SOCIEDAD › LA CAMARA DE DIPUTADOS ABRIO EL DEBATE SOBRE SU INCLUSION EN EL PROGRAMA MEDICO OBLIGATORIO

La fertilización asistida como derecho

Buscan consensuar cuatro proyectos que apuntan a incorporar la prestación como obligatoria para la salud pública, obras sociales y prepagas. Incluye a parejas del mismo sexo y a personas solas.

 Por Pedro Lipcovich

Se discute en la Cámara de Diputados de la Nación un proyecto de ley sobre fertilización asistida que haría esta prestación obligatoria para la salud pública, las obras sociales y la medicina prepaga. Los proyectos en danza admiten –a diferencia del que aprobó la Legislatura bonaerense– que los tratamientos puedan hacerse a partir de gametos y embriones donados. Y uno de ellos incluye no sólo a personas con diagnóstico de infertilidad, sino “a toda persona”, lo cual abre esta posibilidad a mujeres solas y a parejas lesbianas. Todavía no se evaluó la incidencia económica que estos tratamientos –que deben ser contratados en un reducido número de empresas privadas– tendrían sobre el presupuesto de salud, sobre las obras sociales y sobre las cuotas de prepagas.

Ayer empezaron a tratarse en la Comisión de Legislación General, que preside Vilma Ibarra (Nuevo Encuentro), cuatro dictámenes provenientes de las comisiones de Salud y de Familia: “Nos proponemos unificar los dos dictámenes que cuentan con más firmas”, dijo a este diario la diputada Ibarra. Uno de ellos se originó en un proyecto de Silvia Majdalani (PRO) y el otro fue originado por la diputada Marcela Rodríguez (bloque unipersonal).

De acuerdo con ambos, los tratamientos de fertilización asistida, aun de alta complejidad, “quedan incluidos en el Programa Médico Obligatorio” para “el Sistema Público de Salud, las obras sociales, las entidades de medicina prepaga y todos aquellos agentes que brinden servicios médicos a sus afiliados”.

El dictamen que responde al proyecto de la diputada Rodríguez no requiere un diagnóstico de infertilidad: “Esto permite incluir a las mujeres solas que no deseen tener relaciones sexuales con un hombre para tener hijos, así como a parejas del mismo sexo”, explicó.

A diferencia de la ley bonaerense, que sólo admite el uso de material genético propio de la pareja, el proyecto admite la utilización de gametos o embriones obtenidos por donación de terceros, advirtiendo que en este caso “las personas beneficiarias de la técnica tienen la obligación de dar a conocerlo a su hijo o hija”.

–Se ha objetado que existen otras prioridades para el sistema público y que esta cobertura podría conducir a “mecanismos de solidaridad invertida”, por los cuales los más pobres transfieren recursos a prácticas de alta complejidad que son utilizadas por otros sectores sociales... (nota en Página/12, 9 de julio de 2010.)

–La cuestión presupuestaria nos lleva a otro tipo de discusiones, como la de si hay subejecución presupuestaria en materia de salud o la asignación de fondos a líneas aéreas –contestó la diputada Rodríguez.

Majdalani, del PRO, contestó que “la infertilidad es una enfermedad y no puede ser que quien tenga dinero pueda tener un hijo y el que no, no. Como toda enfermedad, debe ser cubierta por el PMO, y por eso mismo debe aplicarse sólo en casos de infertilidad”, tal como plantea su proyecto.

–Tomando el caso de la medicina prepaga, ¿hay estimación de cuánto podrían subir las cuotas de los afiliados por la inclusión de estas prestaciones en el PMO? –preguntó Página/12.

–Estas cuestiones serán examinadas en la Comisión de Presupuesto y Hacienda –contestó Rodríguez–. Hay que advertir que los precios de estos tratamientos vienen regidos por un mercado privado oligopólico, y se hace conveniente invertir en el desarrollo de estas técnicas dentro del sistema público de salud. Tal vez no se logre en un año, pero sí en un futuro a largo plazo.

–Por lo menos hasta hace un tiempo, el único país que daba esta cobertura estatal era Australia, con el propósito de incrementar su población. ¿Cómo es la situación actual en legislación comparada?

–No tengo esa información, ya que el dictamen provino de la Comisión de Salud y no se efectuó una reunión plenaria de comisiones –contestó Ibarra, y agregó–: “Soy de la idea de establecer el derecho general y dejar que el Poder Ejecutivo, en la reglamentación, determine la modalidad: por ejemplo, si la persona puede acceder a uno o más de un intento de fertilización asistida”. Los dictámenes serán girados a la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

Compartir: 

Twitter
 

Prevén impulsar el desarrollo de estas técnicas en el sector público.
Imagen: Arnaldo Pampillón
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.