EL PAíS › KIRCHNER SE PRONUNCIO A FAVOR DE LA REELECCION DE LULA

“Así lo esperamos los argentinos”

Kirchner se despachó ayer con un entusiasta apoyo a la reelección de Lula en Brasil en los comicios que se realizarán el 1º de octubre. Lo hizo frente a una delegación de funcionarios brasileños. El rival de Lula será el ex gobernador de San Pablo Geraldo Alckmin.

No es un hombre adepto a las formas de la diplomacia. Por eso Néstor Kirchner no sorprendió del todo ayer al manifestar abiertamente –algo que no se estila entre los mandatarios– su deseo de que Luiz Inácio da Silva sea reelecto en Brasil. “No tengo ninguna duda de que esto se va consolidar en el segundo período de Lula, que le va a ir muy bien. Por lo menos así la mayoría de los argentinos lo esperamos”, afirmó el Presidente durante su discurso tras la firma del acuerdo automotriz entre Argentina y Brasil en el marco del Mercosur.

Las palabras de Kirchner se realizaron en la Sala de Situación de la Casa Rosada ante la presencia de la ministra de Economía, Felisa Miceli, y el titular de la cartera de Industria brasileña, Luiz Furlan. “Quiero que le den un saludo muy fuerte al presidente Lula, con quien permanentemente tenemos un ida y vuelta excelente”, le solicitó el primer mandatario a la comitiva de Brasil.

Esta no es la primera vez que Kirchner se pronuncia, sin rodeos, sobre un candidato presidencial de otro país. Así ocurrió con el líder del Frente Amplio uruguayo, Tabaré Vázquez, a quien Kirchner apoyó abiertamente pese a que esa actitud le generó un enfrentamiento con el entonces mandatario del país vecino, Jorge Batlle, con quien el santacruceño nunca se preocupó de armar un vínculo.

Algo parecido fue lo que pasó en relación con Bolivia, cuando Kir-chner mantenía un fluido diálogo con Evo Morales, uno de los líderes de las protestas que sufría el por aquellos tiempos presidente Carlos Mesa. Del mismo modo el mandatario argentino respaldó a la candidata presidencial socialista, Michelle Bachelet, frente a su competidora en la Concertación chilena, Soledad Alvear. Y luego, obviamente, también en la elección frente a los candidatos de la derecha.

El gesto de Kirchner con Lula podría ser interpretado como una devolución de favores ya que en abril de 2003, cuando el santacruceño era candidato presidencial y debía competir en segunda vuelta con Carlos Menem, fue recibido por el líder del Partido de los Trabajadores en Brasilia, en un encuentro donde no ocultó su preferencia por el patagónico.

En todos los casos, el mandatario argentino apostó y ganó: Tabaré Vázquez, Evo Morales y Michelle Bachelet son los actuales presidentes de sus países. No obstante, en el caso del uruguayo, algunos funcionarios de la Casa Rosada se arrepintieron por el abierto respaldo que incluyó lo que llaman “el voto Buquebús”, en referencia a las facilidades prestadas para que los uruguayos residentes en el país crucen a votar a Uruguay. Hoy sostienen que ese gesto no fue tenido en cuenta para evitar la profundización del conflicto por la instalación de las papeleras.

Kirchner y Lula no siempre se llevaron de maravillas. Hubo cierto recelo durante el 2003 cuando el brasileño cumplía al pie de la letra los pagos al Fondo Monetario Internacional. Ese interés por mostrar que estaba haciendo rigurosamente los deberes que le exigía el organismo internacional de crédito era motivo de disgusto en la Casa Rosada. La Argentina entonces mantenía una tensa relación con el FMI.

–Cuando asumió Lula tenía el complejo de ser más papista que el Papa. Pero no por eso en Estados Unidos lo van a querer más que antes. Ahora con Kirchner existe una fuerte relación y una estrategia regional –señaló anoche una fuente oficial a este diario.

Esa buena sintonía se intenta poner de manifiesto en cada reunión bilateral y hasta hay una clásico intercambio de “camisetas” por la pasión futbolera que reconocen tener ambos mandatarios. Más de una vez Kirchner le obsequió la camiseta de Racing y Lula hizo lo propio con la de Corinthians.

La semana pasada, tranquilizadas las aguas por las denuncias de corrupción que sacudieron su gobierno, Lula anunció su intención de competir por un segundo mandato en las elecciones del 1º de octubre. Su principal rival en las urnas será el ex gobernador del estado de San Pablo Geraldo Alckmin, del PDSB creado por el ex presidente Fernando Henrique Cardoso.

Al término del acto, la comitiva brasileña presente en la Sala de Situaciones de la Casa Rosada agradeció el apoyo de Kirchner y saludó a Miceli. Los periodistas aprovecharon para abordar a la ministra y preguntarle sobre su posible candidatura a jefa de Gobierno porteño, una alternativa que –tal como reveló Página/12 en su edición de ayer– vienen estudiando sectores de Compromiso K que responden al secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

“Yo tengo mucho tiempo para ser ministra de Economía de este gobierno”, respondió Miceli dando a entender que, a pesar de la fuerte movida que sectores vinculados al diputado santacruceño Henry Olaf Aaset hacen para posicionarla como candidata, por ahora no está en sus planes competir en la arena porteña.

Compartir: 

Twitter
 

Luego de algunos tropiezos al comienzo de la gestión, Kirchner y Lula afinaron su relación.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.