SOCIEDAD › DE ABOGADA DE CARLOS TEVEZ A DIRECTORA GENERAL DE LA NIÑEZ PORTEÑA

Una experta en el área

Se llama María Vanesa Wolanik y fue designada por Macri como directora del área de la niñez en la ciudad. Su único antecedente en el tema es haber asesorado a Tevez en el reclamo por su derecho a jugar en Boca y no el Sub-20, hace cinco años. En ese momento, tuvo éxito.

 Por Horacio Cecchi

Los programas y recursos de protección de la niñez de la ciudad están siendo desmantelados.

La última designación en el área de la niñez del gobierno porteño desató una fuerte polémica y una no menor preocupación. María Vanesa Wolanik fue designada como titular de la Dirección General de Niñez y Adolescencia. La transparencia de los actos de gobierno, siempre declamados por Mauricio Macri, quedó palmariamente demostrada: la mayor aproximación que demostró Wolanik en sus antecedentes en el área (de niñez) fue defendiendo los derechos del joven Carlos Tevez en su disputa con la AFA, cuando Tevez prefería jugar para Boca en lugar de la Selección Sub-20. María Wolanik, hija del apoderado de Boca, Pedro Wolanik, tuvo éxito en su gestión presentando un recurso de amparo ante la Justicia. “No es un problema de ideología –dijo la legisladora porteña Gabriela Cerruti (FpV)–, sino de hipocresía.” “Se pone de manifiesto la degradación de la política de la niñez, designando a una profesional que no tiene la menor experiencia en el tema”, sostuvo José Machaín, consejero del Consejo de los Derechos del Niño”.

La profusión de datos de María Wolanik se desarrolla en las páginas de los suplementos deportivos, cuando a fines de 2003 el chico Carlos Tevez reclamó quedar liberado del patronazgo del Estado, en este caso bajo el mote de Selección Sub-20 (aunque, después de todo la AFA no consista en una agencia estatal) para poder potrerear en libertad con los chicos de La Boca, en oportunidad de la final Intercontinental contra el Milan, en Japón. Diez días de gloria en los medios y después fue llamada a silencio.

Ayer, el gobierno de Macri, a través de la ministra de Acción Social porteña, María Eugenia Vidal, la arrastró del anonimato al espacio público designándola como directora de la Niñez, dependiente de su área.

“La designación de Wolanik es una nueva muestra de la falta de respeto de Macri por las cuestiones relacionadas con la niñez en situación de vulnerabilidad social”, sostuvo la legisladora Cerruti.

El estado de situación de los chicos de la calle durante el gobierno macrista está en la vía. En octubre de 2007 y al impulso de un amparo contra el gobierno porteño presentada por el asesor tutelar de Menores 1 de la Capital, Gustavo Moreno, el entonces jefe de Gobierno Jorge Telerman fundó Casa Puerto, en Flores, para la atención de jóvenes adictos al paco. En agosto pasado, la Asesoría Tutelar insistió ante la Justicia: denunció que no existe un programa concreto y que en Casa Puerto son atendidos sólo ocho chicos y el máximo de alojados fue de 15 cuando la capacidad alcanza a 25. Para Cerruti, ex ministra de Desarrollo Social, “Casa Puerto era el único lugar donde se podía recibir a los más chicos. Hablamos de edades de 6, 7, 8 años, que ya muestran adicción al paco. Es una edad muy específica y no es lo mismo que un adolescente de 18”.

Para colmo, según los especialistas, Macri optó por una suerte de vaciamiento de presupuesto, personal, centros y operadores, en lo que atañe a la niñez. Los centros de atención, el alojamiento a los jóvenes, los refugios a los chicos adictos cayeron en la ola de la tercerización.

De hecho, en abril pasado PáginaI12 publicó la convocatoria a ONG que hizo la ministra Vidal para gestionar dos paradores para niños en la calle. La convocatoria se realizó después de dejar caer en la inanición a los refugios públicos. “No le gustó y llamó a concurso público. Son recursos del Estado que porque no le gustaron o no le quedaron los pasó a la parte privada”, señaló Machaín. “Privatizan el sistema de atención a la niñez y no cumplen con las leyes de protección integral –sostuvo Cerruti–. Se están sacando de encima a los chicos de la calle.”

La convocatoria de la tercerización tuvo su cúspide cuando la ministra Vidal designó como directora de Coordinación del Programa de Chicos en Situación de Calle a Andrea Bruzos. El programa, tal como está planteado por el gobierno, consiste en derivar chicos que debieran ser atendidos por el Estado a las ONG, con fondos del programa. El presupuesto del área es de un millón y medio de pesos al año. Bruzos fue designada para evaluar y determinar las ONG que estuvieran en condiciones para recibir a esas pobres criaturas. Hasta que fue designada, era titular de la ONG Pronat, dedicada a la recepción de chicos. Después renunció, dejó a cargo a su marido, que era empleado estatal, y se dedicó a determinar qué ONG estaba en condiciones de recibir fondos, entre ellas la de su marido. Y como para los chicos nada mejor que una familia, ahora fue designada como directora de la Niñez María Vanesa Wolanik, hija del apoderado de Boca y que llegó a exigir la aplicación del artículo 14 de la Constitución Nacional, en defensa de los derechos del niño Tevez. “La designación de Wolanik –sostuvo Machaín– demuestra que aquello que anunciaba Macri en su campaña, que tenía equipos de especialistas que se venían preparando desde hacía años para ayudar a los chicos es una patraña. Cuando no se tiene a nadie se designa al que tenés a mano”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.