EL PAIS › LOS CANCILLERES DE ESTADOS UNIDOS E IRAN HABLARON A SOLAS

Encuentro para la historia

Por primera vez desde la toma de rehenes en la Embajada de Estados Unidos de Teherán en 1979, los cancilleres de Irán y de EE.UU. mantuvieron una reunión a solas. También hubo otra reunión de Irán con las potencias.

Kerry y Zarif durante la reunión de Irán con el G-6 en la sede de la ONU en Nueva York.
Imagen: EFE.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, y el canciller iraní, Javad Zarif, mantuvieron ayer un breve encuentro, el primero a tan alto nivel entre ambos países desde 1979, según anunciaron ambos dirigentes. La conversación se produjo al margen de otra reunión histórica que incluyó a Kerry y Zarif: la de nivel ministerial del Grupo de los Seis (grandes potencias) con Irán para discutir las preocupaciones internacionales con el programa nuclear iraní.

“Nos tomamos un momento para explorar un poco más la posibilidad de cómo proceder con base en lo que delineó el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante su discurso ante la Asamblea General, el martes pasado”, dijo Kerry en declaraciones a los periodistas tras esas reuniones. Por su parte el alto representante de la Unión Europea, Catherine Ashton, anunció que el Grupo de los Seis e Irán continuarán las conversaciones sobre el programa nuclear iraní a mediados de octubre para dar seguimiento a la “muy positiva” reunión de ayer.

La charla de ayer, que se hizo al margen de la Asamblea General de la ONU, llega en medio de un acercamiento entre Irán y Occidente propiciado por el nuevo presidente iraní, Hassan Rohani, que generó experanzas de una solución a la cuestión nuclear iraní y a un deshielo entre Washington y Teherán. La reunión celebrada ayer en la sede de Naciones Unidas fue “sustanciosa” y con “una buena atmósfera”, aseguró Ashton en unas declaraciones tras la sesión. Ashton y los ministros de Exteriores de Irán y de los Seis (los cinco países con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU –Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido– más Alemania) acordaron que se celebrarán conversaciones detalladas sobre el programa nuclear iraní el 15 y 16 de octubre en Ginebra. “Hemos discutido cómo podemos ir hacia un calendario ambicioso para ver si podemos avanzar rápidamente”, afirmó Ashton, quien agradeció al ministro iraní, Javad Zarif, por acudir al encuentro y “hablar claramente” durante su transcurso.

Según Ashton, la presencia de Zarif fue por sí misma “un cambio en la dinámica”, y todos los ministros tuvieron la oportunidad de exponer sus puntos de vista. La reunión, en la que también participó el secretario de Estado estadounidense John Kerry, fue la de más alto nivel en la que toman parte responsables de Estados Unidos e Irán.

El ministro británico de Exteriores, William Hague, destacó por su parte que “ha habido una gran mejora en el tono”, con un acuerdo para que haya “negociaciones detalladas” en Ginebra, por lo que consideró que hubo “un buen comienzo” para relanzar el proceso.

Las relaciones entre Estados Unidos e Irán comenzaron a deteriorarse después de la caída del régimen del sha Mohamed Reza Pahlevi y del triunfo de la revolución islámica de Khomeini en 1979. Aunque fue en 1980 cuando ambos países rompieron definitivamente sus relaciones tras el asalto a la embajada estadounidense en Teherán por los seguidores de la revolución, que mantuvieron retenidas a 52 personas durante 444 días. Esta crisis fue el punto más opaco de la administración Carter, cuyos intentos no lograron la liberación de los rehenes, que recién fueron puestos en libertad el primer día de la presidencia de Reagan, el 21 de enero de 1981, y tras la mediación argelina.

Esta crisis marcó el comienzo de la violencia chiíta, que se caracterizó por el secuestro de varios rehenes occidentales en el Líbano por grupos radicales apoyados por Irán como Hezbolá. En la guerra que Irak e Irán libraron entre 1980 y 1988, Estados Unidos apoyó abiertamente al régimen iraquí de Saddam Hussein. Posteriormente, en 1995, el presidente Bill Clinton acusó a Irán de apoyar el “terrorismo internacional”, de desa-rrollar armas de destrucción masiva e interferir en los esfuerzos de paz del Medio Oriente, y prohibió que empresas estadounidenses invirtieran en la industria petrolera iraní.

En 1997, con el acceso al poder en Irán del moderado Mohamed Khatami, conocido por su política aperturista, se entabló una política de diálogo entre Teherán y Washington. Desde entonces las relaciones sufrieron idas y vueltas, pero nunca se terminaron de encarrilar.

Durante el régimen de Mahmud Ahmadinejad (2005-2013), las presiones de Washington para que Irán abandonara su programa nuclear continuaron. En julio de 2008, la tensión aumentó tras las amenazas iraníes de “borrar del mapa” a Israel y la fuerza naval de Estados Unidos en el golfo pérsico, en caso de un ataque contra las instalaciones atómicas iraníes. El pasado año, en marzo, Estados Unidos trasladó su deseo de que las tensiones con Irán por su programa nuclear se resolvieran por la vía diplomática, tras el endurecimiento de las sanciones.

El acercamiento de ambos países se produce unos meses después de que el moderado Hassan Rohani accediera a la presidencia de Irán, al vencer en las elecciones de junio pasado.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared