SOCIEDAD › EL TEMPORAL CRUZO EL PAIS DESDE CORDOBA HASTA LA COSTA BONAERENSE

En el centro de la tormenta

Un muerto, cuatro heridos y graves daños en el área metropolitana, en particular Lugano, Barracas, Colegiales y Palermo. Una familia fue herida cuando se voló el techo de un Jumbo, y muchos automóviles fueron destrozados.

Un temporal de viento y lluvia que en pocas horas recorrió Córdoba y la zona central del país, con fuerte repercusión en la Capital Federal, el Gran Buenos Aires y la costa bonaerense, provocó la muerte de una persona, cuatro heridos –entre ellos tres niños–, la caída de árboles e inundaciones en distintas zonas del área metropolitana. En la Ciudad de Buenos Aires, los barrios más afectados fueron Villa Lugano, Barracas, Colegiales y Palermo. La tormenta, que sobre la región metropolitana alcanzó su mayor virulencia entre las 2.30 y las 3 de ayer, habría provocado la muerte de un hombre de 49 años, de nacionalidad paraguaya, cuyo cuerpo fue encontrado por los vecinos de la Villa 21-24 de Barracas. El hallazgo se produjo cerca de las 6, en una calle interna que seguía inundada hasta alcanzar una altura superior a los 40 centímetros, según confirmaron fuentes de la Comisaría 32ª, que intervino en el hecho.

Otro episodio de gravedad se registró en la zona de Villa Lugano, donde el viento levantó parte del techo del supermercado Jumbo. Esto provocó heridas a un niño y a un hombre, golpeados por las chapas que volaron hasta chocar con edificios de monobloques ubicados en las cercanías. El temporal provocó daños en Palermo, donde un árbol cayó sobre una camioneta estacionada en la calle Costa Rica, entre Bonpland y Fitz Roy.

La voladura del techo en Lugano afectó cuatro torres de varios edificios de ocho pisos cada uno. Las chapas del techo del supermercado golpearon las paredes y destrozaron varios automóviles estacionados sobre la avenida Escalada al 4200. En el momento pico, los vientos alcanzaron una velocidad de ochenta kilómetros por hora, informó el director de Defensa Civil de la Ciudad, Daniel Russo.

“Escuchaba un sonido extraño que crecía con el viento, pero no sabía qué era, nunca escuché nada igual”, relató Rubén Fernández, un vecino que vive en la Torre 2 de los edificios de Lugano y que trabaja en la Comisión Nacional de Energía Atómica. “Cuando vi por la ventana pensé que eran cintas de plástico lo que volaba en espiral, nunca me imaginé que las chapas podían desplazarse con esa fuerza”, relató.

“Yo vi desde la ventana cómo sucedió todo: el techo de chapa aleteaba y de repente se desprendió, hizo una espiral y luego se desintegró toda la estructura en el aire, por lo que los restos chocaron violentamente contra los edificios, provocando, entre otras cosas, que una ventana se rompiera”, dijo Juan Gustavo Frías, otro vecino del barrio.

El hombre sufrió heridas leves, cuando se rompió el vidrio por una de las chapas que llegaron volando. Frías recibió un golpe en la cabeza, que sólo le produjo una herida superficial. Carlos Basilone contó que su hijo Franco, de 7 años, recibió un golpe en el hombro derecho cuando la ventana de su habitación se desprendió de la pared impulsada por una de las chapas del supermercado. El chico fue asistido en el Hospital Santa Isabel, donde recibió cuatro puntos de sutura.

El representante de Jumbo, Raúl Cedeño, se reunió con los vecinos y aseguró que el subgerente de Recursos Humanos, Francisco Ruiz, le transmitió que la empresa se hará cargo “a la brevedad” de “la totalidad de los gastos por los daños ocasionados por voladura de chapas”.

En Córdoba, dos niñas sufrieron heridas a raíz de la caída de una pared en medio del temporal, que comenzó cerca de la medianoche del viernes. Las localidades cordobesas de Mendiolaza y Villa Allende fueron las más afectadas. El vendaval derrumbó árboles sobre cables de media tensión, lo cual dejó sin luz a la mayor parte de los barrios de esas dos ciudades, ubicadas 20 kilómetros al noroeste de Córdoba capital.

En Mendiolaza dos niñas resultaron heridas cuando se les cayó encima una de las paredes de la casa donde viven, golpeada por un pino que cayó sobre el techo, que luego fue levantado diez metros por el viento, hasta caer a unos veinte metros. El padre de las chicas tuvo que sacarlas de debajo de los escombros. Las dos niñas fueron asistidas en un hospital cercano y, de acuerdo con lo que se informó anoche, “las dos se encontraban bien, fuera de peligro”.

Compartir: 

Twitter
 

Autos destruidos al caerse carteles de propaganda de las azoteas de un edificio en altura.
Imagen: Bernardino Avila
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.