EL PAíS › ASUMIO NORMANDO COSTANTINO EN LA FUERZA AEREA

La radarización se reactiva

La ministra de Defensa, Nilda Garré, tuvo ayer un día de anuncios antes de poner en funciones al nuevo jefe de la Fuerza Aérea, Normando Costantino. Informó que el presidente Néstor Kirchner firmó un nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que autoriza la compra al Invap de once radares de dos dimensiones (2D) por un valor de 54 millones de pesos y que antes de fin de año se llamará a licitación internacional para la compra de cuatro radares de tres dimensiones. La ministra precisó también que el proceso de desmilitarización del control del espacio aerocomercial necesitará “entre dieciocho y veinticuatro meses”.

En rigor, el 14 de octubre del 2004, durante la gestión de José Pampuro en Defensa, ya se había anunciado la puesta en marcha del Plan de Radarización destinado a controlar el espacio aéreo nacional, con una inversión de 236 millones de pesos en un plazo de cinco años. El programa ya venía demorado desde 1996, cuando el gobierno de Carlos Menem convocó a una licitación internacional que fue suspendida durante el gobierno de la Alianza, a raíz de los exorbitantes sobreprecios, y finalmente fue anulada por Kirchner. El proyecto de Pampuro –quien dejó el ministerio para asumir como senador en diciembre pasado– fue revisado por Garré. El secretario de Planeamiento, Oscar Cuatromo, renegoció con el Invap los valores previstos y –según explicó Defensa– “se redujeron los costos en 17 millones de pesos: pasamos de 72 a 54 millones de pesos”.

“Creo que hemos llegado a un contrato muy conveniente y sabemos que esto va a contribuir a la seguridad de nuestros aeropuertos y, además, la satisfacción especial que tenemos es porque se trata de una empresa nacional como Invap, de altísima calidad en toda su producción”, dijo la titular de Defensa y destacó que “estamos concretando un producto, como radares de dos dimensiones de altísima tecnología, que no sólo va a satisfacer el mercado interno, sino que además promete auspiciar la apertura de nuevos mercados regionales e internacionales”.

Por su parte, el gobernador de Río Negro, Miguel Sáiz, expresó su “satisfacción” por la firma del contrato así como la decisión política adoptada por Kirchner para que los radares sean construidos con tecnología y capacidad científica argentina, en Invap, que tiene su sede en Bariloche y es una sociedad con participación del Estado provincial.

Garré explicó que la licitación internacional de los radares 3D será “muy importante en la lucha contra el tráfico de drogas, armas y contrabando” en general que está dando el gobierno nacional y que se instalarán preferentemente en el norte del país. La Argentina sólo cuenta con radares en los aeropuertos de Ezeiza, Jorge Newbery, Córdoba, Mar del Plata y Paraná.

Por la tarde, Garré puso en funciones al tercer jefe de la Fuerza Aérea de la actual gestión. En una ceremonia de veinte minutos en el helipuerto del Edificio Cóndor, asumió Normando Costantino en reemplazo de Eduardo Schiaffino. La ministra siguió sin explicitar los motivos del relevo. Costantino se tomará unos días para designar a la cúpula de la fuerza mientras siguen analizándose los pliegos de ascenso que se elevarán al Congreso. Entre sus misiones tendrá que participar del proceso de desmilitarización del control del espacio aerocomercial.

Compartir: 

Twitter
 

Normando Costantino, Nilda Garré y Eduardo Schiaffino.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.