SOCIEDAD › UN JOVEN DE LOMAS DEL MIRADOR FUE LLEVADO A UNA DEPENDENCIA POLICIAL Y NUNCA MAS FUE VISTO

Luciano, un nuevo desaparecido

 Por Adriana Meyer

–Orieta es mi apellido.

–¿Como los dulces?

–Sí –dice Vanesa con una sonrisa, y será la única que mostrará durante todo el diálogo con Página/12. Es que tiene pocos motivos de alegría desde el 31 de enero, cuando desapareció su hermano Luciano Arruga, de quien podría decir que cumplió 17 años si tuviera la certeza de que está vivo. “Buscamos a Luciano con la esperanza de que esté con vida, pero somos conscientes de que quizá ya no se apunte a eso”, dice al borde de la resignación. El abogado de la familia asegura que “ya está probado que los policías del destacamento de Lomas del Mirador lo levantaron de la calle”, y un peritaje determinó que estuvo en ese centro policial. Algo que Vanesa tuvo claro desde el primer momento, cuando a su madre no le quisieron dar copia de su declaración. Cuando la fue a buscar vio cómo limpiaban la delegación con gran energía y lavandina.

Hace dos semanas, un chico del barrio se quebró y contó a la familia lo que sabía: un compañero de secundaria les dijo que había estado detenido junto a Luciano, y que ambos habían sido “reventados a palos”. Este chico lo vio a Luciano aparentemente muerto en la delegación, y por eso está muy asustado. “Nos golpearon mucho, a Luciano lo vi mal, lo mataron a golpes”, fueron sus palabras. Se habría cumplido la amenaza que recibió en septiembre, cuando lo detuvieron y lo llenaron de moretones mientras le decían “negrito de mierda, terminás con un tiro en el pecho”.

El sábado 31 de enero Mónica Alegre se levantó temprano y ya no encontró a Luciano. Había estado con sus amigos en la esquina. En un momento fue hasta su casa, que quedaba a pocos metros, y mientras volvía lo pararon policías del destacamento de Lomas del Mirador, creado luego de sucesivas movilizaciones por mayor “mano dura”. “En la causa hay testigos que declararon que la policía lo levantó de la calle, ahora están ampliando sus dichos con la nueva fiscal del caso”, explicó el abogado Pablo Pimentel, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH). Es que ante la inacción de la UFI 7, a cargo de Roxana Castelli, acudieron a la Fiscalía General que pasó el caso a la fiscal Cecilia Cejas (UFI 1).

Aquel día comenzó la búsqueda por comisarías y hospitales, y presentaron un hábeas corpus, que fue rechazado. Luciano vive con su madre y sus dos hermanos menores. Vanesa, hija de diferente padre, es la más grande, tiene 26, cursa segundo año de la carrera de Sociología de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y trabaja en una empresa en Morón. “Luciano estaba por empezar la secundaria, trabaja en una fábrica de fundición, es de River y le gusta Charly García, cumbia, reggaeton. Cada tanto cartoneaba para tener algo más, aunque le decía que no lo hiciera. La policía lo paraba acusándolo de robo, yo iba a buscarlo y les decía a los policías: ‘¿Dónde está el móvil para robar, el carrito de cartoneo?’ Eran excusas para hostigar a chicos como él –dice Vanesa–. Hubo dos semanas de incertidumbre, y por un llamado extorsivo la DDI de San Justo intervino teléfonos y apretó a amigos de mi hermano en la brigada. Era una pantomima, no lo estaban buscando.”

El antecedente

El 21 de septiembre Luciano fue llevado al destacamento creado a instancias del vecino Gabriel Lombardo. Ubicado en Indart 106, de Lomas del Mirador, parece un chalet de familia más que una unidad policial. “¡Vanesa, me están pegando!”, gritó Luciano mientras su hermana esperaba que lo liberaran. Cuando salió, señaló uno a uno a los golpeadores. Todos se negaron a dar sus nombres. “Acá no te hicimos nada. Negrito de mierda, te vamos a llevar a Quintana para que te violen, o terminás en un zanjón”, lo amenazaron. En el policlínico de San Justo verificaron los golpes, y, según su hermana, lo volvieron a parar cada vez que andaba por la calle.

El destacamento

El barrio 12 de Octubre es muy humilde y Gabriel Lombardo, presidente de Vecinos Alerta por Lomas del Mirador (Valomi) cree que toda la inseguridad está depositada en esas cuadras. Por eso logró la creación del destacamento. Según la familia de Luciano, sus miembros comen asado en casa de Lombardo y cuando pasan se saludan con su esposa. “En todo el oeste hay madres buscando a sus hijos, que aparecen golpeados y sometidos a submarino seco para meterles miedo y luego utilizarlos para robar para ellos”, describe Vanesa.

Por la detención del 21 de septiembre no hicieron la denuncia. “Se iban a poner más violentos, no les podés tocar un pelo. Sufrimos inseguridad de parte de los que tienen que dártela. Y en este caso se les fue la mano, lamentablemente a una le toca sufrirlo. Mientras tanto, los que reclaman seguridad te miran y te señalan con el dedo”, explica la futura socióloga. A pesar de los logros de Valomi, en la zona ocurrieron casos resonantes: los asesinatos del florista de Susana Giménez y del entrenador de Guillermo Coppola. Valomi organizó una marcha contra la inseguridad, con Constanza Guglielmi, hija de un general acusado en Conadep. Al mismo tiempo, familiares y amigos de Luciano, con el Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA) y de la FUBA, hicieron su marcha con pancartas del chico desaparecido, que pasó mediáticamente desapercibida. Pero ante las cámaras, Lombardo insistía en que “no tiene nada que ver”.

¿Un nuevo Bru?

Vanesa Orieta y su mamá Mónica Alegre se contactaron con Rosa Bru, madre del estudiante de periodismo que permanece desaparecido desde 1993, luego de haber sido torturado y asesinado en una comisaría de La Plata. “Nos sorprendió que ella contaba en su historia cosas muy parecidas a lo que nos pasó, incluso que al hijo le decían ‘el Stone’, y el nombre de mensaje de texto de Luciano es ‘el Stone’”. Pero no es el único caso semejante. Iván Torres desapareció en octubre de 2004 de la comisaría de Comodoro Rivadavia, donde su madre acampa desde hace un año. A pesar de que la abogada Verónica Heredia logró el reconocimiento del caso como “desaparición forzada de persona” no hubo jamás una pista sobre Iván.

Para quienes puedan aportar datos sobre Luciano Arruga hay un correo electrónico, dondees [email protected], y un blog, www.lucianoarrugadesaparecido.blogspot.com

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared