EL PAIS › DIPUTADOS JUNTA PRUEBAS CONTRA EL EX SUBCOMISARIO

Patti, a un paso del bochazo

Una comisión legislativa analizará el martes las razones que impedirían la asunción del diputado electo, acusado de torturas y asesinatos.

 Por Adriana Meyer

La comisión de Diputados que dará el primer paso para definir si la Cámara acepta en sus filas al subcomisario de la dictadura Luis Abelardo Patti, ya cuenta con pruebas que acreditan su inhabilidad moral. El martes los legisladores analizarán la documentación y todo indica que confirmarán que él mismo se confesó aficionado a la tortura, como surge de su legajo policial. Tendrán oportunidad, además, de repasar sus justificaciones públicas de la aplicación de apremios ilegales como condición de eficacia en el esclarecimiento de delitos. Mañana vence el plazo para que el diputado electo presente las pruebas en su defensa ante la comisión, pero hasta el jueves no había acercado ni un papel para defenderse. Esta semana comienza la ronda de testigos, con Ethel y Gladis Cambiasso, hermanas del militante Osvaldo Cambiasso, asesinado en mayo de 1983 después de haber estado detenido varios años. También serán convocados Juan Murray, el fiscal de San Nicolás que pidió la reapertura de ese caso, la hermana Martha Pelloni, la abuela de Plaza de Mayo María Isabel Chorobik y la ministra de Defensa Nilda Garré.

La comisión a cargo del tema, que es la de Peticiones, Poderes y Reglamento de la Cámara baja, citó a Garré porque en su época de militancia habría visto el cadáver de Cambiasso, fusilado junto a Eduardo Pereyra Rossi. Las hermanas Cambiasso y otros testigos de Rosario serían convocados para el jueves a las 10. El fiscal Murray, quien denunció en Diputados las presiones judiciales que viene sufriendo por parte de Patti, pidió la reapertura de la causa Cambiasso-Pereyra Rossi, así como también la que investiga el secuestro y desaparición de Roberto Gonçalvez, radicada en la misma jurisdicción. El diputado Remo Carlotto pidió que se incorpore como prueba documentación de la ex DIPA (Dirección de Inteligencia de la policía bonaerense) sobre tareas de Inteligencia previas a ese homicidio, que demuestran que no fue un enfrentamiento como aduce Patti.

Las autoridades de la comisión consideran que es valioso el testimonio de la hermana Pelloni porque durante su participación en el caso María Soledad Morales presenció las declaraciones de Patti cuando se jactaba de “apremiar y apretar” gente, según explicó a Página/12 una fuente parlamentaria. De hecho, en Catamarca el ex subcomisario también cosechó una causa por aplicación de tormentos. El testigo Vicente Aragón lo acusó de haberlo sometido a “submarino seco” con una bolsa de nylon en la cabeza hasta provocarle principio de asfixia.

De todas las impugnaciones, la presentación de Araceli Méndez de Ferreyra y Miguel Bonasso fue la más prolija, aunque todos cumplieron en tiempo y forma. Parte de las pruebas pedidas son copias de notas periodísticas de medios gráficos. “Voy a ser claro para que se entienda. La policía para esclarecer un hecho tiene que cometer no menos de cuatro o cinco hechos delictivos. De lo contrario no puede esclarecer absolutamente nada. Esto ocurre en cualquier parte del mundo. ¿Cuáles son esos delitos? Privación ilegal de la libertad, apremios y violación de domicilio, entre otros. Cuando los comisarios no esclarecen hechos es porque, como se dice en nuestra jerga, no se la juegan”, declaró Patti en octubre de 1990 al diario Clarín. Esta y otras “confesiones de parte” son las requeridas.

También se pidió su legajo policial (11.541) y su legajo en la Conadep (2530). La denuncia ante aquella comisión lo calificó como torturador, conocido como “Patti” o “Patty”, alias “El Loco”, oficial integrante de la comisaría de Tigre. “El mismo ‘Loco Patti’ que torturaba y mataba gatos en su pueblo de Baigorrita”, como describió Horacio Verbitsky y recordaron Bonasso y Ferreyra en su presentación. Según consta en el “Manual del buen torturador” del CELS, Patti cursó hasta sexto grado y sus hobbys son “volar aviones ultralivianos, escuchar folklore y torturar”. Durante su paso por la fuerza policial, Patti tuvo 13 sumarios por apremios ilegales, atentado y resistencia a la autoridad, homicidio en riña, tentativa de robo, privación ilegal de la libertad, tenencia de arma de guerra y lesiones graves en riña.

Además de copias certificadas de la causa Cambiasso y Gonçalvez, también serán pedidas copias del caso Granada, en el que Patti tiene un procesamiento confirmado por la Cámara Federal por encubrir al teniente coronel Jorge Granada, que tenía pedido de captura en el expediente que investiga la Contraofensiva Montonera. Bonasso y Ferreyra mencionaron la existencia de otra causa en el Juzgado Correccional 5 de Morón. Allí Patti está siendo investigado por aplicación de apremios ilegales a un detenido presuntamente involucrado en el robo multimillonario a la municipalidad de Merlo. En ese caso fueron los peritos forenses de la Suprema Corte de Justicia bonaerense los encargados de comprobar el paso de corriente eléctrica por el cuerpo del denunciante.

A partir de esta semana, la comisión que preside el kirchnerista tucumano Gerónimo Vargas Aignasse tiene 15 días hábiles para producir toda la prueba. Luego vendrán los alegatos, en los cuales cada impugnante tendrá 90 minutos para exponer mientras que Patti contará con 120.

Compartir: 

Twitter
 

El ex subcomisario Patti está acusado de inhabilidad moral.
Imagen: Gustavo Mujica
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.