SOCIEDAD › VECINOS Y ORGANIZACIONES DE BARILOCHE SE JUNTAN HOY PARA LIMPIAR LA CIUDAD

Jornada solidaria contra las cenizas

Cada uno llevará su pala. Hubo quienes ofrecieron camiones para llevarse la ceniza. Los andinistas escalarán los techos más altos. Todos, con el objetivo de ganarle a la depresión del manto gris.

Nadie quiere quedarse afuera: familias enteras, hoteleros, trabajadores municipales, docentes, bomberos voluntarios, militares y hasta andinistas participarán, pala de por medio, de la primera jornada solidaria con el propósito de dar batalla a la arena volcánica del Puyehue que alfombra la ciudad de Bariloche desde hace más de dos semanas. Como si se tratara de la casa de uno, los vecinos desde temprano colmarán las calles para barrer las cenizas de techos, calles y espacios públicos de la zona céntrica, y así recuperar el ritmo habitual de la ciudad. Las cuadrillas, que contarán con más de mil personas, trabajarán hoy de 9 a 17 para que la zona recupere sus colores apagados por el manto grisáceo de cenizas.

“Bariloche es mi casa” es el nombre de la iniciativa que parece haber revolucionado a la ciudad. “En tres días, una tragedia se convirtió en una fiesta. Es emocionante lo que está pasando, Estamos todos unidos”, contó a Página/12 Vanesa Vicente, referente local de Red Solidaria, organización que convocó junto a otras, a la jornada. Ya están anotadas mil personas para participar de la barrida masiva, pero se espera que se sumen más. Además, ya está en los planes una segunda jornada solidaria.

La esencia del evento es el “cambio de energía” frente a la situación que le tocó vivir a la ciudad de Bariloche, aseguraron los organizadores. Se trata de una actividad conjunta entre los distintos actores de la sociedad, para dejar atrás quejas y reclamos por las complicaciones que provocó la caída de ceniza y así salir de la “depresión” del manto gris. “Es un modo de hacernos cargo de nuestra responsabilidad como habitantes de Bariloche. Cuidamos nuestro lugar. Por eso, lo limpiamos como nuestra casa, para nosotros y para el mundo”, remarcó Vicente.

En el Día de la Bandera, después de cantar el himno nacional en comunidad, comenzará el trabajo. Las cuadrillas de limpieza, cada una con 20 personas, atacarán con palas y carretillas un sector determinado, lo limpiarán a fondo, y recién después pasarán a otro. El objetivo serán las calles y veredas, los edificios y espacios públicos, y los techos difíciles de alcanzar del centro. “Después de 15 días de sufrir la arena (volcánica, más gruesa que las cenizas), aprendimos cómo limpiarla. Hay que sacarla de donde la naturaleza no la puede absorber: de las calles. Ahora se está comprando una pala cada integrante de la familia”, contaron desde Red Solidaria.

Los más chicos irán a las plazas, donde no trabajarán las máquinas viales; los mayores llevarán mate y sandwiches para las familias, algunos comercios proveerán de alimentos, y los militares ofrecerán mate cocido, adelantó Vicente. El municipio, por su parte, pondrá a disposición maquinaria y personal para despejar las cenizas. “Los alpinistas y practicantes de deportes extremos –que usarán arneses y cuerdas– se preparan para limpiar techos altos, sobre todo los de edificios públicos. Además, los transportistas están dispuestos a ensuciar sus camiones para sacar la arena que se junte”, describió.

La iniciativa coincidirá con la campaña “Un fardo para mi hermano”, organizada por el Obispado de esa ciudad y Red Solidaria, con el fin de recaudar fondos para la compra de alimento para el ganado de los pequeños productores. Con la ayuda se buscará evitar que los animales continúen muriendo por la ceniza que cubrió los campos donde se alimentan y los reservorios de agua.

La limpieza continuará el próximo fin de semana en una segunda jornada solidaria. En esa oportunidad, se trabajará en la zona alta de la ciudad. Si bien la propuesta surgió para recuperar el terreno perdido por la ceniza, también será una acción tendiente a motivar la llegada de turistas a la Patagonia sur. En ese sentido, con el objetivo de iniciar la temporada de invierno en la región, y ante la imposibilidad de habilitar el aeropuerto barilochense, como los situados en el sur de Neuquén, las empresas de micros de larga distancia evalúan “agregar frecuencias para agilizar la movilidad” de los visitantes, porque “el acceso terrestre se encuentra totalmente operativo”, informó la Cámara Argentina de Turismo (CAT).

Informe: Soledad Arréguez Manozzo.

Compartir: 

Twitter
 

Una serie de ONG coordinan los trabajos solidarios.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice
  • EL INVESTIGADOR MARTíN ISTURIZ REFLEXIONA SOBRE EL AQUARIUS Y EL MODELO A REPLICAR
    La ciencia después del satélite
    Por Pedro Lipcovich
  • VECINOS Y ORGANIZACIONES DE BARILOCHE SE JUNTAN HOY PARA LIMPIAR LA CIUDAD
    Jornada solidaria contra las cenizas
  • DOS REFLEXIONES SOBRE LA CESIóN A LOS CANALES DE LAS IMáGENES DE CáMARAS DE SEGURIDAD
    El Gran Hermano vigila por televisión

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.