EL PAíS › LA CRISIS EN SANTA FE POR LA RELACION ENTRE POLICIAS Y NARCOTRAFICANTES

Una ley para depurar a la policía

La Cámara de Diputados santafesina declaró a la provincia en emergencia en materia de seguridad. La ley obliga al gobierno de Bonfatti a separar a los jefes y oficiales investigados o bajo sumario. Sectores cercanos al gobernador analizaban el veto.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

La Cámara de Diputados de Santa Fe declaró a la provincia en emergencia en materia de seguridad por un período de 18 meses, en la primera respuesta institucional ante el crisis que detonó la detención del ex jefe de Policía local Hugo Tognoli, involucrado en una causa que investiga las redes del narcotráfico. La ley ya tenía media sanción del Senado, así que ayer Diputados completó el trámite: aprobó la norma por 30 votos a 12. Y dejó al gobernador Antonio Bonfatti en la disyuntiva de apelar al veto, como dejaron trascender anoche mismo sus operadores políticos. Una de las cláusulas de la ley obliga a Bonfatti a depurar a la Policía de los jefes y oficiales investigados o bajo sumario, con lo cual debería desplazar a los sucesores de Tognoli, entre ellos al actual jefe de Policía de la provincia, Cristian Sola, y al subjefe, José Luis Romitti, a quienes la Dirección de Asuntos Internos les abrió un expediente para investigar su patrimonio.

La Cámara aprobó también una preferencia de una semana para votar el jueves que viene la interpelación del ministro de Seguridad santafesino, Raúl Lamberto, que ya no será a puertas cerradas sino en el recinto. Pero fracasó en el intento de sacar sobre tablas –como era la intención del PJ– una declaración de apoyo al juez federal de Rosario, Carlos Vera Barros, y a la fiscal Liliana Bettioli, que investigan a Tognoli, porque el bloque justicialista quedó raleado y sus colegas del Frente Progresista se negaron acompañar el proyecto.

La decisión del PJ de impulsar las tres iniciativas –la emergencia en seguridad, la interpelación a Lamberto y el apoyo a la pesquisa judicial que compromete a Tognoli– maduró en un acuerdo entre los dos sectores de la mayoría: el Frente para la Victoria que responde al presidente de la Cámara, Luis Rubeo, y el interbloque que lidera la diputada María Eugenia Bielsa. La ley de emergencia salió. El proyecto para interpelar a Lamberto se tratará el jueves venidero y seguramente lo mismo ocurrirá con el apoyo al juez y a la fiscal que investigan al ex jefe de Policía de Santa Fe.

La reacción política del PJ se aceleró ante la negativa del ex viceministro de Seguridad, Marcos Escajadillo, de comparecer en la Legislatura –al sumar dos faltazos en una semana– y el planteo de Lamberto sobre la “necesidad de recuperar el control” de la Policía, lo que se interpretó como una prueba del “autogobierno” de la fuerza.

La diputada Silvia De Césaris fundamentó la emergencia en seguridad como un conjunto de normas (“un plan de seguridad a mediano y largo plazo”, definió) para atravesar la situación que vive la provincia, “donde hay un ex jefe de Policía preso, otros jefes investigados por enriquecimiento ilícito, se habla de cajas negras y hasta el propio ministro Lamberto admite el desgobierno de la fuerza policial”, dijo. “Pretendemos sumar esfuerzos para que el ciudadano común deje de vivir tras las rejas”, agregó la legisladora y presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales.

Su colega del PJ, Mario Lacava, dijo no tener ninguna duda sobre “la emergencia” que vive Santa Fe. “Aumentó el delito, el robo, el tráfico de drogas. En Rosario, hay bandas de narcos que se matan a la luz del día por el control del territorio para vender drogas ilegales. Entonces, lo primero que el gobierno tiene que reconocer es que estamos en emergencia, que las cosas no están bien. La respuesta está en la calle.”

Lacava recordó algunas declaraciones de funcionarios de Bonfatti que reconocieron la existencia de “sectores policiales ligados al narcotráfico”, que había “policías investigados por su conexión con narcos” y el aumento de los “kioscos de drogas” en Rosario.

“El ministro de Gobierno, Rubén Galassi, llegó a decir que la lucha contra el narcotráfico era la prioridad uno de la provincia. Y lo dijo al lado de Tognoli, que antes había sido el jefe de Drogas Peligrosas. Y como si todo fuera poco, la semana pasada, el propio ministro de Seguridad admitió que el gobierno perdió el control de la Policía”, siguió Lacava. “Sobran razones para declarar la emergencia. El gobierno se equivoca si piensa que desde el PJ estamos en una escalada. Por el contrario, le estamos dando recursos legales y financieros para afrontar la crisis y la lucha contra la delincuencia”, agregó.

El socialista Joaquín Blanco interpretó la ley de emergencia como un ataque al gobierno de Bonfatti y “al socialismo que ha sido injustamente atacado y difamado desde el gobierno nacional. Falsas, maliciosas y malintencionadas aseveraciones de presuntos vínculos y complicidad con el narcotráfico. Por eso, creemos que se está avanzando contra el gobierno provincial y el proyecto político nacional que lidera Hermes Binner”, afirmó. En la misma línea, la diputada Alicia Gutiérrez arrojó responsabilidades hacia la Casa Rosada y al pasado. “La policía estuvo 24 años bajo el signo del PJ. Y un jefe policial no se forma en cinco años, requiere mucho más tiempo”, dijo, en obvia referencia a que Tognoli tenía 25 años de carrera policial antes de que Binner lo ascendiera a jefe de Drogas Peligrosas, en 2007, y Bonfatti lo nombrara jefe de Policía de la provincia, en diciembre de 2011. “El gobierno tiene que reconocer que la Policía se le fue de las manos”, le retrucó el jefe del bloque kirchnerista, Darío Mascioli.

Compartir: 

Twitter
 

Los diputados provinciales aprobaron la norma con 30 votos a favor y 12 en contra.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.