EL PAíS › FUERON CONDENADOS DOS MILITARES Y CINCO EX POLICíAS EN LA LLAMADA CAUSA 50 O BASE AéREA

Los represores del norte de Santa Fe

El Tribunal Oral Federal de la provincia halló culpables de secuestros, torturas y delitos sexuales a los aviadores Danilo Sambuelli y Jorge Benítez y a los ex policías Carlos Nickisch, Horacio Machuca, Rubén Molina, Arnaldo Neumann y Eduardo Luque.

Por primera vez en la provincia de Santa Fe, una condena incluyó los delitos sexuales entre los crímenes contra los derechos humanos. Fue ayer, cuando el Tribunal Oral Federal de Santa Fe emitió una sentencia histórica al condenar a dos militares retirados y cinco ex policías provinciales por detenciones clandestinas, torturas y violaciones cometidas durante la última dictadura. Los organismos de derechos humanos locales, los abogados que lideraron las querellas y funcionarios del gobierno local expresaron su conformidad con el fallo.

Tras casi ocho meses de un juicio que integró los crímenes denunciados en la denominada Causa 50 o Base Aérea, y más de sesenta testigos, los jueces María Ivon Vella, José María Escobar Cello y Otmar Osvaldo Paulucci condenaron al comodoro retirado Danilo Sambuelli y a los ex policías Carlos Nickisch, Horacio Machuca, Rubén Molina y Arnaldo Neumann por los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada por amenazas y violencia, tormentos agravados, vejaciones y violación agravada reiterada. A Jorge Benítez, el otro miembro de la Fuerza Aérea acusado en este juicio, y al ex policía Eduardo Luque, el TOF de Santa Fe los condenó por los mismos delitos a excepción de la violación. El proceso oral dejó completamente al desnudo el accionar de la III Brigada Aérea de Reconquista, epicentro del terrorismo de Estado en el Norte santafesino.

Sambuelli, señalado como el jefe de la represión entre 1976 y 1983 en esa zona de la provincia, recibió la pena más elevada, 21 años de cárcel, por la cantidad de víctimas que afectó. Benítez recibió 17 años de prisión por poco más de una veintena de víctimas. Para los ex policías, las condenas variaron entre siete y 18 años de prisión. Sambuelli, Machuca, Molina y Neumann fueron encontrados culpables del delito de violación de Griselda Pratto, que sobrevivió al terror y pudo contarlo frente al Tribunal, por lo que la sentencia del TOF 5 es histórica.

En marzo de este año, 37 años después, Pratto enumeró ante el tribunal, paso a paso, cómo sucedieron y qué secuelas le dejaron las vejaciones que sufrió entre el 5 de febrero de 1977, cuando fue secuestrada junto a su hermana Luisa, y el 26 de marzo de ese mismo año, cuando la patota de genocidas decidió liberarla. Tenía 16 años y se encontraba en la casa de Luisa, su hermana a punto de ser madre, cuando “entraron a las patadas”. Mencionó a Nickisch, Machuca, Neumann y al entonces cabo Estofaretti. Relató que maniatada y encapuchada la llevaron a la III Brigada Aérea de Reconquista, en donde fue violada por primera vez. El abuso lo sufrió en varias oportunidades en “una casa”: “Allí me sacan la capucha y las esposas y me violan. Las violaciones fueron por todos lados. Jugaban con mi cuerpo”, dijo, según publicó Rosario/12 en ocasión de la declaración de Pratto. El fallo también consideró la violación a la hermana de Griselda. La lectura de la sentencia fue seguida ayer por centenares de personas, entre militantes de organizaciones de derechos humanos, dirigentes políticos, sindicales y sociales, además de funcionarios del gobierno provincial y legisladores. “Esas mismas garantías que les negaron a nuestros hijos, que fueron desaparecidos, torturados, exterminados salvajemente fueron las que hoy recibieron ellos”, sostuvo Celina “Queca” Kofman, integrante de Madres de Plaza de Mayo de Santa Fe, en referencia a los represores condenados, sobre quienes añadió: “Hoy la están pagando, pero con todas las garantías constitucionales”. Raúl Borsatti, de la Asociación Norte Amplio por los Derechos Humanos de Reconquista, consideró que la condena es “un mensaje a toda la sociedad” que demuestra que “no hay vuelta atrás”. “Estamos contentos, valió la pena el esfuerzo. Esta es una causa que en el norte ha tenido una construcción colectiva, no hay héroes individuales en esta causa”, añadió.

El ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia, Juan Lewis, expresó su conformidad con la sentencia y se mostró expectante ante los fundamentos. El abogado querellante Iván Bordón también se manifestó “muy conforme” con el fallo del Tribunal y opinó que en este juicio “se discutió el pasado, el presente y el futuro”. “Nunca más debe haber un Estado terrorista, sino un Estado que esté más presente en la vida de los argentinos, que nos proteja, y no un “Estado que desaparezca, que torture y que viole”, completó. En tanto, su colega Lucila Puyol, que compartió la acusación con Bordón, destacó que el que finalizó ayer fue “un juicio más en este Tribunal Oral de Santa Fe sin ninguna absolución” y agradeció a “los compañeros que pusieron su voz en estos juicios, sus testimonios, sus vivencias, sus dolores, sus angustias, pero también sus esperanzas”.

Compartir: 

Twitter
 

Los acusados del juicio que duró casi ocho meses.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.