EL PAIS › LA ALIANZA ENTRE DE NARVAEZ Y RODRIGUEZ SAA

Un acuerdo que viene muy hablado

 Por Sebastian Abrevaya

Alberto Rodríguez Saá está ansioso por sellar su acuerdo con Francisco de Narváez. En un acto en Rosario, el candidato presidencial de Compromiso Federal anunció que hoy será el día en que ambos dirigentes posen para la foto y se declaren mutuo amor. Sin embargo, desde el bunker de De Narváez desmintieron que el tema estuviera cerrado y dejaron entrever que todavía quedan cosas por negociar antes de cantar victoria. “A nosotros nos hace falta un candidato a gobernador en esa provincia y él necesita un candidato a presidente que salga segundo y entre en el ballottage”, lanzó el actual gobernador de San Luis, en una clara ironía contra el socio de De Narváez, el radical Ricardo Alfonsín. “No se va a firmar nada, habrá una declaración de acompañamiento por parte de ellos”, detalló a Página/12 una fuente denarvaísta.

El primero en acercarse fue De Narváez. Al fallecer la madre de los hermanos Rodríguez Saá, hace casi dos semanas, el diputado nacional viajó especialmente a San Luis, a donde llevó sus condolencias acompañadas por negociaciones políticas. El primer requisito que debía cumplirse era la decisión judicial respecto de la doble candidatura del senador Adolfo Rodríguez Saá, a gobernador bonaerense y a reelegir como senador. La Justicia finalmente inhabilitó a Adolfo y dejó a su hermano sin representante en el distrito más poblado del país.

Inmediatamente, los operadores de ambos comenzaron las conversaciones concretas. Ayer por la tarde, Daniel Amoroso, el jefe de campaña de De Narváez, y Luis Lusquiños, el operador de Rodríguez Saá, mantuvieron un encuentro en el que buscaron avanzar sobre las cuestiones puntuales del acuerdo. No habrá un compromiso firmado, sino una foto, actividades conjuntas y declaraciones amigables recíprocas. De todas formas, nada podrá impedir que candidatos a intendentes del peronismo disidente repartan en sus distritos la boleta de De Narváez junto con la del candidato puntano. De esta forma, el diputado espera sumar el 5,2 por ciento que obtuvo Adolfo Rodríguez Saá a los casi 17 puntos que obtuvo en las primarias.

Para meter presión, el gobernador de San Luis sostuvo ayer que dependerá de De Narváez “si la decisión implica la ruptura con el sector que encabeza Ricardo Alfonsín”. Esas declaraciones le generan complicaciones a De Narváez con los radicales, por más que él asegura que no hay ninguna posibilidad de ruptura. Lo cierto es que a esta altura legalmente De Narváez no puede deshacer la alianza electoral con Alfonsín, por lo que su boleta, indefectiblemente, aparecerá en el cuarto oscuro pegada a la del radical y a la de nadie más.

Para dejarle en claro por dónde deberían cortar la boleta aquellos que tengan intenciones de votar por Rodríguez Saá y no por el radical, De Narváez le cambió el diseño a su boleta, dejando de un color distinto la fórmula presidencial Alfonsín-Javier González Fraga.

“La unión con De Narváez es posible debido a que ambos comparten un sentimiento de rebeldía ante la injusticia”, sostuvo Alberto Rodríguez Saá, en referencia al rechazo de la Junta Electoral bonaerense sobre la candidatura de su hermano. Sin candidato para competir con el kirchnerista Daniel Scioli, el puntano vería seriamente afectadas sus chances de mejorar su desempeño de las primarias, en las que quedó quinto, a dos puntos de Binner y a cuatro de Eduardo Duhalde y Alfonsín. Con Duhalde desdibujado tras el desmoronamiento del Peronismo Federal, Rodríguez Saá aspira a quedar segundo detrás de CFK para asumir el liderazgo del remanente del PJ antikirchnerista.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared