EL PAíS › REPERCUSIONES DESDE LA OPOSICION AL DISCURSO DE MAURICIO MACRI

Críticas, aunque con tono moderado

Todos se mostraron dispuestos a encarar una “oposición constructiva”. Ibarra pidió ver qué hace el nuevo jefe de Gobierno “en la práctica”. El kirchnerismo interpretó la mención al Presidente y a Cristina. Hubo algunas ironías y chicanas desde el telermanismo. Y conceptos moderados por parte de los legisladores de la Coalición Cívica.

 Por S. R. y W. P.

“Eso seguro se lo recomendó Durán Barba”, susurró Aníbal Ibarra cuando Macri le entregó el bastón de mando a Gabriela Michetti. El ex jefe de Gobierno, que observó la jura de su adversario Mauricio Macri con una expresión indescifrable en el rostro, se mostró conciliador ante las cámaras: “Voy a hacer una oposición constructiva”. Sin embargo, no se privó de responder al discurso de Macri sobre la seguridad, cuando propuso recuperar “esa Buenos Aires donde las familias se juntaban en la vereda a tomar mate”. “En mi barrio, la gente todavía saca la silla y toma mate. Por ahí, en otros barrios, no”, sugirió Ibarra. El resto del abanico opositor, con la misma moderación, fue crítico de la falta de propuestas concretas en el discurso de Macri.

“Hay que ver qué hace en la práctica y juzgar por los hechos, no por los discursos”, dijo Ibarra apenas terminó la ceremonia. “Sería mediocre hablar de cuentas pendientes”, dijo sobre su relación con Macri, a quien no dudó en señalar siempre como artífice de su destitución. Mientras hablaba con la televisión, un cartel se asomaba detrás de la cabeza del legislador. Decía: “No a los despidos en Canal 9”.

El kirchnerista Diego Kravetz también fue moderado: “El discurso fue igual que el de la campaña: dijo lo mismo. Me gustó el saludo y el deseo de suerte a Cristina y Néstor, pero dudo de si realmente es un gesto de grandeza, o de temor porque no sabe cómo le va a ir en la gestión. Por ahí necesita respaldo y lo dice por eso”. “Tal vez está pidiendo pista”, coincidió el ex ARI Fernando Melillo. Por su parte, el saliente vicepresidente segundo Miguel Talento interpretó que “en el macrismo conviven dos sectores: el de los modernistas y el de los procesistas. Veremos quién se impone, aunque sería deseable que sean los primeros”. “Seguiremos con cuidado las iniciativas modernizadoras y combatiremos el programa retrógrado de los procesistas”, advirtió.

El legislador de la CTA, Martín Hourest, le dejó una ironía: “Sobre la transparencia, le tiene que avisar a sus ministros, que tal vez no se enteraron”. “Me pareció pobre el discurso. No compartimos la falta de jerarquía en las palabras, porque los consensos se construyen con palabras”, aseguró el legislador del espacio de Claudio Lozano. “Vi un exceso de visión comunal y falta de visión estratégica”, sostuvo.

“Fue un discurso muy superficial, por lo corto, y carente de profundidad. Veo en el discurso enunciados generales, que son buenas intenciones de gobierno, pero no se condice con mucho del accionar previo del macrismo en la legislatura y con la escasez de propuestas que tuvieron en la transición. Tampoco con las equivocaciones en las designaciones del gabinete”, se sumó el socialista Roy Cortina. “El PS va a ser una oposición razonable, porque entendemos la expectativa que hay en la gente. Vamos a analizar cada uno de los temas y daremos nuestra crítica y nuestra alternativa”, dijo. Por su parte, el telermanista Alejandro Rabinovich indicó que “le faltó un mensaje para la gestión que recibe, porque muchas cuestiones que nombró las empezó Telerman”.

Desde la Coalición Cívica, hubo una visión más positiva del discurso. Su flamante jefe de bloque, Enrique Olivera, le deseó a Macri “que le vaya bien, por el bien de los vecinos”. Sostuvo que él será parte de una oposición “creativa, constructiva pero inflexiva a la hora de controlar la gestión”. En el mismo tono, la senadora nacional María Eugenia Estenssoro dijo que “siempre cuando una gestión empieza hay que darle crédito. Me pareció bien el discurso, porque estuvo centrado en lo que hay que hacer, que es lo que la gente espera”. La dirigente de la CC destacó el gesto de que “no viene a hacer oposición”.

Por su parte, el legislador de la CC Sergio Abrevaya advirtió que “fue corto y conciso. Algunos temas podían estar bien, pero faltaron algunos otros, como el de comunas. Eso demuestra el poco entusiasmo que tiene con el tema, que implica control social, participación ciudadana y eficiencia. No apareció el tema. Pero bueno... es Macri”.

Compartir: 

Twitter
 

Aníbal Ibarra consideró que “hay que ver qué hace en la práctica y juzgar por los hechos”.
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.