EL PAíS

Poder, instituciones, medios

Por M. W., S. M. y F. C.

–Usted llegó en un Estado herido en su solvencia fiscal y con un poder político inexistente. Ahora hay solvencia fiscal y se dice que usted es la persona que concentra todo el poder en la Argentina. ¿Cuál es su respuesta?

–Hay una cultura de la enfermedad, permanente. Como Presidente ejerzo mi tarea de administrar y gobernar el país. Funcionan todos los poderes. Hay una Corte auténticamente independiente. Nadie puede decir que no lo sea. Obviamente hay un Parlamento que tiene mayoría oficialista, que es importante para gobernar y demás. Nosotros muchas veces deliberamos profundamente nuestras decisiones en espacios mucho más íntimos que otros gobiernos. Lo que hemos tratado de reconstruir es la autoridad política, con aciertos y con desaciertos. Cuando algunos de muy mala fe hablan de autoritarismo, es porque no han vivido el autoritarismo. Nosotros, como generación, lo hemos vivido y sabemos lo que es. Lo que pasa es que somos gente de convicciones.

–¿Eso justifica sus choques con periodistas y medios?

–Si yo disiento algo con ustedes, bueno, discutimos. Ustedes tienen su rol de periodistas y yo tengo el rol, en este momento circunstancial de la historia, de Presidente. A veces podemos tener una visión parecida de los temas y a veces podemos tener una visión diferente. Ahora, vivir en una sociedad sin hipocresía es vivir hablando. Dicen que discutir con un periodista es atentar contra la libertad de prensa. ¿Por qué? Un periodista tiene su visión, escribe, tiene una pluma, y trata de hacer –el periodista honesto, que son la mayoría– un análisis objetivo de la situación. Y uno, desde la visión que tiene, trata de hacer un análisis objetivo de la situación y a veces discuten. Eso no tiene que molestar a nadie, muestra una democracia viva, dinámica. Cuando uno insulta y agravia permanentemente es porque tiene muy pocas ideas.

–Hay una sensación instalada acerca de que el Gobierno avanza sobre algunos sectores de la prensa y que es poco tolerante al disenso.

–Al contrario, cuando uno discute es tolerante con el disenso. Una cosa es aceptar como una verdad revelada lo que ustedes dicen, o un sector del periodismo dice... Es un tema para desgranarlo porque es algo que hay que discutir en la Argentina: el rol de los medios, el rol de los periodistas, la libertad de medios y la libertad de expresión. Muchas veces la libertad de medios no va de la mano de la libertad de expresión. Pero acá hay temas que hay que aclarar. El otro día se informó que una señora hizo una denuncia en Estados Unidos acerca de que en la época de De Santibañes, o sea de De la Rúa, había 200 periodistas pagos. No sé cómo estarán colegiados ustedes, cómo deberán hacer, pero estas cuestiones hay que investigarlas. Es evidente que así como hay políticos corruptos y empresarios corruptos, hay periodistas corruptos. Así como es cierto que hay periodistas que ejercen –la gran mayoría creo yo– con honestidad, hay otros que lo condicionan al movimiento de sus intereses. Hay otros que se han apoderado de los medios para hacer políticas de extorsión, de negocios. La reconstrucción de la sociedad pasa por todas las áreas. Ibamos a llegar a un momento en que esto se iba a discutir. La intolerancia es cuando hay una sola verdad, pero acá ¿dónde hay intolerancia? Todos ustedes pueden decir lo que quieren, ¿por qué yo no puedo decir lo que quiero? Si veo que hay un artículo de ustedes que no me gusta, debato, discuto. Tendré razón o no, pero defiendo vehementemente lo que pienso. Y si me equivoco les diré que tienen razón. No tengo problema en decirlo, ya me ha pasado muchas veces.

–No sólo se cuestiona que se discuta, se denuncian presiones desde el poder...

–Los periodistas que dicen que tienen presiones... está esta persona que yo nombraba que ha invertido en este canal...

–Francisco de Narváez.

–Yo dije que era un aprendiz de Berlusconi del subdesarrollo, dice que lo hemos amenazado. Es absurdo. Cuando comprás un medio, el medio es tuyo, te tenés que hacer cargo. Los propios periodistas que integran ese canal dicen que les bajan esa línea muchos de ellos.

–De Narváez viajó en el avión presidencial a Alemania.

–Sí, claro. Los medios han dicho lo que han querido siempre. Hay medios que nos han agraviado personalmente, han mentido y mienten cotidianamente, y ni siquiera he presentado ni una queja, he soportado con estoicismo. Algunos porque no me interesa lo que digan, otros porque, bueno..., piensan así. No me puede preocupar que alguien piense ideológicamente de manera diferente que yo, pero no se diga que es independiente. Hay periodistas independientes de centro, periodistas independientes de derecha y periodistas independientes de izquierda. Y también hay periodistas cerrados desde el punto de vista de defender su ideología. Pero digo que cada uno tiene que decir qué es lo que es, no decir que es una cosa y después hacer otra.

–¿Por qué asimila la prensa a la oposición?

–Son cosas diferentes. Yo creo que la prensa se carga el problema de la oposición muchas veces. Calculo que es más difícil escribir artículos de fondo con un esquema de oposición tan anarquizada, con tan pocas ideas.

–Usted habló de la necesidad que existía de reconstituir los poderes en la Argentina. Da la sensación de que lo que se reconstituyó es la figura del Presidente y no el resto de las instituciones.

–La Corte mejoró...

–¿Qué va a hacer con las dos vacantes que quedan por cubrirse?

–Estoy mirando, observando, quiero resolver con criterio. A veces la pausa es importante para resolver bien. Hay que dejarlo fuera de todo tipo de presiones para que le sirva al país y no a una coyuntura gubernamental. El Parlamento está avanzando, por lo menos ya no se escuchan las cosas que se escuchaban antes. Obviamente, la reconstitución política e institucional de un país no es cosa de un día. Hay gobiernos provinciales que están funcionando muy bien.

–¿Por ejemplo?

–No quiero hacer nombres pero hay. Hay, y de distintos partidos políticos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.