SOCIEDAD › EN EL BARRIO, COMENTARIOS POCO AMIGABLES HACIA EL SOSPECHOSO

El vecino detenido de Morón

Hay quienes recuerdan que tiempo atrás el acusado golpeó junto a un grupo de hombres armados a un joven. Dicen que tenía poco trato con los vecinos. Y que tenía comportamientos extraños. Otros lo defienden y sostienen que no creen que pueda ser un homicida.

Poco conocían sus vecinos a Hugo Elvio Bermúdez hasta que el miércoles no pararon de ver su nombre en los medios de comunicación. El hombre sospechado de cometer el crimen de Candela Rodríguez “no tenía trato con nadie”, coincidieron en su barrio. Más allá de que trascendió que “Hugo” era supuestamente un vendedor de droga, ningún vecino entrevistado por este diario confirmó que en la casa de Avellaneda 290, en Morón, se distribuyeran estupefacientes. Del enigmático personaje, de 53 años, sí se conoce la anécdota sobre un hecho ocurrido hace menos de un mes: Bermúdez, acompañado de otros hombres que portaban armas de fuego, dieron una golpiza a un joven, en esa cuadra, a plena luz del día.

Un vecino que suele estar en la vereda y ver los movimientos en la cuadra indicó que “nunca se vio ninguna movida rara” en la casa de Bermúdez. El ahora detenido “tenía su camioneta en la puerta y a la noche la entraba” y “los hijos (de la esposa) andaban siempre en moto, pero no sabemos qué hacían”. Sobre la supuesta venta de droga “nos enteramos por los medios”, aclaró. Otro hombre agregó: “Puede ser que anduviera en algo raro, nunca lo vi laburar. Pero de ahí a matar a la nena, no creo”.

La falta de relación entre Bermúdez y el vecindario tiene que ver con el poco tiempo que lleva la familia en esa casa, entre seis meses y un año, según distintos testimonios. Y a eso se suma que tanto él como el resto de los habitantes de esa vivienda (su mujer y sus tres hijos, dos varones y una nena) no intentaron entablar vínculo con nadie del barrio. Quien sí tuvo mínimo trato fue Juan, quien vive en Avellaneda 279, justo enfrente. “La verdad que con el tipo la mejor. Lo veo todos los días y me saludo. Es gente tranquila”, describió. Y sobre la supuesta venta de drogas y movimientos raros en la casa, aclaró que “nunca hubo nada”.

Menos bondadoso con el sospechoso en el caso Candela estuvo un joven que prefirió el anonimato: “El tipo daba que era pesado”. Según el adolescente, Bermúdez no sólo “no se hablaba con nadie” sino que “miraba mal a mucha gente” y eso “molesta porque él era nuevo acá”. De todas formas, después de que junto a “cuatro tipos enfierrados molieron a golpes a un pibe” en pleno día, el enigmático vecino sembró cierto “respeto”. Supuestamente, Bermúdez acusó al joven que golpearon de haberle robado un GPS de su camioneta. El relato fue ratificado por varios vecinos más. “No sabés con quién te metés”, le habría advertido Bermúdez al joven antes de la golpiza.

“Es un barrio muy tranquilo, donde todos nos conocemos y lo raro es que ellos no se llevaban con nadie”, sembró cierta sospecha Paola. La mujer dijo no tener certeza sobre si el hombre andaba en la venta de droga, pero ante la duda planteó: “Queremos que el barrio siga en calma y si andaban con armas mucha seguridad no nos da”.

“El de la grabación esa que sale en la tele es este tipo. Estoy seguro, es su tonada”, dijo un joven en referencia al audio que circuló en los medios, en el que pedían “la guita” por Candela, y advertían a su tía que a la pequeña no la iban “a ver más”. Otra mujer también se sumó a esa idea: “Sí, varios vecinos dijeron lo mismo. Parece que la voz es de él”.

Informe: Leonardo Rossi.

Compartir: 

Twitter
 

Luis Carapeto, el defensor del acusado Hugo Bermúdez.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.