SOCIEDAD › LA CáMARA DE DIPUTADOS TIENE PREVISTO DEBATIR HOY EL PROYECTO PARA CAMBIAR EL CóDIGO CIVIL

El turno del casamiento homosexual

Los diputados tienen en agenda hoy la iniciativa para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo. Todos los bloques dieron libertad de acción. Kirchner prevé asistir para votar a favor, como la mayoría del FpV.

 Por Emilio Ruchansky

Si hay quórum en el recinto y el debate sobre el impuesto al cheque no altera los ánimos en la Cámara de Diputados de la Nación, hoy podría tratarse la reforma al Código Civil que permite el casamiento entre personas del mismo sexo. Y lo más importante: podría aprobarse. Todos los partidos y bloques dieron “libertad de acción” ante una votación que teñirá definitivamente a conservadores y liberales. En el Frente para la Victoria ya hay un acuerdo para que no asistan quienes planean votar en contra, facilitando la necesaria mitad más uno, y se confirmó que el diputado Néstor Kirchner asistirá a su banca, si la balanza se inclina por la igualdad de derechos. Entre los radicales creció al apoyo, en coincidencia con las bases laicas del partido. En la Coalición Cívica la mayoría es arrolladora. María Rachid, titular de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt), recordó, entre nervios y euforia: “Hace cuatro años que sembramos esta lucha, ya es hora de cosecharla”.

A fines del año pasado, la posibilidad de que se tratara esta reforma fue detenida por el kirchnerismo, bloque mayoritario por entonces, porque quienes operaban a favor señalaron que arruinaría el viaje de la Presidenta al Vaticano. Además, entre diputados y diputadas oficialistas circulaba la idea de aprobar una unión civil más completa y evitar la confrontación con la Iglesia. ¿Qué cambió ahora? Según una fuente cercana a Agustín Rossi, presidente del bloque, “hubo más apoyo político y más criterios, además del dictamen de comisión”.

La misma fuente aseguró que la mayoría aprueba el dictamen de mayoría –que resume los proyectos de Vilma Ibarra, Silvia Augsburger y la Falgbt– y destacó que Rossi firmó el dictamen y puso la cara en una conferencia de prensa en apoyo. “En política, esa es una señal clara. Obviamente, hay posiciones encontradas, pero si el presidente del partido y el presidente del bloque están a favor, los diputados, más allá de la libertad de acción, tienen muy en cuenta esta opinión. Ellos son lo que marcan la línea política a seguir dentro del bloque”, explicó después.

Entre los radicales hay dos mujeres dedicadas a concientizar a sus pares: María Luisa Storani y Silvia Storni. Esta última le dijo a Página/12 que la cuestión está dividida, pero existe una “diferencia abismal”, un salto cuantitativo y cualitativo a comparación de año pasado. “Al principio no aceptaban ni la unión civil, muchos se lo tomaban en broma. Hubo que explicar que no debatimos el matrimonio religioso, sino el matrimonio civil”, señaló Storni. Quienes se oponen, comentó la diputada, objetan la posibilidad de la adopción compartida, “aunque no se está reformando la ley de adopción”.

La diputada admitió que juegan en contra “el miedo, la desinformación y una gran cuota de prejuicio, como en los demás partidos; además, el tema no está instalado en todo el país por igual”. Su argumento más convincente ante esto, agregó, es explicar que las familias homoparentales son una realidad y que se debe legislar para protegerlas, como indican los tratados internacionales a los que suscribió la Argentina. “Estamos en un país tradicionalista y preocupa el tema de las nuevas familias. Yo les recuerdo siempre que los homosexuales surgen de familias heterosexuales”, señaló Storni, quien destacó el impacto social y el debate generado por los cuatro casamientos homosexuales aprobados por la Justicia.

De los 19 diputados de la Coalición Cívica, 15 van a votar a favor. “Hay tres que votarían por la unión civil y (Elisa) Carrió se va a abstener”, confió una fuente cercana al diputado Adrián Pérez, quien aseguró que darán quórum. “Hubo una discusión muy interesante, puedo adelantar que todos los discursos van a ir en el sentido de la igualdad de derechos “, agregó la fuente. El panorama dentro del socialismo es similar.

En el Peronismo Federal la opinión está dividida (ocho a favor y siete en contra). Sólo el PRO, tal como informó un vocero de Iván Pinedo, está abiertamente en contra y tratará de imponer su proyecto “alternativo” de enlace civil. “Igual tenemos sólo 9 diputados, o sea, que no damos vuelta la balanza”, admitió el vocero, que confirmó que hay un voto a favor, el de Laura Alonso, y otro en duda: la joven Soledad Martínez. El voto negativo del PRO contradice la postura de su líder, Mauricio Macri, que les dio el visto bueno en la ciudad a los casamientos autorizados por la Justicia.

Vilma Ibarra, una de las autoras del proyecto, se mostró muy confiada en la votación. Para ella pesó mucho la sensibilización producida por los casamientos de Alex Freyre y José María Di Bello y, más recientemente, el de Norma Castillo y Ramona Arévalo, esas dos señoras con treinta años de pareja que conmovieron a muchos detractores, excepto al ex futbolista José Sanfilippo. “También influyó el recuerdo de que hasta hace poco las mujeres no votaban o que no había posibilidad de divorciarse. Ya no se puede imponer la heterosexualidad, creo en 10 o 15 años vamos a decir sobre esto ‘mirá lo que se estaba discutiendo, qué atrasados que estábamos’”.

Por lo pronto, hoy en el Congreso se debatirán primero algunos aspectos formales de la ley del cheque y hablaría un legislador por el oficialismo y uno por la oposición, como para no extenderse en el tiempo. Esto fue acordado anoche tras las reuniones de bloques para decidir la labor parlamentaria a seguir. Pueden colarse otros temas que atrasen el debate, aunque parece poco probable. Por la tarde, si se quedan 129 legisladores, se tratará la reforma a los artículos 172 y 188 del Código Civil, en pos de que se sustituyan las palabras “hombre y mujer” por el término “contrayentes”.

Nadie lleva mejor el conteo de votos que la Falgbt, impulsores de los amparos judiciales que derivaron en los casamientos. Según el cálculo más pesimista de la titular de la Federación hay al menos 131 apoyos, 30 detractores, 20 abstenciones y entre 80 y 90 legisladores que aún prefieren mantener en secreto su postura. “Si algunos de los que apoyan no lo hacen contamos con algunos votos a favor entre los indecisos, los que se abstienen nos aseguran el quórum. Yo creo que sale”, calculó Rachid anoche. Hoy, cientos de militantes por los derechos civiles asistirán al Congreso desde distintas partes del país ante la posibilidad de un avance histórico. Irán impulsados, como dijo el presidente José Luis Rodríguez Zapatero tras la aprobación de una norma similar en España, por dos fuerzas imparables: la libertad y la igualdad.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Alvarez y Martín Canevaro, una de las parejas que pudo casarse en Buenos Aires por obtener una autorización de la Justicia.
Imagen: Bernardino Avila
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.