SOCIEDAD › POR PRIMERA VEZ, LA MUJER SECUESTRADA EN CORONEL SUAREZ DIO DETALLES DE SU CAUTIVERIO

“Me tiraban aerosol en los ojos”

Sonia Molina dijo que le echaban aerosol en los ojos, insecticida o desodorante de ambientes. También que le aplicaban codazos en los oídos. La fiscal titular del caso analiza el expediente. Aguarda que la víctima esté bien para tomarle declaración.

@

Por primera vez desde que realizó la denuncia por secuestro y violación, hace diez días, Sonia Marisol Molina habló sobre los tres meses de cautiverio en la casa de la periodista Estefanía Heit y su esposo, el pseudo pastor Jesús Olivera. “Me echaban aerosoles”, dijo la mujer de 33 años, internada en el Hospital de Coronel Suárez, y aseguró que también le aplicaron insecticida en los ojos: “Para que no viera, qué sé yo, ya a lo último no sé si era para que no viera o porque se les ocurría o para joderme la existencia nada más”. Molina aún no declaró ante la fiscalía a cargo de María Marta Corrado, quien explicó que aguarda a que los psicólogos que la atienden “informen si esta joven está en condiciones de declarar”.

“Por ahí lo que me está molestando ahora es la vista, no sé si de los mismos golpes”, contó Molina sobre su estado de salud durante una entrevista realizada en la habitación del hospital y publicada en el portal La Brújula 24, de Bahía Blanca. Luego relató que sufre molestias en un oído: “Siento un zumbidito. Me golpeaban con los codos. Inclusive tengo inflamación en esta oreja, está todo inflamado”. Al ser consultada sobre sus planes a futuro, la mujer señaló: “Cuando salga de acá, me voy a mi pueblo (Río Colorado, en la provincia de Río Negro)”.

El último parte médico, difundido ayer, informó que la paciente “continúa estable y se realizan estudios complementarios porque refiere subjetivamente por momentos falta de aire, que se corresponde con su hemoglobina de 10.4, su amenorrea (interrupción de la menstruación) y la falta de descarga física”. Según revelaron los investigadores, la mujer había denunciado que la pareja la obligaba a beber alcohol, psicofármacos y aspirar solventes, antes de ser abusada sexualmente. Ayer, Molina confirmó también que perdió más de 20 kilos durante su cautiverio.

La voz de Molina ya era conocida tras su denuncia, ya que Heit la entrevistó para un programa radial. También se difundió el fin de semana pasado un chat que habrían cruzado Molina y Olivera, quien le indica: “Sonia, no sé cómo, pero juntá eso que vas a salir adelante. Vos vendé lo que sea”. “Eso” sería el dinero necesario para construir la iglesia del Centro Cristiano Amar es Combatir, ya que esta facción religiosa no tenía espacio físico propio. En el chat, el pastor se muestra interesado en la venta que estaba por hacer Molina de unos muebles.

Por su parte, la fiscal de la Unidad de Delitos Sexuales de Bahía Blanca, quien estaba de licencia durante la primera semana tras la denuncia y era subrogada por Claudia Lorenzo, señaló ayer que ya está a cargo del caso y se encuentra leyendo el expediente. “Voy a conversar con la doctora Lorenzo para interiorizarme del tema y las decisiones que vamos a tomar”, dijo la fiscal Corrado, quien explicó que está evaluando qué elementos probatorios hay para establecer las medidas que faltan.

“Me gustaría conocer el espacio físico donde se produjeron estas cosas, es la intención hacer una inspección ocular del lugar y tengo entendido que está preservado hasta el día de la fecha”, adelantó la fiscal. Consultada sobre si le va a tomar declaración a la víctima, Corrado reconoció que aún no sabe si es conveniente. “Tengamos en cuenta que la víctima también tendrá sus tiempos, no la conozco y no sé en qué estado psicológico está”, aclaró la funcionaria, que estaría dispuesta a viajar a Coronel Suárez a tomarle declaración a Molina.

“Los imputados pueden declarar todas las veces que lo deseen”, dijo Corrado, ya que Claudio Lofvall, el abogado defensor, dijo una semana atrás que la fiscal Lorenzo se negó a tomarles declaración, luego de que en una primera oportunidad ambos se negaran. “Ella está tranquila, esperando para cuando la citen a declarar. El insiste en declarar desde el primer día, quiere explicar todo, su verdad”, aseguró ayer Lofvall. Sin embargo, este abogado reconoció que preferiría que declararan una vez que Molina lo haya hecho, “pero Heit y Olivera quieren declarar igual”.

Lofvall aseguró que sus clientes dicen ser “inocentes” y que “conocen a la denunciante, aunque nunca estuvo cautiva”. También informó que Heit escribe en un borrador los lineamientos de su declaración ante la fiscal en la comisaría de Tornquist, donde está alojada. “En el caso de Olivera, se puso a declarar la primera vez que fue a fiscalía y lo tuve que sacar del despacho para explicarle lo que pensaba y no declaró”, recordó el defensor. Heit está acusada de “privación ilegal de la libertad agravada coactiva”; a Olivera se le imputa el mismo delito, más el concurso real con “abuso sexual con acceso carnal reiterado”.

Compartir: 

Twitter
 

El pseudo pastor Jesús Olivera es trasladado al lugar de detención en Bahía Blanca.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.