SOCIEDAD › ANALIZAN CELULARES Y CáMARAS DE SEGURIDAD POR EL CRIMEN EN PALERMO

Tras la huella de los sicarios

La fiscal aseguró que hasta el momento no hay pruebas que confirmen la hipótesis narco en el asesinato del colombiano Gutiérrez Camacho. Su novia sigue internada, pero anoche prestaba declaración testimonial. El misterio del tercer hombre, que iba con ellos y escapó.

Los investigadores del crimen del colombiano, en el que también fue herida su novia el lunes en los bosques de Palermo, comenzaron a analizar los teléfonos de las víctimas para intentar establecer si habían recibido algún tipo de amenazas y además buscan en cámaras de seguridad de la zona el paso de la moto con los dos homicidas. Si bien está claro que se trató de un ajuste de cuentas, hasta ahora no se puede afirmar con certeza que haya un trasfondo narco. “Todo nos lleva a pensar en, como era colombiano y hubo un ajuste de cuentas, narcotráfico. Eso es lo más lineal. Tal vez tenía una deuda. Tal vez. El estaba, dicen, separado con mujer en Colombia; por ahí lo mandó a matar la mujer. Todavía no lo sé, puedo pensar cualquier cosa”, dijo la fiscal de Saavedra-Núñez, Cristina Caamaño, para graficar que todas las hipótesis están abiertas.

Según la ficha de Migraciones que consta en la causa, Carlos Alberto Gutiérrez Camacho (41) entró por primera vez a Argentina en 1997 y permaneció casi todo este lapso aquí, aunque registra algunas salidas y entradas. Desde 2011 se encuentra de manera casi permanente. En julio del año pasado obtuvo una residencia provisoria por dos años. Para el trámite presentó un certificado de buena conducta de Colombia y otro expedido en la Argentina. “No tenía antecedentes ni acá (por Argentina) ni en Colombia –afirmó Caamaño–. Su residencia en el país era legal.” Tenía como actividad la de fotógrafo, aunque no trabajaba para ningún medio.

La novia, Solange Kive Trujillo, de 22 años, se encuentra internada, pero en buen estado y anoche declaraba ante la fiscal.

El arma utilizada para matar a Gutiérrez Camacho es una pistola calibre .380 larga, no convencional en el país.

Peritos en comunicaciones de la Policía Federal cuentan con los dos teléfonos celulares de Gutiérrez Camacho y de Trujillo para ser analizados. Los pesquisas confían en que existan mensajes de texto o números telefónicos de las personas con las cuales mantenía contactos frecuentes el hombre asesinado y que puedan surgir datos sobre los presuntos homicidas.

También, se espera que en los teléfonos celulares aparezcan datos sobre la supuesta tercera persona con la que las víctimas se habían encontrado en los bosques de Palermo momentos antes de ser atacadas. La sospecha de los investigadores es que esa tercera persona, que huyó tras los tiros, pudo haber actuado como un entregador. “También pudo haber sido alguien que no tenía nada que ver con el hecho, pero es extraño que no se acerque a los investigadores a declarar”, dijo la fuente consultada. La novia del colombiano asesinado alcanzó a contarles a los investigadores policiales que esa persona era un ciudadano colombiano, que cree que era amigo o conocido de Gutiérrez Camacho, pero que ella no lo conocía.

Una de las claves será el resultado del análisis de las cámaras de seguridad de la zona, ya que la fiscal confía en que en alguna de ellas haya quedado el registro del paso de la moto con los homicidas. “En el lugar donde ocurrió el crimen no hay cámaras de seguridad, pero sí las hay por Figueroa Alcorta, más adelante. Por eso creemos que allí puede haber quedado el registro del paso de la moto”, dijo la fiscal.

Los testigos son coincidentes en que se trató de dos personas que iban en una moto de alta cilindrada y llevaban puesto cascos, aunque hubo unos pocos testigos que dijeron que los atacantes no los llevaban.

La fiscal no descartó la droga como móvil del crimen, pero dijo que prefiere “profundizar la investigación y no tirar una hipótesis que no tengo nada que me lo confirme”. De hecho, no se comprobó la presencia de droga en poder de Gutiérrez. Al principio se pensó que tenía marihuana, pero resultó ser ajenjo.

Compartir: 

Twitter
 

El lugar del homicidio en la bicisenda ya fue despejado ayer.
Imagen: Jorge Larrosa
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.