero apoyar una candidatura como la de (Hugo) Chávez en Venezuela, la de Dilma (Rousseff) en Brasil, la de (José) Mujica en el Uruguay, y esto es lo que han hecho las centrales de esos países, es en cambio una práctica de autonomía de clase. Es autonomía de clase porque va contra los factores de poder, los grandes medios de comunicación, los grupos económicos, los sectores retrógrados de la Iglesia, que no quieren a ninguno de estos candidatos.

–Además del acto, ¿en qué va consistir el apoyo?

–En un trabajo de debate y difusión en las organizaciones sindicales y sociales y en la construcción de iniciativas en los territorios. Sería una militancia más en la dimensión de lo social y lo sindical, no en lo partidario. Pero sí con un compromiso, como lo ha hecho la CUT en Brasil con respecto a la candidatura de Lula o de Dilma. Lo que hay que respaldar es la opción política que representa el compromiso de los trabajadores con este momento político en la Argentina.

–¿Quiénes van a estar en Argentinos Juniors?

–Unos nueve mil militantes, representantes de los sindicatos y los movimientos sociales que nos integran y de la juventud. El encuentro va a estar presidido por el secretariado nacional, Pedro Waisejko (neumáticos), Marcelo Frondizi (ATE), Edgardo Llanos (Aeronáuticos), entre otros. Y por los movimientos sociales, Luis D’Elía (FTV), Edgardo Depetri (Frente Transversal), el Chapu Urrelli (MTL) y Hernán Letcher (Segundo Centenario)

–D’Elía volvió a la CTA que usted lidera. ¿Puede volver también Milagro Sala?

–No está en discusión ahora. A futuro veremos.

–¿Por qué el modo elegido de anunciar el respaldo a la fórmula Kirchner-Boudou es un plenario?

–Es parte de un proceso de debate que se dio en la CTA en todo el país, antes de llegar al encuentro nacional de hoy hubo encuentros regionales. El debate es sobre la necesidad de definir conceptualmente y traducir en acciones qué es para la clase trabajadora avanzar en las transformaciones en curso desde el 2003, construir un piso de derechos sociales más amplio y avanzar en la distribución de la riqueza. En ese contexto, para garantizar esos avances queremos someterlos a la consideración del conjunto de los trabajadores que representa la CTA, es decir de las organizaciones sindicales y sociales, una definición que para nosotros es clave en esta coyuntura.

–La CTA que usted conduce y la CGT ya muestran abiertamente la intención de trabajar en conjunto. ¿En qué temas tienen acuerdo para hacerlo?

–Hasta ahora esos acuerdos estuvieron circunscriptos a episodios coyunturales, como fue el conflicto contra el grupo Vila-Manzano en Rosario, el apoyo a la reestatización del sistema jubilatorio o la marcha contra la criminalización de la protesta de los trabajadores del sector público de Córdoba. Hemos tenido también más recientemente una coordinación en el Consejo del Salario, y creemos que es posible avanzar en una unidad que nos permita construir un programa en común para los trabajadores, que se traduzca también en la acción legislativa a través de los diputados, que como es el caso de Edgardo Depetri, por la CTA, y Héctor Recalde, de la CGT, asumen de manera orgánica el mandato de las centrales.

–¿Con qué proyectos de ley?

–Participación en las ganancias, transformar en delito penal la explotación del trabajo infantil, la necesidad de definir un modelo de construcción de viviendas para resolver el tema del déficit habitacional en todo el país, la participación de los trabajadores en la consolidación de mecanismos que permitan resolver el problema del trabajo en negro, el avance en definiciones que tienen que ver con la limitación en la extranjerización de la tierra y los desalojos de los campesinos, temas para construir una plataforma que permita avances que consoliden un modelo social con un piso de derechos más alto y que nos permita acercarnos a una democracia que tenga como principal objetivo consolidar el protagonismo popular para erradicar la desigualdad.

–¿Podrían ir la CTA y la CGT hacia una unificación?

–Tenemos que marchar a una relación de madurez política entre dos centrales que sean capaces de poner en un plano secundario sus diferencias, para darle prioridad a los temas que representan necesidades vitales de la clase trabajadora. Esto, en un marco de respeto recíproco, que no implica licuar las distintas miradas que tenemos sobre temas específicos, y conscientes de que entramos en una etapa en la que sectores del poder económico y de la derecha van a empezar a intentar poner más palos en la rueda.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared