SOCIEDAD › DETIENEN A UN HOMBRE QUE ABUSO DE SU HIJA, CON QUIEN TUVO SIETE HIJOS

El infierno en las Termas

En Santiago del Estero, tras un mes de búsqueda, detuvieron a un hombre que violó a su hija durante 22 años. La víctima tiene 37 años, no sabe leer ni escribir, es madre de al menos siete niños y sigue viviendo en el rancho donde fue violada.

En Santiago del Estero fue detenido un hombre que abusó de su hija durante 22 años. La mujer habría parido al menos siete niños fruto de esas violaciones. La víctima, que hoy tiene 37 años y no sabe leer ni escribir, denunció a su padre, Domingo “Vernacho” Bulacio, de 56, en el marco de otra denuncia, que radicó cuando sospechó que un vecino de ella abusaba de uno de sus hijos. Al llevar al niño a la salita, la mujer reveló su propia situación a los médicos comunitarios, quienes se contactaron con la Justicia de Termas de Río Hondo, donde vive la víctima. La causa caratulada como “abusos sexuales con acceso carnal reiterados gravemente ultrajante agravado por el vínculo” recayó sobre el fiscal de turno Marcelo Sgoifo, quien ordenó realizar estudios de ADN y declaraciones en Cámara Gesell a los hijos de la mujer. La Justicia, además, habilitará la feria judicial para indagar al acusado, alojado en la Alcaidía del Juzgado de las Termas de Río Hondo.

Además, la Justicia dio intervención a la Oficina del Menor y la Mujer para brindar contención psicológica a la víctima y ordenó distintos estudios socioambientales para conocer el contexto cultural y social en el que se desenvolvían ella y sus hijos.

La investigación comenzó en noviembre. Desde hace un mes, la policía buscaba sin éxito a Bulacio, que se fugó cuando trascendieron las pesquisas y fue detenido el miércoles en Loreto, una localidad distante unos 60 kilómetros de Termas de Río Hondo.

La mujer, cuyo nombre no trascendió aunque sí fue fotografiada –de espaldas– por medios santiagueños en los alrededores del rancho de Villa Balnearia, donde vive, contó a la Justicia que, de pequeña, también fue abusada por su tío. Tanto él como su padre la habrían amenazado a lo largo de los años para que no denunciara lo que sucedía. De acuerdo con fuentes policiales, la mujer reveló a los médicos que las violaciones comenzaron en su adolescencia. “Cuando tenía 15 años, mi padre la corrió a mi madre, que se fue con mis tres hermanos y únicamente yo quedé en la casa y bajo amenazas comenzó a violarme”, habría contado. Desde entonces, ella y Bulacio compartían un rancho en el sector “B” de la Villa Balnearia. En ese mismo lugar, una casa compuesta por un único espacio para comer y dormir, vivían ella, su victimario y los hijos-nietos engendrados por las violaciones de Bulacio. La orden de detención había sido dictada luego de una serie estudios socioambientales y testimonios de los vecinos del lugar.

“Lo único que quiero es que se haga justicia. Los hermanos de él nos tienen amenazados. Son familiares, que algunos son de Loreto, y otros muy de cerca de casa. Yo quiero irme de aquí”, declaró la mujer al medio local Nuevo Diario. Además, contó que Bulacio “me pegaba, me dejaba toda ‘ramiada’, pero a los chicos nunca les hizo nada”. A Diario Panorama, otro medio santiagueño, contó que su padre le pegaba para callarla y evitar que denunciara. “Había veces que me corría a la vuelta de la casa con una rama. Hace poco me ahorcó y fisuró el cuello”, dijo, y agregó que teme a su tía, quien la “amenazaba para que lo denuncie”. “Los únicos que me apoyan son mis hermanos, pero aquí estoy sola. Defiendo a mis hijos y me defiendo yo”, dijo.

La mujer también denunció que uno de sus hijos, de cuatro años, padeció abusos por parte de un vecino de 16, algo que denunció prontamente a la comisaría porque le dio “miedo” lo que pudiera sucederle al niño.

Fuentes policiales de Santiago del Estero señalaron que en agosto de 2013 un obrajero de 60 años fue detenido en el paraje Concháyoj, 120 kilómetros al sur de la capital provincial, acusado de haber violado y embarazado 12 veces a su hija. En el momento en que trascendió el caso, la víctima tenía 35 años y declaró que era abusada por su padre desde pequeña. “Me llevaba con él al monte, al obraje, para que lo ayude, y empezó a abusar de mí. A los 14 tuve mi primer hijo”, contó. En sede judicial, aseguró: “En el monte esto es más normal de lo que ustedes creen”.

Compartir: 

Twitter
 

El victimario huyó el mes pasado, cuando supo de la investigación iniciada por la denuncia.
Imagen: Gentileza Diario El Litoral
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.