EL PAíS › EL GOBIERNO AVANZA CON LA CONADEP PARA LA AMIA

Una respuesta a la bronca

 Por Diego Schurman

“Fue una demostración de bronca comprensible ante la sensación de años de impunidad. Fue la crónica de un final anunciado.” Con esta frase, el Gobierno redondeó ante Página/12 su punto de vista sobre la concentración que convocó la comunidad judía en el Congreso. Pero en la Casa Rosada no se quedaron con las palabras: anoche mismo comenzaron a pergeñar las características de la comisión ad hoc que investigará en forma independiente el atentado a la AMIA.
El acto de ayer tuvo un aditamento especial. A diferencia del que conmemoró el décimo aniversario del ataque a la mutual, el 18 de julio pasado, la razón convocante fue el fallo del Tribunal Oral Nº 3, que dejó el caso sin detenidos.
Era de esperar entonces que, más allá del recuerdo de las víctimas, surgieran fuertes demandas al Poder Judicial, además de críticas al fallo. Es en este punto donde habrá que encontrar el significado de la ausencia de Néstor Kirchner. “El Presidente, o sea el representante del Poder Ejecutivo, no puede aparecer en una manifestación donde se preveían fuertes cuestionamientos a otro poder, como lo es el Judicial”, señaló a este diario un funcionario con despacho en el primer piso de la Rosada.
Más allá de las precauciones del caso, todos lo saben: Kirchner no está en desacuerdo con la absolución de los acusados y las imputaciones contra el juez, los fiscales, los ex funcionarios menemistas como Carlos Corach y Hugo Anzorreguy y el ex titular de la DAIA, Rubén Beraja. Más aún, su mujer, la senadora Cristina Fernández, denunció la investigación del juez Juan José Galeano y la falta de voluntad de los gobiernos anteriores de esclarecer el caso.
Hay otro punto urticante que decidió el faltazo de Kirchner y sobre el cual el Gobierno no quiso ahondar, más allá de que tiene posición tomada: la interna de la comunidad judía. Sucede que la DAIA fue uno de los convocantes. Y su presidente en ejercicio, Jorge Kirzenbaum, es del riñón de Beraja, ahora sospechado de encubrimiento del atentado. Esta es una de las razones que también provocó la ausencia de Memoria Activa.
A Kirchner, según dicen en su entorno, no le parecía oportuno mezclarse en un debate público sobre la interna de la comunidad, aunque nunca dejó de expresar su “congoja” y “desazón” por lo sucedido. La manera de diferenciarse de los gobiernos anteriores, de todos modos, hace rato que no queda en los gestos y las palabras.
Desde la Casa Rosada recuerdan lo que ya ejecutaron en pos del esclarecimiento: la apertura de los archivos secretos, la declaración de los agentes de la SIDE y el estudio que la Procuración hace de las denuncias que se elevaron en la última conmemoración del atentado.
Y ante el pedido de mayor compromiso que recientemente le formuló el presidente de la AMIA, Abraham Kaul, Kirchner encontró una respuesta rauda en la constitución de una comisión que investigue el atentado a la AMIA, al estilo de la Conadep que en su momento develó el accionar del terrorismo de Estado durante la última dictadura militar.
Anoche, apenas culminado el acto en el Congreso, el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, aseguró que desde su área “se pondrán en marcha todos los instrumentos necesarios” a favor de esa nueva Conadep a fin de que “uno de los crímenes más horrendos de la historia argentina no quede en los vericuetos y en las nulidades judiciales y no tengamos una respuesta”.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.