EL PAíS › TAIANA SE REUNIO CON LULA Y AMORIM EN BRASILIA

Las asimetrías não tem fim

Fue una reunión previa a la que la semana que viene mantendrán Lula y Kirchner. El principal tema fue el de las asimetrías de las economías. Hay preocupación por la industria automotriz.

En la primera visita al Palacio del Planalto con el traje de canciller, Jorge Taiana recibió gestos de buena voluntad del presidente Lula da Silva y confirmó el buen momento que atraviesan las relaciones bilaterales. “Brasil reconoce la necesidad de la Argentina de tener espacio para industrializar”, fue, por ejemplo, la primera caricia que le hizo llegar su par brasileño Celso Amorim durante una conferencia de prensa conjunta. El desembarco de Taiana fue un aperitivo de la cumbre que Lula y Néstor Kirchner mantendrán en Brasilia el 18 y 19 de la próxima semana, y a la que se sumaría –aunque aún no fue confirmado– el venezolano Hugo Chávez para llegar a entendimientos en áreas de transporte, comercio y energética, sobre todo en relación a la construcción de un gasoducto.

El canciller argentino llegó junto a una comitiva de funcionarios para avanzar en la salvaguarda de la denominada Cláusula de Adaptación Competitiva (CAC) –el viernes habrá una reunión técnica para redactarla— que permitirá elevar aranceles a las importaciones cuando algún sector industrial se vea amenazado. “Lo importante es trabajar para que todos compartamos los beneficios del Mercosur”, consideró Taiana, poniendo sobre la mesa la necesidad de resolver las “asimetrías comerciales” de ambos países en varios rubros.

El tema que más preocupa es el automotor. Por eso las tratativas continuarán hoy, pero en la Argentina, adonde se trasladará una misión encabezada por el secretario de Desarrollo del vecino país, Sergio Martins Mello, que mantendrá reuniones con el secretario de Industria, Miguel Peirano, y el subsecretario de la misma área, José Luis Díaz Pérez.

Las diferencias entre ambos socios respecto del tema automotor obedecen a que Brasil pretende un esquema más flexible y busca abaratar las importaciones de autopartes de extrazona, mientras que Argentina apunta a que las terminales produzcan lo más posible en el país.

Más del 60 por ciento de los vehículos que se comercializan actualmente en el mercado local son fabricados en las plantas que las multinacionales del ramo instalaron en Brasil durante la década pasada, especializadas en vehículos pequeños y de menor valor.

Este y otros temas fueron parte de la conversaciones que Taiana mantuvo con Lula durante un encuentro de 45 minutos. Del Planalto, el argentino se trasladó al Palacio Itamaraty para compartir una conferencia con Amorim. Fue entonces cuando el brasileño reconoció las necesidades argentinas, con la salvedad de que eso no signifique la pérdida de competitividad del país vecino.

Taiana se trasladó a Brasilia acompañado del vicecanciller Roberto García Moritán, el secretario de Comercio Internacional, Alfredo Chiaradía, el jefe de Gabinete de la Cancillería, Agustín Colombo Sierra, y los subsecretarios de Asuntos Latinoamericanos, Leonardo Franco, y de Integración Económica, Eduardo Sigal.

A pesar de la amplia comitiva no hubo grandes definiciones, aunque los argentinos consideraron que salieron con un saldo positivo teniendo en cuenta que se trató de una reunión preliminar. A la hora de hablar, Taiana dedicó, además, algunas palabras para el presidente electo de Bolivia, Evo Morales, quien aterrizará el viernes en Brasil y el martes en la Argentina. “Esperamos con entusiasmo la visita de Evo para escucharlo y ofrecerle todo nuestro apoyo”, sostuvo.

El canciller también confirmó que existe predisposición de los países miembro para que Bolivia se sume como integrante pleno al Mercosur, ya que por ahora sólo ostenta el status de Estado asociado.

Compartir: 

Twitter
 

El canciller Jorge Taiana y el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.