EL PAíS › CRISTINA RECIBE AL PRESIDENTE URUGUAYO

Con Mujica en Olivos

José “Pepe” Mujica llegará en helicóptero directamente a la residencia de Olivos, acompañado por su canciller Luis Almagro. Cristina Kirchner lo recibirá junto a su canciller, Jorge Taiana. En el primer encuentro de los presidentes tras el fallo de la Corte de La Haya, el objetivo es acordar cómo se instrumentará la sentencia del tribunal internacional, en especial en lo relativo a la forma en que Argentina y Uruguay van a realizar el monitoreo compartido de Botnia. Pero la reunión viene teñida además de expectativas de orden político. El gobierno uruguayo pondrá sobre la mesa su reclamo porque se levante el corte de ruta de Gualeguaychú. Como contrapeso, y para que no quede instalada la idea de que es la Argentina la que debe dar explicaciones, desde la Casa Rosada aseguran que la Presidenta espera un pedido de disculpas de Mujica por la violación del Tratado del Río Uruguay.

La agenda del encuentro, pautado para las 16, tendrá así varios puntos. La cuestión de mayor peso –aunque con menor atención mediática que la discusión sobre el bloqueo del puente y el eventual mea culpa uruguayo– es qué funciones y poderes le darán los presidentes a la Caru, la Comisión Administradora del Río Uruguay, que según indicó la Corte de La Haya en su fallo es la que deberá encargarse de garantizar que el río no se contamine. Un tema que todavía no está claro es si Uruguay permitirá que los técnicos argentinos, como parte de la Caru, tomen muestras del agua en el lugar donde Botnia vuelca sus efluentes. Hasta el momento, la Argentina ha realizado el muestreo sobre las costas de Gualeguaychú, donde los efluentes de la papelera llegan diluidos. Desde Entre Ríos se está haciendo por esto el planteo de que un monitoreo conjunto debe incluir la posibilidad de que la Argentina controle qué es lo que Botnia descarga al río. En el mismo sentido está la incógnita sobre qué hace la papelera con sus residuos sólidos, ya que un eventual enterramiento de estos desechos afectará la cuenca.

Esta posición fue explicitada ayer por el senador y ex vicegobernador entrerriano Pedro Guastavino. “La Argentina no pudo tomar muestras directas de los efluentes de Botnia, lo más cerca que se pudo llegar fue a 237 metros de la pastera. El fallo de La Haya no dice que la papelera no contamina, lo que dice es que no hay suficientes pruebas, y manda a ambos países a extremar la vigilancia ambiental. Se supone que a partir del fallo, los dos países coordinarán en forma conjunta este control, y ahí sí vamos a poder tomar las pruebas donde se deben tomar.”

Por su parte, el canciller Almagro adelantó que para Uruguay “el tema del bloqueo es prioritario” y “debe ser resuelto”. En vísperas de la reunión de los presidentes, la declaración puso en claro que Mujica no dejará este punto fuera de la agenda. Atado a la recomposición de la relación bilateral, para los uruguayos es importante conseguir que la Argentina vuelva a dragar el río, un trabajo de altísimo costo económico que afecta a las exportaciones de granos. Almagro dijo, en cambio, que el posible voto de Uruguay en apoyo a la candidatura de Néstor Kirchner como secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), “no es un tema” que Uruguay vaya a traer a la reunión, y agregó que su país aún no tiene definido su voto. Un tema en el que tanto la Argentina como Uruguay parecen tener el camino despejado para avanzar es en la actualización de una normativa ambiental para la frontera compartida.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.