EL PAíS

Ni ebrio ni dormido

Salvatore Joseph Cordileone (centro): “Los cogimos dormidos”.
Imagen: Whispers in the Loggia.

Desde 2004 el municipio de San Francisco aceptaba casar a parejas homosexuales; en 2007 también el Concejo Deliberante de San Diego lo admitió y la Legislatura de California consagró por ley esa posibilidad. El gobernador Arnold Schwarzenegger la vetó, pero los conservadores entendieron que no era suficiente e impulsaron una enmienda constitucional para que en todo el estado el matrimonio sólo estuviera al alcance de un hombre y una mujer. Esa denominada Propuesta 8 fue aprobada por escaso margen, y el Vaticano premió con dos ascensos sucesivos al organizador de la campaña, el obispo auxiliar de San Diego, Salvatore Cordileone: en 2009 lo invistió como nuevo obispo de Oakland y este año lo designó arzobispo de San Francisco. El Obispo Sal había cimentado su reputación como hispanoparlante dedicado a la creciente población de origen latino, y por su apego a la misa tridentina. Durante muchos años fue presbítero en Calexico, a cuatro cuadras de la frontera con México, el país al que Estados Unidos arrebató San Francisco diez Papas atrás. Cuando la asamblea episcopal estadounidense preparó una carta pastoral enumerando los pecados más graves y las sanciones correspondientes, Cordileone propuso que los fieles debieran elegir entre el uso de anticonceptivos y la hostia de la comunión. Pero una mayoría menos conservadora no aceptó ese rígido extremo. Envanecido por la gran victoria contra el Maligno, Cordileone reveló en un reportaje concedido a una radio católica que él fue quien concibió, organizó y obtuvo los fondos para financiar la campaña, coordinó el esfuerzo católico con el de las iglesias protestantes e incluso definió la estrategia y evaluó los focus groups reunidos para afilar el mensaje. Llegó a jactarse de que gays y lesbianas recién se dieron cuenta cuando ya era tarde: “Los cogimos dormidos”. Hace poco se corrigió: “Tal vez elegí mal las palabras y fui un poco petulante”. Según el influyente blog “Whispers in the Loggia”, editado por el ex columnista religioso de Associated Press, Washington Post, Los Angeles Times, BBC, NBC, CNN, y New York Times, Rocco Palmo, luego de medio siglo de arzobispos conciliadores con la muy extensa comunidad homosexual, el arribo de Cordileone a San Francisco será recibido por los católicos liberales como el gran terremoto de 1906. En julio, el papa Ratzinger fijó como fecha de asunción de su nuevo cargo el 4 de octubre, día de San Francisco de Asís. Pero en la madrugada del sábado pasado su futuro comenzó a vacilar, cuando la policía estatal ordenó que el auto que conducía se detuviera en un control de alcoholemia cerca de la universidad estatal de San Diego y la prueba mostró un bajo nivel de sangre en el torrente alcohólico del obispo. Cordileone debió dormir en la cárcel, bajo cargos de conducir en estado de ebriedad. “Pido disculpas por mi error de juicio y me siento avergonzado por la desgracia que les he acarreado a la Iglesia y a mí mismo”, dijo el lunes. Pero ni ebrio ni dormido aceptará nunca el amor entre dos hombres o dos mujeres.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.