SOCIEDAD

Un celular radicado en Argentina puede dar pistas sobre Madeleine

La llamada, recibida por la Guardia Civil española, resultó creíble para los investigadores. Ofrecía datos sobre la nena desaparecida hace más de un mes de un centro turístico en Portugal.

En forma sorpresiva, la Argentina se puso en el centro de la investigación del dramático secuestro de una niña inglesa, en Portugal. Los investigadores del rapto de Madeleine McCann, de cuatro años, desaparecida hace más de un mes en un centro turístico portugués, informaron ayer que recibieron “una llamada creíble” realizada desde un celular radicado en Argentina por alguien que aseguró tener datos sobre el paradero de la pequeña. Los medios británicos especulan sobre un pedido a las autoridades argentinas para que rastreen a quién pertenece el celular, pero fuentes del Ministerio del Interior aseveraron que todavía no llegaron datos al respecto.

La comunicación, que generó nuevas esperanzas en la familia de Maddie, fue recibida el miércoles pasado por la Guardia Civil española, que participa de la investigación. Se realizó desde un celular, que después se comprobaría que está radicado en Argentina, y el hombre que la efectuó dijo saber algo sobre el paradero de la chiquita inglesa desaparecida.

Ante los requerimientos de la telefonista de la Guardia Civil española, quien llamaba reclamó hablar directamente con los padres de Madeleine, Kate y Gerry McCann, y prometió volver a comunicarse. La fuerza española informó sobre el episodio a la policía británica, que a su vez se lo relató a los McCann, quienes en ese momento se encontraban en Berlín, Alemania, en el marco de su campaña internacional para encontrar a la nena. Sin embargo, el hombre no volvió a establecer contacto.

Esa ausencia de un nuevo llamado no desalienta a los investigadores británicos, que calificaron como una “pista creíble” la primera comunicación. El llamado anónimo fue realizado desde un teléfono celular con tarjeta, por lo que si bien está determinado que el aparato está radicado en Argentina, la comunicación podría haberse efectuado desde cualquier lugar del mundo. “El llamado vino de un teléfono no registrado, pero tenemos suficiente información para saber dónde fue comprado”, le dijo un vocero policial al diario inglés The Times.

Ahí es donde entra a jugar un papel el gobierno argentino. La investigación para determinar quién es el dueño del teléfono se debe hacer aquí, y los encargados de esa tarea son el Ministerio del Interior y la Policía Federal. Fuentes de esa cartera señalaron que para comenzar un seguimiento, primero deberían recibir a través de Interpol los datos de la llamada en cuestión, como por ejemplo cuál fue el número de teléfono que la recibió en España.

Por eso, aseguran, durante la tarde de ayer la oficina local de Interpol pidió a sus pares europeos que les envíen la información disponible. Hasta que eso ocurra, “no comenzará ninguna investigación oficial en Argentina”, señalaron. Lo cierto es que el hecho de que se trate de un teléfono prepago o con tarjeta plantea una dificultad a la hora de determinar quién es el dueño o dónde lo adquirió.

De todas formas, la novedad sirve para renovar las esperanzas de los padres de Maddie, que tras la desaparición de la niña, el 3 de mayo pasado, comenzaron una campaña internacional de búsqueda y difusión de sus fotos. Por esa tarea se encontraban ayer en Alemania, tras visitar España, Italia, el Vaticano y Holanda. Para los próximos días tienen previsto viajar hacia Marruecos, donde una turista extranjera aseguró haber visto a un hombre con una niña que se parecía a Madeleine.

La gran energía que los McCann pusieron y ponen en la campaña generó un gran compromiso entre figuras de distintos ámbitos. Los futbolistas David Beckham y Cristiano Ronaldo grabaron publicidades y la escritora J.K. Rowling, autora de la saga de Harry Potter, ofreció una recompensa para quien entregue datos sobre el paradero de la nena.

Maddie fue raptada de su habitación de un lujoso hotel de Praia da Luz, en la costa sur de Portugal, donde sus padres la habían dejado durmiendo junto a sus dos hermanitos, mientras cenaban. Las especulaciones sobre los autores del secuestro van desde un círculo de pedófilos hasta un grupo de traficantes de personas.

Compartir: 

Twitter
 

Los padres de Madeleine recorren Europa en busca de pistas para encontrar a su hija.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.