SOCIEDAD › EL EX SECRETARIO DE MEDIOS PORTEÑO DENUNCIA QUE LE PEGARON EN STO

Relatos salvajes de verdad

Oscar Feito entró a buscar sus cosas en la playa de la grúa en Figueroa Alcorta. Según denuncia, discutió con cuatro empleados, todos de uniforme, que le pegaron entre todos ante la pasividad de un policía y un vigilador.

 Por Carlos Rodríguez

El séptimo episodio de la película Relatos salvajes fue filmado por una cámara de seguridad, sin la dirección de Damián Szifron, en la playa de infractores que la empresa STO tiene en Figueroa Alcorta y Pueyrredón, frente a la Facultad de Derecho. La firma concesionaria del servicio de grúas que levanta vehículos mal estacionados en la zona norte de la ciudad, muy cuestionada por los automovilistas, deberá afrontar ahora una nueva denuncia, formulada esta vez por un ex funcionario de la comuna porteña. Oscar Feito, ex secretario de Medios durante la gestión de Jorge Telerman, le contó a Página/12 que el viernes por la noche fue golpeado “por varios empleados de la empresa STO, ante la pasividad de un agente de seguridad privada y de un policía de civil” que pertenecería a la Federal. A Feito le secuestraron el auto que había estacionado “unos minutos, con la baliza puesta”, frente a una farmacia ubicada en la esquina de Cerviño y Salguero, en el barrio de Palermo. “Estaba mal estacionado, lo reconozco, pero fueron apenas unos minutos.” El ex funcionario, luego de aclarar que no cuestiona la captura del auto, siguió así su relato: “Como no llevaba dinero en efectivo suficiente como para pagar la multa, que creo que es como de 500 pesos, me subí a un taxi y fui hasta la playa de infractores de Figueroa Alcorta”. Cuando llegó al lugar entró directamente y empezó a buscar su auto.

“Una vez que lo encontré, saqué todas mis pertenencias, incluyendo las llaves de mi casa y una tablet.” Cuando se dirigía hacia la salida, fue interceptado por tres empleados de la empresa, que lo increparon porque había ingresado al lugar sin autorización. “Hubo una discusión, ellos me trataron mal y yo también, sé que los insulté, que les dije un montón de cosas, pero todo en el marco de un momento de calentura, de enojo por lo que había sucedido.” En eso estaban cuando, desde el interior de una de las cabinas donde trabajan los empleados, un cuarto hombre, con uniforme de la firma STO, le puso fin al encolerizado diálogo.

“El tipo salió y de cayetano, como se dice en el barrio, me sacudió una trompada que me entró sobre la sien y me dejó medio atontado”, relató Feito. El ex funcionario agregó que a partir de ese momento “empecé a recibir una segunda mano y varias más, al punto de que me tiraron al piso”. Recordó que todos los que le pegaron “llevaban puesto el pantalón y la remera de color azul que identifica a la empresa, de manera que no me quedan dudas de que todos eran empleados de la firma que estaban de turno en la playa, en el horario que va de las 20 a las 21 del viernes”.

En medio de la agresión y cuando trató de cubrirse de los golpes “uno de los que me atacaron le pegó un manotazo a la tablet con la que intenté grabar lo que estaba pasando y la hizo volar por el aire; yo había prendido la tablet para grabar la discusión, pero lo que se produjo, en dos o tres minutos, fue un round de boxeo en el que no me fue nada bien; en resumidas cuentas, me cagaron a trompadas”.

Cuando se levantó del piso para recuperar la tablet, entraron en escena un vigilador, con uniforme, y un hombre de civil que dijo ser policía federal. “El que dijo ser policía me quería llevar preso y no escuchaba cuando yo le reproché que no hubiera intervenido para evitar que me siguieran golpeando los empleados de STO. ‘Vos, en lugar de llevarme preso, me tenías que haber defendido para que no me pegaran’”, fue lo que Feito le reprochó al supuesto policía de civil.

La acusación que le hacían todos, para justificar la violencia, fue que había “entrado a la playa sin permiso a buscar las cosas que tenía guardadas en el auto”. Ante la situación planteada y para no terminar preso, Feito decidió llamar a un amigo para que lo fuera a buscar y con esa compañía, primero se dirigió a Página/12, para contar lo que le había pasado, y luego regresó a su domicilio.

“Lo que me parece más grave es que me golpearon dentro de una dependencia pública, es como si esto hubiera pasado en la Legislatura porteña o en un ministerio. Me parece que alguien tiene que responder por lo que me pasó y tienen que identificar a todos los que me golpearon, incluyendo al supuesto policía y al vigilador privado, Todos actuaron como si fueran miembros de una patota oficial y en esto no hay una cuestión política porque el que gobierna es Mauricio Macri; yo haría la denuncia ante cualquier gobierno porque esto no puede pasar.”

Insistió en que él tuvo “una discusión fuerte, con palabras fuertes”, pero la respuesta que recibió fue “de un grupo que me interrumpió la salida, que se me vinieron encima, me golpearon, me revolearon la tablet y me siguieron pegando”. Feito, además de la denuncia en la Comisaría 19ª, realizará una presentación judicial y pedirá que secuestren las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad de la playa de infractores.

Compartir: 

Twitter
 

Tras la agresión, Feito hizo la denuncia y se hizo revisar para probar las lesiones.
Imagen: Bernardino Avila
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.