SOCIEDAD › EL AUGE DEL PATINAJE URBANO, EN SUS DISTINTAS VARIANTES

A rodar mi vida

Como actividad física, como encuentro social, como deporte. El roller y los patines, esos de cuatro ruedas pero más sofisticados que los clásicos de la infancia inundan la ciudad. Están en las calles, en los parques, en cualquier lugar con asfalto. Y hay record de ventas.

 Por Soledad Vallejos

Culpan al roller. El rumor dice que el reinado de los corredores se resquebraja y la culpa la tienen las botas sostenidas por cuatro ruedas en línea. Los especialistas señalan como evidencia la cantidad creciente de personas que cada fin de semana se deslizan por Palermo, Puerto Madero y toda área verde con alguna zona asfaltada. También tienen números. En los últimos tres años, la venta anual de patines trepó tan escandalosamente que no alcanza con dos dígitos para marcar la diferencia: si en 2008 el mercado rondaba los tres mil pares vendidos, para el cierre de este año rondarán los 60 mil.

Y ésos son los cálculos más conservadores. Son mujeres y varones (ellas más que ellos), jóvenes entrando en la adolescencia o menores, treintañeros, de más de sesenta, con ganas de dar una vuelta o de competir, de hacer piruetas imposibles, de jugar hockey sobre asfalto pero al aire libre, de andar sueltos o formar un equipo para animarse a atravesar la ciudad. En todo caso, son miles y vienen marchando –perdón– sobre ruedas. Eso, en el mundo real. En el virtual, si no se chocaron frente a frente (es un decir), terminan de encontrarse: generan comunidades, acuerdan encuentros, intercambian experiencias y consejos. En cualquiera de los dos, además, desde hace un tiempo tienen su revista propia. Correr pasó de moda.

El límite es el suelo

Aparece patinando desde algún lugar. Tiene casco, mochila, vestimenta deportivísima. Un señor alto, canoso, que ronda los 50, se apoya en el auto que transporta los equipos y canta victoria: “Es la primera vuelta que doy sin caerme”. Con una sonrisa instantánea, el instructor Milton Lazo lo anima a que dé la segunda, “porque después vamos a practicar acá. Aprovechá que están los chicos dando la vuelta”. Es un día de semana caluroso y el sol cae sobre el Rosedal, de modo que las zapatillas y bicicletas se multiplican. Los rollers, dice Milton, también.

En los últimos dos años, la práctica de patín en línea creció “mucho, pero mucho, eh, creo que por lo que tiene de social y por el cuidado del cuerpo”. “Antes había demanda, pero no había patines. O se vendía todo, que no era mucho, muy pronto y no había más. Para mí había patinadores, pero no patines. Escasez, ¿viste?”, evalúa Milton, que alguna posibilidad de comparar tiene porque lleva 12 años enseñando y mucho más compitiendo. “Son llamativos” los patines en línea. “Es algo que puede hacer una persona de 70 y un chico, es seductor. Como que la gente ve eso y dice ‘si ellos pueden, yo puedo’”.

Esas personas animosas, anónimas o famosas (“acá viene Esteban Mirol, vino Daniela Cardone, Emilia Mazer”), en su mayoría optan por las técnicas de fitness: patinar como quien va al gimnasio, “pero mejor porque es al aire libre, tiene lo social. Bah, yo impulso lo social, porque la base es que trabajen en equipo”. Están, también, quienes optan por rodear, esquivar, amagar a filas de conitos fluorescentes para describir parábolas imposibles, caerse, levantarse, insistir y lograr, finalmente, la pirueta que se resistía. Ese es el slalom, “una especialidad en la que ahora acá se hace competencia”, y de la que Brenda es, literalmente, campeona. “Y hay gente que viene también para hockey. Y para patín carrera, sí”, una especialidad en la que fue federado.

–Todo el mundo en algún momento se puso el extensible de cuatro ruedas. Hay una camada de 30 y pico, de 40, que sólo conoció eso, y después de su infancia no patinó más. Lo tienen pendiente. Y un día vienen. Montón de veces me dicen “gracias por cumplirme mis sueños, pensé que no podía hacerlo”. Pero claro, yo los hago trabajar bastante. Un trabajo progresivo pero intenso, porque el trabajo suave no me sirve.

–Terminan muertos.

–¡Felices!

Alma de pandilla

“Mucha gente del running está aburrida de correr”, asegura redondamente Guido Ferraiuolo, ex competidor federado de patín que encontró en la organización de carreras de roller el modo de no alejarse del deporte aunque ya no compita. En la primera, unos cientos de patinadores se dieron cita para salir desde el Obelisco. El último sábado de abril, aun bajo la lluvia, la carrera que prefiere llamar “maratón de rollers” reunió a 1500 personas. Por eso es optimista con lo que pueda pasar en la próxima Buenos Aires Roller (el 18 de diciembre, en Puerto Madero). Si hasta ahora han llegado a participar “personas de 70 y pico de años, pero también adolescentes y chicos con sus padres”, en lo inmediato, pero también en los próximos años, las proyecciones podrían no tener tope.

Uno de los corazones del mercado de rollers que está terminando de conformarse, Ferraiuolo es quien tiene más claro los números alrededor. “Es una movida que se maneja mucho con la comunicación 2.0. Hoy, en nuestro perfil de Facebook tenemos un promedio de visitas diarias de seis mil y pico. Cuando se acercan las fechas de la carrera, la visualización supera el millón de clicks”, explica. En todo el país, el circuito de venta de patines, que aún es reducido, da cuenta de “un mercado que anda por los 60, 70 mil pares este año. Tres años atrás, eran tres, cuatro mil cada año”.

–¿Qué hizo el click para ese salto?

–Creo que acompaña la mejora económica, porque un roller bueno sale de una luca para arriba. Con un uso de tres, cuatro veces por semana, te dura tres años. Pero además tengo la sensación de que la gente busca cosas diferentes. En el roller se maneja mucho el concepto de comunidad, de gente que sale en grupo, de armar salidas porque sí o con objetivos. Es una actividad menos solitaria que el running. Por eso creo que va a seguir creciendo.

–¿Hasta dónde?

–Mantener un mercado de cien mil pares sería genial. Y una carrera de seis mil competidores también.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Carolina Camps
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared