SOCIEDAD › ANOCHE SE NORMALIZABA EL CORTE DE ENERGIA DE EDESUR

Al caer el sol, volvió la electricidad

El arreglo funcionó y a partir de las seis y media la subestación que sufrió el incendio el viernes comenzó a operar de nuevo. Casi todos los 228.000 usuarios tenían luz, aunque algunas cuadras seguían con problemas. Las sospechas de sabotaje que tienen la empresa y los funcionarios.

 Por Carlos Rodríguez

Después de una larga noche de 22 horas a luz de vela por un nuevo corte de Edesur, a partir de las seis de la tarde de ayer comenzó a normalizarse el suministro eléctrico que afectó a 228 mil usuarios particulares, lo que equivale a decir que unas 800 mil personas quedaron a oscuras y en muchos de los casos sin agua potable. El problema comenzó a las 20 del viernes al salir de servicio, por un incendio cuyas causas se investigan –hasta se mencionó la posibilidad de un sabotaje–, la subestación Perito Moreno de Edesur, debajo de la autopista del mismo nombre, cerca de las oficinas de peaje de Florentino Ameghino y Francisco Bilbao, en el Parque Avellaneda. “El servicio se ha normalizado, salvo problemas puntuales que ocasionan inconvenientes menores” a un número indeterminado de clientes, informó a Página/12 Daniel Martini, vocero de Edesur. Anoche, mediante consultas telefónicas con vecinos de Flores, Parque Chacabuco o Boedo, se pudo determinar que el suministro se asemejaba, por momentos, a las lamparitas intermitentes de un árbol de Navidad: a las 18 volvía la luz en una zona y se cortaba en otra donde el suministro había retornado a las 17.

El titular del Ente Nacional Regulador de Electricidad (ENRE), Ricardo Martínez Leone, encargado de controlar el buen funcionamiento de la red eléctrica, sostuvo en declaraciones periodísticas que no se podía descartar “ninguna hipótesis” respecto de las causas del desperfecto, incluso la posibilidad de “un atentado o sabotaje”. La información fue confirmada, a media tarde, por fuentes de los gobiernos nacional y de la ciudad de Buenos Aires, aunque nadie dio precisiones acerca de las razones que llevaban a pensar en una alternativa de ese tipo.

Fue Martini, el vocero de Edesur, quien le aclaró a este diario los motivos de esa apreciación. “Nosotros no encontramos, en la subestación Perito Moreno, ninguna razón que indique que se produjo un inconveniente técnico que haya derivado en el incendio que afectó a las dos líneas de alta tensión que salieron de servicio” en la noche del viernes. Por ese motivo, los representantes legales de la empresa, al declarar en una causa de oficio que inició la Policía Federal como consecuencia del incendio, consideraron que “al no haber razones concretas del incendio, no se descarta la posibilidad de que se haya producido un atentado o un sabotaje”, comentó Martini. La declaración fue hecha ante los funcionarios de la comisaría 40ª de la Policía Federal.

El incendio se produjo a las 20.34 del viernes, en una subestación de alta tensión que recibe 220 kilovoltios y transfiere 132 kilovoltios a otras subestaciones de menor importancia. El fuego provocó el corte de energía eléctrica en 15 mil viviendas. Según los voceros de Edesur, la llegada de los bomberos de la Federal, que comenzaron a trabajar sobre las llamas, hizo que el apagón llegara al pico de 228 mil usuarios. Esto dejó a oscuras a los barrios porteños de Flores, Floresta, Caballito, Boedo, Villa Lugano, Villa Soldati y Mataderos.

En la medianoche del viernes comenzó el trabajo de recuperación de la red mediante la puesta en marcha de un plan de contingencia, que significó el aprovechamiento del remanente de energía que siempre se guardan las subestaciones que conforman toda la red de Edesur. Con esos aportes, en la madrugada se lograron algunos avances en algunas zonas de Floresta y Villa Lugano, pero la situación siguió siendo grave. A media tarde de ayer habían recuperado el servicio unos 130 mil usuarios afectados, pero todavía seguían sin luz más de 95 mil hogares.

A las 18 se tomó la determinación de hacer un ensayo general, luego de una serie de refacciones de emergencia, para saber si se podía restablecer la entrada en servicio de la subestación Perito Moreno. Una fuente del gobierno porteño le hizo a este diario una síntesis casi a cara o cruz: “O se restablece el servicio o tenemos un corte que puede durar por lo menos tres días”. La expectativa era tal que en el lugar se hicieron presentes el ministro de Planificación, Julio De Vido, el jefe del Gobierno porteño, Jorge Telerman, y el gerente general de Edesur, José María Hidalgo.

