PSICOLOGíA

Por Hugo Vezzetti

El nombre y la obra de Franco Basaglia (1924-1980) han quedado asociados a la empresa de renovación de la vieja psiquiatría que tuvo su centro visible en el desmantelamiento del manicomio, en Trieste, a partir de los años setenta, y que culminó en 1978 con la aprobación de la Ley 180. Lo primero en la reforma psiquiátrica fue la decisión política, en el sentido más elevado, que intervenía, antes que sobre la “salud mental”, resguardando derechos básicos de las personas. En 1968 Basaglia había publicado La institución negada. Informe de un hospital psiquiátrico, que abrió nuevos rumbos al movimiento crítico institucional.

Pero su impulso transformador no queda limitado al plano de esas reformas, ya que fue capaz de incorporar nuevos conceptos en un campo, la psiquiatría pública y sus espacios de internamiento. Y en esa revolución de los conceptos, el “filósofo” (como lo llamaba algún colega con un dejo despectivo) encontró sus fuentes en el pensamiento fenomenológico existencial y la teoría marxista. El psicoanálisis, en cambio, no cumplió un papel significativo en su obra, lo que probablemente influyó en la recepción más bien escasa que tuvo en la Argentina. Basaglia ha quedado borrado del pensamiento “psi” argentino, dentro y fuera de la universidad. Ojalá la publicación de este libro de Colucci y Di Vittorio sirva para relanzar y renovar una lectura necesaria que, además, rescata un autor clave de la cultura intelectual de izquierda del siglo XX.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.