SOCIEDAD › REDUCIDOS A LA SERVIDUMBRE EN BERAZATEGUI

Liberados del trabajo infrahumano

La denuncia de una mujer de nacionalidad boliviana que logró escapar de un galpón donde era sometida a fraccionar verduras 18 horas al día y en condiciones infrahumanas permitió que la Justicia rescatara ayer a sus compañeros de encierro, 19 personas, en su mayoría de una comunidad qom de Formosa. Los explotadores detenidos por la causa eran dos parejas que los habían atraído con engaños para realizar tareas en una quinta de su propiedad, en el partido bonaerense de Berazategui.

“Los tenían controlados y sometidos psicológicamente, además de que no podían ir a ningún lado porque estaban atados económicamente”, explicó a Página/12 la comisaria Noemí Flores, de la División de Trata de Personas de la Policía Federal, quien estuvo a cargo del allanamiento ordenado por el juez federal Luis Armella. La directiva judicial se produjo a raíz del relato de “una joven que pudo escapar con su bebé y contó todo a la Justicia”, narró Flores y detalló que “la mujer se fue como pudo, sin nada, incluso sin su documentación”.

En el procedimiento realizado durante la madrugada de ayer en el galpón trasero de una vivienda de la calle Florencio Varela 1377, Berazategui, fueron liberadas “19 personas, 18 de ellas de una comunidad toba (qom) de Formosa y una de nacionalidad boliviana”, especificó Flores. Según la policía, “en total había cuatro menores de unos 16 años” y, también, tres bebés, el más chico de dos meses”.

“Los explotadores eran dos matrimonios de personas de nacionalidad boliviana, que vivían junto a sus hijos en dos domicilios (uno el de la calle Florencio Varela y el otro en la calle 830), donde tenían dormitorios para las víctimas”, afirmó Flores. “Los hacían trabajar unas 18 horas diarias en el armado de bandejitas que luego vendían a verdulerías” de la Ciudad y el Gran Buenos Aires.

Según explicó, los galpones donde los explotaban tenían cajones de verduras de todo tipo y máquinas para cortarlas. Para magnificar el volumen de los productos con que trabajaban, la comisaria especificó que “tuvo que venir un camión de la empresa Ceamse para llevarse todo”.

En los dormitorios, donde se hacinaban las 22 personas, había “camas cuchetas y sábanas, pero las ventanas estaban rotas y, como mucho, tenían dos frazadas. Había una mesa, con restos de pan y mermelada. Y una condición de higiene pésima. No tenían pileta donde lavar las cosas, y era un baño para todos, con un inodoro nauseabundo”.

Para el caso, que quedó caratulado como “reducción a la servidumbre y trata de personas”, ya se cuenta con “importante documentación en la que se comprueba la figura de trata de personas, por ejemplo, los pasajes que ellos pagan para trasportarlos”. Además, se secuestró “documentación de grandes cifras depositadas en dólares y dos vehículos de alta gama”, afirmó Flores.

Informe: Rocío Magnani.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.