EL PAíS › EL SENADO TRATARíA EL MIéRCOLES 5 LA LEY QUE AUTORIZA EL USO DE RESERVAS PARA EL PAGO DE DEUDAS

Proyecto Verna busca apoyo de Verna

El FpV no logró las firmas para el dictamen en favor del proyecto de Carlos Verna. Le faltó convencer, justamente, a Verna. Pero tras obtener anoche la rúbrica de Menem, persuadió al pampeano de agregar la suya hoy. En una semana, al recinto.

 Por Sebastián Premici

El sainete legislativo en el Senado tuvo un nuevo capítulo, protagonizado por Carlos Menem y el pampeano Carlos Verna. El Frente para la Victoria no logró reunir las firmas necesarias para emitir un dictamen en el plenario de las comisiones de Presupuesto, Economía y Coparticipación sobre el proyecto de ley para la utilización de reservas, que estaba previsto tratar hoy en el recinto. El pampeano había condicionado su apoyo (aunque parezca irónico, se estaba analizando su propia iniciativa) a la firma de Menem, ya que no quería aparecer como el senador que habilitara el debate en el recinto. Sin embargo, la rúbrica de Menem llegó recién ayer por la noche y el pampeano, más tranquilo, le aseveró al oficialismo que hoy al mediodía firmaría el dictamen. Si se da este escenario, el proyecto podría tratarse en la sesión del 5 de mayo. La iniciativa en cuestión tuvo dos modificaciones: se crea una comisión bicameral de control de los pagos de los vencimientos y se incluyó un artículo para derogar el DNU 298 cuando la iniciativa sea convertida en ley.

Las comisiones de Presupuesto, Economía y Coparticipación están dominadas por la oposición. La proporción es 9 a 6 en la primera y 8 a 7 en la segunda. Para lograr el dictamen, el oficialismo necesitaba tener la mayoría en todas las comisiones. La llave para solucionar esa imposibilidad numérica cayó sobre Verna y Menem. Sin embargo, al momento de iniciar el debate conjunto, varios legisladores del oficialismo no estaban en la cámara: tal fue el caso de Daniel Filmus, José Pampuro (quien tuvo problemas personales), mientras que el chubutense Marcelo Guinle llegó tarde.

Obviamente, esa falta de legisladores del FpV fue aprovechada por la oposición para jugar con el quórum. Los faltazos más notables fueron de los radicales Gerardo Morales y Ernesto Sanz, y el peronista disidente Adolfo Rodríguez Saá. Este escenario preocupó al oficialismo. Los senadores Nicolás Fernández y Eric Calcagno, titular de la Comisión de Presupuesto, estuvieron hablando diez minutos con Verna, que a su vez preside Coparticipación. A la vista de todos, las palabras que pronunciaban todo el tiempo eran “faltan senadores”.

–Llamame a Pampuro –le gritó Fernández a su secretaria.

Frente al escenario adverso, Fernández y Calcagno se reunieron con Miguel Pichetto, titular del bloque K, en un salón contiguo. Para ese entonces, Verna ya había adelantado que él sólo firmaría un dictamen junto al oficialismo si antes éste conseguía las firmas de su bloque y la de Menem.

La cobista Laura Montero dio el puntapié inicial en la reunión plenaria. “Habiendo transcurrido 30 minutos reglamentarios, no hay quórum en ninguna de las comisiones”, señaló la mendocina.

–Sí que lo hay –le respondió, sin dudarlo, el formoseño José Mayans (FpV).

–El reglamento dice que si hay cinco senadores por comisión se puede iniciar el debate pero no emitir dictamen –se apuró en aclarar Verna. El pampeano estaba más apurado que la propia Montero en levantar la reunión. A su vez, varios opositores iban abandonando el recinto, como María Eugenia Estenssoro y el radical Roy Nikkish. El quórum para trabajar en las comisiones se hacía cada vez más difícil. Sin embargo, Guinle, que estaba retrasado, llegó para la reunión, al igual que Romero.

Casi como un juego de azar, todas las comisiones tuvieron quórum. El titular de Presupuesto leyó el dictamen que había propuesto originalmente Verna y que fue adoptado por el oficialismo. De ahí surgieron las dos modificaciones –crear una bicameral para controlar el pago de vencimientos y derogar el DNU 298 cuando el proyecto sea ley–. Terminada la lectura, se pasó a la firma del supuesto dictamen. El FpV necesitaba 20 rúbricas para obtener la mayoría en todas las comisiones –el pampeano Verna contaba por tres firmas, ya que pertenece a todas las comisiones–. Sólo logró reunir 14. El propósito quedó frustrado, pero hoy habrá un nuevo capítulo en las idas y vueltas dentro del Senado.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Verna, el senador en medio de la polémica. Y los tironeos. No quiso ser el que definiera el quórum.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.