EL PAíS

La razón, el corazón y el bolsillo

 Por Horacio Verbitsky

Le pido que describa las tres principales fortalezas y debilidades del gobierno de Cristina. Su reacción es igual a la de Kirchner en el reportaje de enero de 2010. Cuando le pregunté por los tres mayores aciertos de su gobierno, dijo que le parecía mezquino ceñirse a tres. ¿Será una dificultad compartida para establecer prioridades? Sin embargo, Boudou encuentra una fórmula mixta: a este gobierno se lo puede votar con el bolsillo, con el corazón y con la razón. “Y en cada uno de estos ejes hay muchas fortalezas”.

–Empecemos por la razón –propone–. Tiene autoridad política y representa lo que quiere la sociedad argentina. Tiene capacidad de gestión en agendas muy dispares, desde lo que se está haciendo en energía eléctrica hasta el calendario de vacunación, el posicionamiento de la Argentina en el mundo o la revalorización de lo que es ser ciudadano de la Argentina, porque la presidenta lidera un equipo.

“La presidenta”, dice, con la misma distancia que se advierte en el trato. Ella lo tutea, él le dice de usted.

–Vamos al corazón.

–Tiene un valor tremendo formar parte de un proyecto político que recupera el orgullo popular de ser argentinos, que bajó el cuadro de Videla, que se anima a decirles a los más poderosos económicamente que vamos a profundizar la redistribución del ingreso. Hasta hay empresas de consumo masivo que al ofrecer su producto ponen la argentinidad en el centro de su publicidad. Esto es posible porque el país que existió hasta el 2003 ya no existe. Una sociedad que no se puede soñar y querer a sí misma es difícil que pueda progresar.

–El bolsillo.

–El crecimiento, los nuevos puestos de trabajo, el consumo interno, la sustentabilidad de la macroeconomía. Y estas mismas fortalezas marcan lo que falta, lo que viene. Más que como debilidades o faltantes lo pondría como la continuidad del modelo. E ideológicamente tiene que ver con la inclusión social, con el trabajo, con la ampliación de derechos para todos los argentinos. Por eso hay que seguir fortaleciendo la distribución del ingreso, creando trabajos formales, fortalecer el proceso de inversión privada, seguir mejorando la seguridad. También vamos por una etapa nueva en educación, ahora están los recursos, hemos llegado al 6,5 por ciento del PBI para la educación pública, ahora hay que dar un salto en calidad; vamos a seguir con la infraestructura urbana que falta y a fortalecer el proceso de inversión en energía, porque un país que crece al ritmo que crece la Argentina no puede levantar el pie del acelerador.

Compartir: 

Twitter
 

El periodista y el ministro de Economía durante la entrevista.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.