SOCIEDAD › DESDE AHORA, EL PASAJE AéREO SóLO ES ELECTRóNICO

Un billete en desuso

El 1º de junio dejó de expedirse el pasaje en papel en todo el mundo. La decisión permitirá un ahorro de cuatro mil millones de dólares y evitará la tala de 50 mil árboles por año.

“Decimos adiós a un icono”, dijo don Giovanni, mientras posaba para la foto. El icono referido no es nadie en persona sino un billete, y no se trata de papel moneda, aunque durante casi 90 años haya permitido embolsar miles de billones de dólares a sus emisores, esto es, las aerolíneas. El 31 de mayo pasado, a la medianoche, quedó definitivamente en desuso el sistema de pasajes aéreos de papel, reemplazados por el ticket electrónico, marcianamente designado como ET por la IATA (la asociación que agrupa a las líneas aéreas y cuyo actual presidente es el mentado don Giovanni, Giovanni Bisignani). A partir del 1º de junio, todas las aerolíneas expenden sus tickets vía Internet, sin extender ni exigir papel. La caída del icono no obedece a cuestiones prácticas sino económicas: las aerolíneas ahorrarán entre tres mil y cuatro mil millones de dólares al año.

El ET guarda la misma información que previamente tenía el billete aéreo. El pasajero tiene su beneficio. Según las recomendaciones de la IATA, es más fácil cambiar el itinerario desde la propia pantalla. “La decisión que tomó la IATA está en línea con la digitalización de los procesos que se vienen dando en toda la industria del turismo –señaló Alejandro Tamer, gerente de Despegar.com, que inició la experiencia hace ocho años–. Con la necesidad de bajar costos, agencias y empresas de turismo van a eliminar pasos burocráticos.”

En cierta forma, las ventajas para el pasajero serán notorias. Todo el trámite se realiza a través de Internet. Los datos son provistos por el pasajero o la agencia de viajes elegida, incluyendo la reserva de butacas. No se requiere retirar el pasaje de ninguna oficina, con lo que se ahorran tiempos; no se pierde porque directamente no existe físicamente. Y con sólo presentar el pasaporte o documento en el mostrador de la aerolínea, junto con la clave del ET, se puede cumplimentar el trámite de verificación de datos en el check-in.

La IATA agrega, además, datos convincentes: la discontinuación de los billetes representa evitar la tala de 50 mil árboles o cinco kilómetros cuadrados de bosque al año. Los pasajes de papel comenzaron a usarse en la década de 1920. Cada aerolínea establecía sus propias reglas. No llevó mucho tiempo para que reconocieran la necesidad de establecer parámetros comunes. En 1930, la IATA desarrolló el sistema de pasajes escritos manualmente utilizado hasta los ’70. En el ’72, en coincidencia con la crisis del petróleo, en Tokio la IATA desarrolló el primer billete impreso en forma automática. Y por primera vez apareció impreso su logo en el billete. Once años más tarde, los billetes comenzaron a imprimirse con una banda magnética en la que se incorporaban todos los datos escritos en el papel, lo que facilitaba el trámite del preembarque. En 2005, en lo que parece haber sido el pico de expedición, se vendieron 285 millones de billetes de papel de la IATA en todo el mundo.

Pero Internet ya existía. El primer ET fue realizado en 1994. Por aquel entonces, la curiosidad y la desconfianza hicieron lo suyo. Pero el avance hacia el ET fue lento. Según datos de la propia IATA, en mayo de 2004 sólo el 19 por ciento de los pasajes eran ET.

¿Cómo se llegó al 97 por ciento de los pasajes en el mundo en 2007? Muy sencillo: el billete aéreo tiene un costo de entre 8 y 10 dólares por unidad. El ET, entre 50 centavos y un dólar. Según las estimaciones, el adiós al icono representa un ahorro de entre 3 mil y 4 mil millones de dólares al año. Para llegar a la conversión la IATA debió contactar a alrededor de 60 mil agencias de viaje en todo el mundo para recolectar unos 32 millones de “iconos” desechados. El ahorro no contemplará el bolsillo de los pasajeros. Ayer, la IATA, reunida en Estambul, consideró que el aumento del barril de petróleo les provocará a sus asociadas una pérdida de entre 2300 y 6100 millones de dólares. “Los precios están por las nubes”, dijo don Giovanni, mientras posaba para la foto.

Compartir: 

Twitter
 

Giovanni Bisignani dio por finalizada la era del billete aéreo.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.