EL PAíS › LOS SIETE GREMIOS ACORDARON NO AFECTAR SERVICIOS

Pacto social que llegó volando

 Por Sebastián Premici

El pacto social vino volando. El Gobierno cerró con todos los gremios aeronáuticos un acuerdo de convivencia “para lograr la reconstrucción y consolidación definitiva de Aerolíneas y Austral”. El acuerdo se rubricó el mismo día en que el Estado nacional tomó posesión total del directorio de AA. El ministro de Planificación, Julio De Vido, criticó al Grupo Marsans al señalar que cuando el Estado se hizo cargo de la gestión de las dos compañías, “la situación no podía ser peor”. Frente a ese cuadro de situación, el funcionario realizó un recorrido por los seis meses de gestión estatal y anunció un acuerdo para “incorporar a la flota de Aerolíneas doce Boeing B700”. También ratificó que el Estado sigue negociando con Embraer y la francesa Airbus. Esta última compañía está en el eje de la polémica, ya que el Grupo Marsans pretende que Argentina se haga cargo de un contrato firmado entre los españoles y franceses.

Desde julio del año pasado a la fecha, el Estado transfirió hacia Aerolíneas más de 1000 millones de pesos. Según De Vido, se lograron reparar 20 aviones y se proyecta para mediados de año contar con una flota de 60 aeronaves. “También hubo una mejora del 32 por ciento en los ingresos del mes de diciembre y una reducción del déficit operativo mensual, que pasó de 61 millones de dólares a 16 millones, un 65 por ciento menos”, explicó De Vido.

El funcionario también destacó el incremento de la puntualidad en los vuelos, “que había caído a 44 por ciento de los vuelos hasta los actuales casi 80 por ciento”, indicó De Vido, quien también adelantó que en el corto plazo “se intentará expandir el crecimiento del turismo internacional para llevarlo a los cuatro millones de pasajeros al año”.

“No hay lugar para errores. Lo que firmamos fue el compromiso para sacar adelante a las empresas, frente al desastre que dejó Marsans”, indicó a este diario Ricardo Cirielli, titular del gremio de los técnicos aeronáuticos y ex subsecretario de transporte aerocomercial. Para Cirielli, más allá del acuerdo firmado ayer, lo importante es que Aerolíneas elabore un plan de negocios. “Sin un plan, no hay salida”, graficó Cirielli.

De Vido fue el encargado de negociar con cada uno de los gremios el acuerdo firmado ayer. Por fuera de la letra chica, el compromiso rubricado logró sentar en la misma mesa a dos gremios enemistados (los pilotos, conducidos por Jorge Pérez Tamayo y los técnicos), cuyas diferencias habían provocado en reiteradas oportunidades la suspensión de vuelos. Incluso, este año se suspendió uno a Australia, donde los pilotos denunciaban desperfectos técnicos, mientras que el gremio de Cirielli acusaba a los tripulantes. La paz social será un desafío diario.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.