La situación se tornaba insostenible para los usuarios, afectados por el corte de luz y por la falta de agua corriente en los edificios altos, al no funcionar las bombas que alimentan los tanques. Por ese motivo, durante todo el día, la Subsecretaría de Emergencia y Edesur, movilizaron a todo su personal para distribuir 350 mil litros de agua mineral. Otra de las medidas de emergencia consistió en la instalación de 119 grupos electrógenos en hospitales públicos, clínicas y geriátricos. A las 18.15 se hizo la prueba general para rehabilitar una de las dos líneas de alta tensión con las que cuenta la subestación que había salido de servicio.

“En estos momentos está funcionando una de esas líneas y la segunda va a ser reparada en forma inminente”, explicó a Página/12 el vocero de Edesur. En lenguaje popular, la situación sigue siendo delicada, como cuando un automovilista viaja por una ruta desierta, sin rueda de auxilio. “Yo vivo en Parque Chacabuco y la luz volvió a las 18 (de ayer), después de más de 20 horas sin luz y sin agua”, le contó Susana a este diario. “Mi mamá, que vive en Flores, había estado sin luz hasta las 15. A esa hora volvió, pero después me comuniqué con ella y me contó que había sufrido un nuevo corte. Esto significa que el problema todavía no está solucionado.”

La crisis energética, que no es la primera que tiene como protagonista a la empresa Edesur, fue seguida de cerca por un mini gabinete de crisis presidido por el jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman, e integrado por los ministros de Espacios Públicos, la Subsecretaría de Emergencias, la Guardia Urbana y el SAME, entre otros organismos. Telerman, en algunos momentos junto con el ministro De Vido, recorrió algunos de los barrios afectados. En la madrugada del sábado, a pesar de la falta de luz, se realizó el servicio habitual de recolección de residuos y de limpieza sobre la avenida Pedro Goyena, para evitar la acumulación de basura.

Para confirmar o descartar la posibilidad de un sabotaje, al margen de la causa judicial que se abrirá por la denuncia de oficio formulada por la Policía Federal, el ENRE realizará una auditoría con peritos en la materia para saber si el incendio “fue intencional o casual”. Edesur hizo saber que los peritos de la Superintendencia de Bomberos presentarán los informes necesarios y la empresa analizará “cada caso en particular ante eventuales reclamos de los usuarios por las pérdidas que pudieran haber tenido a causa del apagón”. Se estima que habrá miles de reclamos.

El corte, además de los barrios afectados en su totalidad, también involucra a zonas de los barrios de Villa Luro, Monte Castro y Mataderos. Anoche seguían sin funcionar centenares de semáforos, incluso en las zonas donde se restableció el suministro eléctrico, que al comienzo había dejado fuera de servicio a dos líneas de subterráneos, la “A” y la “E”, y el Premetro. La Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco) hará mañana una presentación ante el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) para que se abra una investigación que pueda determinar si el corte de energía fue “por fallas fortuitas del sistema o por falta de control, mantenimiento e inversiones por parte de la empresa Edesur”.

Deuco, que integra la Comisión de Usuarios del ENRE, precisó que “en caso de comprobarse la responsabilidad de la empresa, solicitará al ENRE que aplique las sanciones previstas en el contrato de concesión y que se disponga el resarcimiento por eventuales daños ocasionados a los más de 200.000 usuarios afectados por el apagón”. Por su parte, el representante legal de Consumidores Libres, Héctor Polino, recordó ayer que los clientes de Edesur “tienen derecho a reclamar por los daños” que este hecho les haya ocasionado y precisó que “si bien es cierto que aún se desconocen las causas de este nuevo apagón, Edesur es la responsable por los daños y perjuicios”.

Polino insistió en que “Edesur, una vez más, sorprende a sus usuarios con un gran apagón. De esta manera, se reiteran los lamentables hechos sucedidos en febrero de 1999, en noviembre de 2002, diciembre de 2003, febrero de 2004 y agosto del mismo año”. El corte más importante de Edesur fue en el año 1999, afectó a unos 600 mil porteños y duró 11 dramáticos días.

Compartir: 

Twitter
 

La subestación Perito Moreno que se incendió el viernes y dejó sin luz a casi un millón.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.