EL PAIS › LOS EJES DEL DISCURSO DE CAMPAÑA DE MAURICIO MACRI

El libreto PRO para el 2015

El jefe de Gobierno porteño buscará mostrarse como un dirigente con proyección nacional que no sólo se ocupa de la gestión en la ciudad de Buenos Aires y se diferenciará de Sergio Massa. También le aconsejaron buscar más cercanía con la gente.

 Por Werner Pertot

”Soñar no cuesta nada”, dice el tema de Kevin Johansen. Pero eso no sería del todo cierto para Mauricio Macri, que sueña con ser presidente y viene invirtiendo dinero en ese proyecto desde 2002. Su última adquisición fue el alquiler de las flamantes oficinas de Balcarce y Belgrano, donde ubicó a sus equipos técnicos, de comunicación y a sus estrategas políticos. Los tres principales consejos que recibe el jefe de Gobierno de sus asesores son: buscar cercanía con la gente –para lo que está visitando a diversas personas en sus casas–, despegarse de a poco del rol de ser sólo jefe de Gobierno y diferenciarse de Sergio Massa. Para esto, idearon el discurso de “la tercera vía” que Macri repite por estos días. Sin posibilidad de tallar en el peronismo opositor, algunos le recomiendan aliarse con los radicales, pero eso recién se definirá en 2015.

La mudanza a las oficinas de Balcarce se concretó a comienzos de este año. Son cinco pisos en Balcarce y Belgrano, a los que los macristas le dicen “Balcarce”, no sin segundas intenciones. Un recorrido por la distribución de sus pisos equivale a las distintas tareas que tienen en el PRO en torno del proyecto de que Macri sea presidente en 2015. Al subir al ascensor, hay que tener cuidado en estos días con la pintura fresca:

- Primer piso, think tank: Allí se trasladó la Fundación Pensar, el think tank del PRO. La preside el ministro de Desarrollo Económico, Francisco Cabrera, flanqueado por el director ejecutivo Miguel “Mike” Braun y el director académico y legislador porteño Iván Petrella. Allí trabajan en los planes de gobierno de Macri. Hay unas 200 personas que transitan el lugar en distintos momentos de la semana coordinados por José Anchorena, un economista egresado de la UCA. Según advierten los macristas, la mayoría son voluntarios o provienen del staff de los ministerios.

Macri tiene reuniones con sus directivos una vez cada tres semanas. Hay más de 30 áreas de equipos de trabajo, que incluyen temáticas como infraestructura, vivienda, política social, fiscal, agroindustria, minería, política exterior, Banco Central, entre otras. Miguel Braun señala que las áreas sobre las que hacen más eje son las económicas: en especial, las destinadas a inflación, energía e infraestructura. “Es un trabajo minucioso y profesional, con la meta de llegar a armar las leyes que uno quiere pasar. Queremos llegar bien preparados, que es algo que muchas veces falta”, advierte Petrella.

- Segundo piso, comunicación: La impresión es la de una empresa de programación, con su playroom para que los asesores se distiendan (incluye ping pong y una wii). Allí trabaja el equipo comunicacional del PRO, dirigido por el secretario general Marcos Peña y por el secretario de Medios Miguel de Godoy. Son los que delinean la comunicación para la campaña nacional sobre las áreas más tradicionales de prensa (diarios, radio, televisión), así como sobre las redes sociales y la comunicación directa. Los principales esfuerzos de Macri por estos tiempos están centrados en esta última área. El jefe de Gobierno viene haciendo llamados en forma personal para conversar con potenciales votantes que dejan sus datos en una plataforma digital y, en algunos casos, los va a ver a la casa. Estas salidas se organizan los viernes y los sábados y tienen como objetivo “acercar a Mauricio a la gente”, según el consejo de Jaime Duran Barba. El gurú ecuatoriano sigue como asesor externo, desde su consultora.

Un segundo consejo que recibió Macri es plantarse como candidato nacional y no sólo como jefe de Gobierno. Al comienzo de su segundo mandato, intentaron que María Eugenia Vidal fuera la cara visible de la gestión porteña para que Macri ocupara otro lugar. Pero ahora con el traslado de Vidal a candidata bonaerense, ese plan deberá ser revisado. Cualquier cambio llegará después del mundial.

- Tercer piso, rosca política: En este piso de Balcarce se ubicaron las oficinas de la conducción del partido, en manos del presidente Humberto Schiavoni y del secretario Pablo Walter. Los dirigentes trabajan en la expansión del partido (la apertura de nuevos locales, las actividades en las provincias), mientras que otros aspectos del armado nacional están a cargo del ministro de Gobierno Emilio Monzó. Esto incluye la política de alianzas de Macri, que cada vez se aleja más de Massa. El ministro de Gobierno le recomienda a Macri que busque un acuerdo con los radicales, por más que en este momento parezca improbable. Analiza que Massa va a quedar envuelto en una interna peronista de la que es posible que salga victorioso Daniel Scioli. Monzó también está a la caza de nuevos candidatos, del estilo de Miguel del Sel o Alfredo de Angeli.

“Desde el punto de vista comunicacional, buscamos transferir la identidad de la gestión porteña al resto del país y que se vea que el país se puede gobernar sin ser peronista”, destaca Monzó. “La concepción de gestión es un punto clave. También el de la tercera vía. Necesitamos fortalecer mucho esto, sin que la identidad te lleve a ser testimonial. Lo que plantea Mauricio es llegar al poder: para esto tenemos apertura para acuerdos políticos”, indica Monzó, quien advierte que “Massa es más peronismo, disfrazado de estética de lo nuevo. Pero en el fondo es el mismo esquema y el mismo sistema con la misma gente”. “La prioridad del PRO es la construcción de la tercera vía. Esto explica la consolidación del partido”, se suma Schiavoni.

- Cuarto piso, la escuela PRO: Allí está la sede del PRO Capital y también la Escuela de Capacitación Nacional, que este mes comenzará a dirigir Paula Bertol. “La idea es salir por todo el país con los cursos de capacitación para profundizar la identidad del PRO”, afirma la ex diputada. En este trabajo la asistirán el rabino Sergio Bergman y Hernán Iglesias Illia, el autor de American Sarmiento, que llegó directo de Brooklyn para sumarse al PRO.

- Quinto piso, el candidato: El último piso está reservado para las oficinas de Macri, quien todavía no las utiliza. Aunque muchos macristas consideran que la gestión porteña es la carta principal del líder del PRO contra Massa, el jefe de Gobierno también insistirá con pegar al líder del Frente Renovador al peronismo. En el PRO observan con preocupación que Massa les está copiando el discurso –en muchos casos, los primerea– y hasta los proyectos en el Congreso. Por eso, la estrategia es que Macri cada vez se diferencie más de su ex aliado bonaerense. “Massa apostó al PJ más tradicional. Cada vez que incorpora un Othacehé, vuelven votos al PRO”, advierte uno de los estrategas del macrismo. “Tampoco necesitamos caer en un discurso anti Massa”, señala otro. Un dirigente de primera línea remata: “Vamos a insistir con que Massa es más de lo mismo y nosotros somos una alternativa al peronismo y el radicalismo”. Habrá que ver si con eso le alcanza a Macri para cumplir su sueño.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared